lunes, noviembre 28

LA ENVIDIA


Envidio al viento que tiene la frescura de recorrer tu piel, rozarla, y ponerte piel de gallina.

Envidio a la lluvia que rejuvenece tu cuerpo con las gotas que se deslizan sobre tu suave ser.

Envidio al perfume que se estaciona en ti, y que convive contigo hasta el final del día.

Envidio tu andar que te acompaña a donde vayas, y no te deja sola como una sombra cariñosa.

Envidio tu pensar que puede conocerte tan bien, y que te ayuda a avanzar por los laberintos de la vida.

Envidio tu sueño que se mezcla en tu mente, mientras dibuja una historia irreal con ganas de ser vivida.

Envidio tu llanto, reflejo de tristes momentos en los cuales me hubiera gustado con un abrazo poder consolar.

Envidio tu alegría, fruto de vivencias pasadas, presentes y futuras en las cuales tu sonrisa quiero inmortalizar.

Envidio a esa copa de vino, que no supo tener la compañía que te mereciste, y la cual pude ser.

Envidio esa canción que a gritos exclamó, “Que vuelvan los lentos”, porque no la pude bailar con vos.

Envidio esa cama, donde tu sensual figura durmió, sin el amante que quise ser y estar.

Envidio las mañanas soleadas en las cuales no pude compartir un desayuno silencioso, de miradas cómplices entrecruzándose.

Envidio las tardes grises y lluviosas donde mi paraguas de arco iris te hubiera podido guarecer.

Envidio escuchar pronunciar tu nombre, cuando sale de otras bocas que no es la mía.

Envidio los besos que salen de tus labios cuando no chocan con los míos en un idilio de locura.

Envidio tus enojos que por mi ausencia no pude calmar, y suavizar.

Envidio tu soledad que le pone llave a la única puerta por la cual podría entrar.

Envidio tu independencia que no requiere de mi protección y de mi seguridad.

Envidio tu sensualidad que no pude encerrar en una prisión custodiada para ser el único en admirar.

Envidio a tu corazón que supo elegir bien, pero no me eligió a mí………………..

No hay comentarios.: