jueves, marzo 28

¡QUE VUELVAN LOS LENTOS!




La tecnología nos invade
Y la presión de lo mediato nos mueve
Mientras nuestra mente viaja
Para no perder pisada……..
¡Que vuelvan los lentos!

Mensajes impersonales
Corto y resumidos
Transmiten la nada
De un alma y corazón vacío……..
¡Que vuelvan los lentos!

Miradas múltiples y difusas
Que no miran ni ven
Fantasmas pasan y nos pasan
Eludiendo los cuerpos vivos……..
¡Que vuelvan los lentos!

Relaciones oportunistas
Consignas y compromisos vanos
Los corazones del descarte
Los amores del olvido……..
¡Que vuelvan los lentos!

Música electrónica
Auriculares de la sordera
Anteojos del aislamiento
Alcohol del ocultamiento……..
¡Que vuelvan los lentos!

Grupos aislados y asilados
Individuos invisibles
Contactos sin sentidos
Besos que se lleva el viento……..
¡Que vuelvan los lentos!

Fin de los de a dos
Principio de los de a muchos
Cuadros que no cuadran
Relaciones que no se hallan……..
¡Que vuelvan los lentos!

Amores a distancia
Sentimientos por correo
Compromisos por documento
Sexo virtual e inanimado……..
¡Que vuelvan los lentos!

Reencuentro con uno
Reencuentro con el otro
Viejas sensaciones reflotan
Corazones entrecruzados……..
¡Que vuelvan los lentos!

Cuerpos que se sienten
Almas que se emocionan
Corazones que se erizan
Mentes que se aman……..
¡Que vuelvan los lentos!

Sonrisas que retornan
Ojos que vuelven a ver
Sentidos que se despliegan
Momentos recuperados……..
¡Que vuelvan los lentos!

¡Que vuelvan los lentos!
Las esperanzas declaman
La tierra salta y vive
Volvemos a ser alma……..
¡Que vuelvan los lentos!

lunes, marzo 11

LA NIÑA DE LA MIRADA PROFUNDA



Tesoros y pasados ocultos,
Escondidos en arcones encadenados,
Con secretos indiscretos y buscados,
Dibujados con cuentos inventados.

Disimulos disfrazados y engañados,
Camuflajes todos terrenos,
Miradas poco transparentes,
Con caminos siempre desdibujados.

Piedra libre detrás de la piedra,
Una niña nos ha gritado,
Ya que su mirada profunda,
Nuestras vendas nos ha quitado.

Sorpresas nos da la vida,
Cuando uno cree tener todo controlado,
Más hay verdades ocultas,
Que hasta una niña nos ha mostrado.

No sabíamos de sus poderes,
Si alguna vez los ha tenido,
Más reconozco que su profunda mirada,
Mis calabozos profundos ha derribado.

Husmee en sus ojos marrón claro,
Y en su claridad inocente,
De fuertes dolores ya superados,
Y de calma y paz que ya han quedado.

Me miro fijo al alma,
Y mis defensas fueron aniquiladas,
Intentos rígidos de ocultar recuerdos,
Fueron totalmente en vano.

Vientos de furia y calma,
A mis entrañas conquistaron,
Las penas desesperanzadas emigraron,
Mientras el vacío de esperanza se llenaron.

Los miedos invaden a los temerosos,
A aquellos que de la vida poco saben,
Mientras el reloj acumula su recorrido,
Y la dicha vuela sin que la aten.

Nuevamente sus ojos posaron sobre mí,
Y los cimientos se volvieron a aflojar,
¿Será que las verdades no las puedo ocultar?
¿O que mis necesidades ella quiere desnudar?

Los valientes al miedo suelen sortear,
No por inconsciencia, ni falta de sensatez,
Solo saben que arriesgarse a caminar,
Lugares nuevos y aventuras han de atraer.

No queremos quedar ni estacionar,
Mientras fuerzas para seguir suelen escasear,
Por eso sus ojos, y su mirada profunda,
Un espejo de nuestra alma podrán ser.

No hay misterios, ni artilugios,
Tal vez la escusa de mirar sea,
El mirar en otro,
Lo que en uno no queremos ver.

La niña con la mirada profunda,
Ha logrado sacudir e irritar,
Nuestra modorra y pasividad,
Nuestra fuerza interna ha decidido a actuar.