viernes, agosto 5

ECOS


Sonidos de un pasado se esparcen por mi mente,
Vagos recuerdos de sucesos olvidados,
Mirada borrosa sobre eventos mitad soñados, mitad vividos,
Conformando una mística sinfonía sonando en el vacío de mí ser.

Trato de hilar los acontecimientos que me llevaron a este presente,
Presente, y no regalo, presente y no verbo, presente y no pasado,
Aguardo algún hilo conductor, guía de mis pensamientos encerrados,
Llave maestra de todos los secretos que no puedo recordar.

Ecos, solo escucho ecos, retumbando en mi cabeza,
Ecos de lo que alguna vez fue música,
Ecos que quieren salir al exterior;
Ecos distorsionadores de palabras inconclusas.

Gritamos con furia los sufrimientos acumulados,
Gritamos con furia las alegrías dibujadas,
Gritamos con furia los silencios infinitos,
Y el Eco se ramifica en un delta de melodías grotescas.

Cuantas veces reclamamos a nuestro director de orquesta interior,
Y a sus músicos multifacéticos, encargados de generar ritmos,
Ritmos simples y complejos, ritmos suaves y potentes,
Un final armonioso del arma destructora de nuestro Eco.

Ecos, ya no los escucho, y tampoco los veo en mi mente,
Ecos que el viento se los ha llevado bien lejos,
Ecos confusos y traicioneros, contra espejos de dulces palabras,
Ecos interminables que ya no volverán…………..

No hay comentarios.: