martes, julio 24

ENIGMA


Mi mente se pierde en los laberintos de tu ser tratando de entender que te conduce, que te guía, que te motiva, que te hace ser quien eres.

No hay traductor que pueda interpretar tu interior, inexpugnable, refugiado detrás de altos muros construidos por malas experiencias del pasado.

Tu lógica deambula entra la cornisa de un mundo emocional y el acantilado de la racionalidad de quien no quiere subirse al vagón de una aventura diferente.

Te niegas a entregarte a la vida, y a su disfrute, ya que el ancla de tu pasado te impide flotar en la buenaventura de un futuro mejor.

Te muestras fuerte, segura, independiente, pero tu corazón palpita en busca de ese afecto sin razón que te complemente.

Llamo locura y contradicción a tu búsqueda de encuentros intensos y apasionados, sin entender tus procesos internos en pos de un remanso, lugar de quietud para estacionar tus secretos.

Confundo tus risas por llantos, y tus llantos por risas. No entiendo que tus reclamos son espejos de mis necesidades, que como impaciente colectivo no me doy tiempo en las paradas de tu vida.

Me enojo por tus alegrías que expresas lejos mío, mal interpretando tu supuesto mejor presente, que me excluye, sin imaginar que tal vez pienses en nuestro pasado.

Te he buscado en distintos cuerpos, en distintas almas, pero siempre me he topado con la misma esencia, la de la mujer, y aun no la comprendo.

No hay comentarios.: