martes, marzo 27

LA CHICA CON LOS PIES MÁS VALIOSOS QUE LOS DE MESSI


Su fuerte no era el fútbol, ni la danza.

Tampoco era modelo de alguna marca famosa de zapatos, ni mucho menos la moderna cenicienta a la que el príncipe azul seguía buscando para calzarle los diminutos zapatitos de cristal.

Ella tenía un pie pequeño, acorde con su estatura y figura. Lo que se dice un balance y equilibrio perfecto. Todo en su justa y sana medida.

Era una chica alegre y especial, despierta al mundo y a su exploración. Libre e independiente como animal salvaje que no se deja enjaular.

Cuenta la leyenda que quien conquistase esos delicados pies, encontraría la llave para acceder a su cuerpo y alma.

No eran de oro, ni de cristal. No eran de seda, ni de porcelana.

Pero habían sido diseñados por un poder divino, cuyo molde se destruyó, y sus restos fueron esparcidos a los cuatros vientos para evitar que fueran copiados.

Eran el eje de su cuerpo. Los que marcaban su andar, su paso por este mundo.

Un paso imperceptible, silencioso, como si no tocase el suelo. Como si caminase en el aire, o sobre un campo de algodones.

Besos, cosquillas, pétalos de jazmines, y perfumes de los más diversos fueron utilizados como armas de seducción, con el mismo y fracasado final.

Muchos conquistadores perdieron sus almas intentando domar a esa sublime pertenencia.

Otros tantos sucumbieron a la locura, como único premio a la imposibilidad de poseerlos.

Pero ella sigue. Libre e independiente. Caminando por la vida, y dejando una suave y tenue huella al andar……..

viernes, marzo 23

ACTORES SECUNDARIOS


La vida es una película en que cada uno es el actor principal de la suya propia.
Uno actúa desde el inicio hasta el fin en el celuloide. Y día a día vamos escribiendo el guión con final abierto.

Somos causa y fuente de lo que se va proyectando en la pantalla. Todo en una toma, sin posibilidad de volver atrás y repetir la escena.

Nuestros objetivos de vida, y la fuerza y empuje que ponemos en alcanzarlos, son los que definen el dinamismo de esta película de no ficción.
El paisaje la decora, y la sitúa en tiempo y espacio.

Pero lo que le agrega el condimento indispensable para poder comprender la trama, son los actores secundarios. Aquellos que se van cruzando frente a la cámara, y que a veces roban protagonismo.

A algunos, uno los invita a participar. A actuar.
Otros pasan, ven luz, cámara y acción, y se esconden detrás de un rol.
El resto figuran por estar en el lugar y en el momento indicado.

A medida que la trama va avanzando hay actores secundarios que pasan a ocupar caracteres más importantes. A veces perduran. A veces no.
Ellos hacen el esfuerzo, se esmeran, y sacan a relucir sus mejores dotes actorales. Pero es uno quien decide quien se queda y quien se va de film cotidiano.

A veces sucede que queremos filmar unitarios, sin actores secundarios, donde el rol protagónico asume una falsa omnipotencia, que genera la huída del resto de los actores.
El comienzo puede ser atrapante, pero a medida que avanza la película, la misma se vuelve insulsa, simple, y solo nos queda esperar un final triste y solitario.

Hay casos donde al actor principal se le sube el éxito a la cabeza, y pretende ser actor principal en las películas de otros, olvidándose que solo nos toca un papel principal, y el resto lo actuaremos como secundarios.

También pasa que actores secundarios tienen una impronta, que por más que terminan abandonando el set, ya que a todos nos llegará ese momento, dejan un recuerdo profundo en el film, llevando al intérprete a copiar parte de esas actuaciones memorables.

Pero el actor principal también tiene sus obligaciones para con muchos de los secundarios.
A algunos les tiene que enseñar a actuar, para que luego sean los intérpretes principales de sus propias películas.
A otros los eligen para que los acompañen en gran parte del film, logrando una dupla que permite un desarrollo artístico de la puesta en escena.
Por suerte hay actores secundarios en los cuales se apoya, y de los cuales se nutre de consejos, sin estos reclamar ningún cambio o mejora en sus roles.

En toda esta carrera actoral, es muy difícil lograr el tan deseado Oscar al mejor actor. Pero a veces ver que nuestra película se repita una y otra vez en el cine del barrio, tiene un valor mayor……