lunes, abril 23

TRES ALMAS GEMELAS





Son amigos, los unió la casualidad o el destino. Cada uno con su historia, su pasado, y su futuro. Realidades diferentes pero presentes comunes.

Edades variadas, pero planteos sobre la vida similares. Cada uno buscando el camino hacia una felicidad esquiva, hacia un deleite de ese regalo único e irrepetible, el cual a veces no llegamos a valorar; la vida.

Giran como trompos rebotando contra las paredes de la realidad, y a veces golpean entre sí. Son los momentos en que logran encontrarse a compartir sus desventuras, y a buscar un momento de sosiego, un oasis en tanto desierto de emociones y desencuentros.

La última vez fue un sábado. Lugar; cada uno en su ambiente, su hogar, pero conectados por esa inanimada conexión que se llama Facebook.
Distintas circunstancias de esa noche los llevó a encontrar como único programa una comida simple y una película para ver, que ninguno llegó a concluir, elegidas según la temática personal de cada uno.

Primero se pusieron al día sobre los últimos vividos. Luego, el tema de fondo. El porqué de un sábado a la noche, un Saturday Night Fever, en soledad y abstinencia.

Cada uno ha tenido el amor de su vida, que no lo terminó siendo. Ahora siguen en la búsqueda, como tantos otros.
La dificultad de encontrar a alguien con quien disfrutar de la vida, no es propiedad  de ellos. Es un común denominador de muchas personas.

Hoy en día la libertad y el espacio propio, han pasado a ocupar un lugar muy importante, lo que a veces hace difícil encarar una relación seria, por miedo a ceder terreno.
O enfrentar un miedo mayor, la famosa frase “para toda la vida”.

Las diferencias manifiestas entre el hombre y la mujer, suelen encontrar un equilibrio inestable a fuerza de trabajar la relación día a día. Hay muchos que lo logran, otros lo miran con sana envidia.
Visualizar proyectos en común, y salirlos a buscar en forma conjunta refuerza la relación.

Pero como en todo, siempre hay un inicio, el primer hola, que permite que dos seres se encuentren. Es ahí donde hoy parece encontrarse el primer escollo.
El reclamo generalizado es la sequía de personas del sexo opuestos disponibles, y que valgan la pena.
¿Las segundas partes son más exigentes?

El sábado a la noche llega a su fin, como también la comunicación entre nuestros amigos. No se van a dormir ni bajoneados ni desesperanzados.
Ellos saben que la respuesta está  a la vuelta de la esquina. La paciencia y el tiempo les ayudarán a encontrarla.
Al final esta fue una noche tranquila………..

No hay comentarios.: