martes, octubre 4

PENSAMIENTOS LINEALES


Salgo de mi caparazón para contemplar el mundo,
Aunque la incertidumbre me genera miedos,
Que la curiosidad innata los supera,
En una mezcla de adultez e inconsciencia.

Inconsciencia nacida de una noche de fuerte borrachera,
Donde mi conciencia y razón se pusieron a dormir,
Y mis verdades pudieron traspasar las tranqueras,
Quedando en exposición mi verdadero ser.

Ser que quise ser, y no me animé a mostrar,
Cargado de dudas, y miedos infundados,
Ocultando una persona con valores y virtudes,
Dispuesta a liberarse de las ataduras para vivir.

Vivir aventuras y experiencias que quise suprimir,
Detrás de prolijidades que decidí asumir,
Evitando recorrer caminos diferentes y prohibidos,
Por seguir un racionalidad predecible y aburrida.

Aburrida quietud la del que no asume riesgos,
De quien vive una vida programada de antemano,
Ocaso de la mente despierta que queremos dormir,
Espíritu inquieto que queremos domar.

Domar el corazón, músculo de la vida terrenal,
Para que solo vaya en un solo sentido verificable,
Y que no se detenga en distracciones desconocidas,
Por miedo a que la musculatura comience a sentir.

Sentir, movilizar, acercarse a sensaciones nuevas,
Reconocer lo desconocido como algo atrayente, nuevo,
Producto de una mente viajera y no estática,
Sabiendo el puerto de salida pero desconociendo la llegada.

Llegada, objetivo de una vida trascendente, y envidiable,
Con eventos para completar la mochila del viajero,
Y con historias para escribir libros y contar,
Envidia de los predecibles y sinónimo de los locos.

Locos que desafiaron el status quo de sus mayores,
Pero también de los menores contemporáneos e imberbes,
Que se animaron a pensar por ellos mismos,
Y que descubrieron un mundo inexplorado y virgen.

Virgen como el amor recién nacido entre extraños,
O como el antiguo amor que hace votos de renovación,
Ya que el amor verdadero no muere, más bien lo matamos,
Intentando hacer lo mismo por lo cual siempre fracasamos.

Fracasamos por ignorancia y por desidia propia,
Cuando nos sujetamos a nuestro cinturón de seguridad,
Aferrados a una realidad que nos sirvió, pero ya no,
Dejando que el destino escriba nuestro libro.

Libro de ideas que llevaremos a nuestra triste tumba,
A menos que antes decidamos darlo a conocer,
Desplegando las velas de nuestra mente,
Para que la misma recorra los cuatros puntos del planeta.

Planeta lleno de seres humanos alegres y tristes,
Sin saber quien ganará en esta "tug-of-war" casera,
Donde un extremo de la soga la sostiene Dios,
Y del otro lado unos seres vivientes que quieren volar.

Volar sobre nuestras desventuras, agrias y grises,
Aterrizando sobre suaves brazos cariñosos,
Donde podamos llorar nuestras tristezas profundas,
Y recuperar energías para despegar hacia el mas allá.

Allá donde vos estás, y yo también, todos juntos,
Donde nuestra incomprensión interna y confusa,
Encuentra un sentido de pertenencia y entendimiento,
Circundado por lazos indisolubles de eterno amor.

Amor que tuvimos, perdimos y luchamos por recobrar,
A pesar de la niebla que nos quiere confundir,
Engañando nuestra imagen con esfinges sensuales,
Ocultando la verdad de lo que querer para siempre es.

Es por eso que decido terminar mi pensar,
Sin saber a donde podré llegar o arribar,
Atento a los destinos y puertos a los que supe visitar,
Pendiente de un futuro desconocido y por disfrutar………

No hay comentarios.: