domingo, enero 1

CIERRE DE EJERCICIO


Las primeras luces del amanecer del nuevo año comienzan a parir. La ansiedad por el año por venir no me impiden pensar en el año transcurrido. ¿Cómo resumir en pocas líneas 365 días, 8.760 horas, 525.600 minutos?

Haciendo un esfuerzo para que la mente se desperece de los efectos de las burbujas remanentes de un brindis continuo, buscamos los recuerdos que nos lleven a evaluar el año pasado.
Pasado reciente que aún humea como un fuego que no quiere apagarse.

Las vivencias frescas se entremezclan con sueños no realizados, junto a las promesas incumplidas y a los caminos olvidados y no transitados.
El año comenzó con un norte que el viento de la vida nos hizo desviar. El destino predeterminado no fue alcanzado. El puerto final, desconocido, paso a ser nuestro nuevo refugio.

¿Cómo calificar un año como bueno o malo? ¿Cuál es el parámetro que rige la naturaleza de la satisfacción? Se vive. Así de simple.
Mientras tanto, nuestro ser racional intentar formular una ecuación entendible que explique y de sentido a la complejidad de lo sucedido.

La vida es una suma de aprendizajes. Un entretejido de vivencias que se acumulan como una torre de buenos y malos momentos, donde nuestra fuerza optimista empuja el carro para que no se detenga.

Una nueva hoja del calendario se cae, dejando lugar a un nuevo año. Nos ponemos más viejos, o más maduros, mientras nuestro cuerpo sigue asimilando cicatrices de una nueva batalla, parte de una deliciosa guerra que es la vida.

Los sinsabores son reconfortados con botines de dulce almíbar que vamos recogiendo en nuestro caminar. No tomamos enemigos, solo amigos y compañeros de viaje que se suman a esta travesía sin fin.

No tenemos vacaciones. Termina un año y comienza otro. No hay tiempo que perder. La vida es una, y debemos aprovecharla. No hay mucho para evaluar.
Un año fue, y el otro llega acompañado de un abanico de oportunidades, que refrescan nuestro devenir.

Mientras escribo la luz del amanecer se hace más intensa, y sonrío. Lo mejor está por venir…..

No hay comentarios.: