jueves, febrero 28

CRUCES


Cruces que nos marcan un lugar en el mapa, un destino, un recuerdo, y que nos indican ese lugar en el pasado o futuro al que debemos alcanzar.

Cruces que cargamos sobre nuestras espaldas o consciencias, justas o injustas, pero que amarran nuestro derrotero y nos impiden avanzar.

Cruces que multiplican, que potencian, elevando nuestras virtudes y valores hasta alcanzar quienes somos, o deseamos ser.

Cruces enterradas que recuerdan a nuestros seres queridos y extrañados, parte de nuestro acervo, de nuestra herencia y que nos dieron su ejemplo para que podamos crecer.

Cruces de caminos y de vidas, con personas que golpearon nuestra pasividad y llenaron nuestro espíritu de gozo.

Cruces de miradas, sin palabras, con mensajes y meta mensajes cultores de una relación atemporal y bizarra.

Cruces  de brazos ante una imposibilidad manifiesta de modificar lo inmodificable, de cambiar lo perpetuo, para reconocer que solo somos humanos.

Cruces de palabras, dulces e hirientes, a destiempo, sin aceptar que todo tiempo pasa y que el reloj no vuelve atrás.

Cruces de montañas, por senderos nunca antes pisados por el hombre, en busca de un destino que se esconde detrás de las nubes.

Cruces y caras, lados de las monedas que la vida va tirando mientras juega al azar con nuestro futuro.

Cruces que marcan un final, una señal de no pasar, pero solo para aquellos que nada quieren encontrar.

sábado, febrero 2

TU SONRISA


Termino un día inolvidable, donde la afinada orquesta sinfónica se acopla tras los acordes de movimientos milimétricos, generando frenesís y armonías indescriptibles para el ojo humano, solo capturados por tu grata sonrisa.

Pensativo y taciturno me debato en el futuro por venir, con ansiedades y dudas, que luchan cuerpo a cuerpo con mi optimismo y experiencia, en un terreno fangoso y engañoso que solo tu sonrisa ayuda a relajar.

Inseguridad de una nueva función, responsabilidad no enseñada en los libros, me enfrenta con mi primera descendencia de carne y hueso que viene a aterrizar en este mundo, y que con su sonrisa ahuyenta mis temores y deja lugar a un padre maduro.

Recuerdos de un pasado memorable que como todo cuento tienen un final, invade mi consciencia de culpa errónea, desvirtuando un disfrute que me debo,  y que frente al callejón oscuro y desafiante, tu sonrisa agrega un resplandor que augura bienestar.

Transito y patino sobre los días grises que envuelven el devenir del destino, tropezando inevitablemente con los ladrillos abandonados en nuestro sendero previsible, y mientras mi ánimo se desvanece tu amplia sonrisa me rescata del destierro.

Oscuros túneles se entremezclan con los laberintos de la vida, donde caminos sin salida parecen ser el único escondite, hasta que el verde y espeso matorral deja filtrar los primeros rayos de luz que tu sonrisa irradia.

Alegría y bullicio en un ambiente embriagado por la amistad, donde reinan los cuentos y las anécdotas del pasado, para un grupo que sigue unido en el tiempo donde la calma vuelve cuando tu sonrisa se hace presente.

Tranquilos y pacientes desfilamos por este mundo, donde las alegrías superan ampliamente las tristezas, pero como el tiempo es finito, sabemos que algún día nos iremos, dejando todo atrás salvo tu sonrisa que viajará conmigo....