jueves, septiembre 22

LAS PÉRDIDAS


Dedicada a los que quieren vivir la vida a pesar de todo…..


Hoy perdí la capacidad de ver. Me quedé ciego.
Las imágenes desaparecieron frente a mí.
Una oscuridad total cubrió mis ojos.
De las bellas imágenes que alguna vez me atrajeron,
Solo recuerdos en mi mente pude mantener.
Ni formas, ni colores; solo blancura eterna.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de escuchar. Me quedé sordo.
Los sonidos dieron lugar a un profundo silencio.
No más ecos. No más ruidos. No más música.
Mi mente deberá descifrar y recordar las palabras,
Que nunca más podrán deslizarse por mis oídos.
Un mar sin voces ni llantos, solo el vacío.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de hablar. Me quedé mudo.
Nunca más podré vocalizar mis pensamientos.
No más elocuentes discursos, ni seductoras palabras.
Como gritar a los cuatro vientos para pedir ayuda,
O tranquilizar al otro con esas frases que supe construir.
Las palabras que suele llevarse el viento, se fueron todas juntas.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de oler. Me quedé sin olfato.
Aquellos enloquecedores aromas femeninos,
Aquellos profundos perfumes finamente acompañados.
Ahora solo un no se que, sin olor, ni respiro.
Incapacidad de rastrear esencias con mi olfato.
Solo vagos recuerdos de narices explorando.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de sentir. Me quedé sin tacto.
Nunca más el roce de una piel, ni la suavidad de una mano.
Asperezas y suavidades confundidas y fundidas en un solo tacto.
Una corteza exterior me recubre la cual no llega a ningún lado,
Ya que sus cables se han roto, y no reciben impulsos.
De un sentir bello y profundo, a la más desconocida nada.
Ahora solo me queda depender de mis movimientos.

Hoy perdí la capacidad de moverme. Me quedé inmóvil.
Nunca más correr detrás de esos proyectos inconclusos.
No fueron los miedos los que me paralizaron totalmente,
Solo mi mente desconectó la alianza eterna con mis músculos.
Ni muecas, ni expresión. Ni un saludo, ni un hasta pronto.
Dedos inertes que no señalas a ningún lado.
Ahora solo me queda depender de mi corazón.

Hoy perdí la capacidad de amar. Mi corazón de detuvo.
Aferrado hasta último momento a relaciones inconclusas,
El buque insignia partió hacia rumbo desconocido.
En su equipaje se llevo las alegrías y tristezas acumuladas.
Lo que siempre me permitió cobijar los sentimientos,
Se rompió como un dique deslizándose colina abajo.
Ahora solo me queda depender de mi mente.

Hoy perdí la capacidad de pensar. Me quedé vegetal.
Los pensamientos emigraron en busca de nuevos horizontes.
Los recuerdos que me hicieron crecer, se desmoronaron uno tras otro.
Ideas inconclusas fueron a encerrarse en al arcón del futuro.
Divagues intelectuales que supimos construir y divulgar,
Se perdieron en el tránsito del desorden mental.
Ahora solo me queda depender de mi espíritu.

Hoy recuperé todo. Soy libre nuevamente.
Mi espíritu salvaje, indomable y adolescente
Recuperó la vista, la escucha, el habla, el olfato, y el tacto
También volvió a latir mi corazón, y mi mente hilo pensamientos.
Como en una orquesta universal, mi espíritu la dirigió.
Y mi cuerpo y alma en su conjunto con una sinfonía nos deleitó.
Ahora solo me queda confiar en mí…….

No hay comentarios.: