martes, agosto 23

EL MUNDO ES UN ESCENARIO


Sale el sol, y se encienden las luces del escenario global. Los seres humanos de desperezan, y comienza la función.

Roles definidos e indefinidos se entrecruzan en la actuación diaria de la vida.
Personajes alegres y tristes. Papeles simples y profundos, principales y secundarios. Actores profesionales y aprendices.

Todo se puede ver en esta puesta en escena donde no hay libreto ni director.
La actuación es libre, sin condicionamientos. Sale lo que surge, sin preparación, sin guión, sin práctica.

Como las manos del alfarero vamos dándole forma a la arcilla de nuestra vida actoral, viviéndola, sintiéndola, compartiéndola, sabiendo que somos artífices de nuestro destino.

Nuestra obra maestra tardará en aparecer. Se va armando de pequeñas actuaciones, de frases, posturas, y momentos.
No es una obra aislada. Es una concatenación de eventos, que sin un hilo conductor, nos van llevando a construir nuestra historia.

A lo largo de nuestra vida vamos mutando de personajes, acomodándonos a los tumbos a una realidad que se nos presenta y que como en una pista de hielo, nos invita a patinar sobre ella.

Comenzamos como actores solitarios en un escenario compartido. Vamos eligiendo parejas que nos permitan interpretar la pieza que en ese momento decidimos actuar.
A veces son actuaciones largas con la misma persona, donde el final se pierde en el horizonte de nuestras vidas.
Otras veces nos equivocamos de guión y debemos volver a empezar.

Como todo actor hay que acostumbrarse a ponerse en la piel del personaje.
Momentos tristes, momentos alegres. Para cada uno debemos sacar de adentro nuestro, el carácter que mejor los represente, aunque no siempre nos ganemos los aplausos por nuestra actuación.
Es muy fácil confundir roles en este escenario de la vida.

Sabemos que el otro y los otros son exigentes, como debe ser un público que presencia la vida de los demás.
Pero es un público participativo, que puede si quiere y si lo dejamos, subirse al escenario a participar de nuestra obra, darle su impronta y potenciar la actuación, acompañándonos hasta que caiga el telón.

Muchas veces, desconfiando de nuestras capacidades, tomamos papeles prestados creyendo que de esa forma alcanzaremos la gloria, la fama.
Pero son actuaciones efímeras, sin esencia ni contenido. Vacías de todo espíritu que suelen desintegrarse en el escenario como castillos de arena.

La obra de la vida avanza. Algunos van perdiendo fuerza. Caen derrotados, y asumen papeles mediocres, resignándose a actuaciones descoloridas sin mensajes para transmitir.

Otros siguen luchando. Sobrevivientes de la vida que no quieren ser controlados, sino ser su propio timón en el mar de la esperanza.
Actores de raza, esforzándose por conseguir el papel principal de su obra maestra, esa obra que los acompañará durante toda la vida.

Por eso amigos, hay que dejar todo sobre el escenario. Con aciertos y errores hay que seguir, y estar preparados para cuando finalmente caiga el telón de la vida.Y en la despedida final escuchar los aplausos en reconocimiento a lo que hayamos dejado durante nuestra actuación, o sea nuestro legado…….

lunes, agosto 8

NIÑO


Dedicado a mis hijos.........

Niño, yo te soñé sin tiempo definido,
Motivo de tantos pensamientos,
Causa final de entrega y amor,
Tu inicio llegó, y nuestro ambiente cambio.

Niño, nueve meses en una cápsula de amor,
Despertando ansiedades y temores,
Esperándo conocerte y quererte,
Preparando la llegada de tu ser.

Niño, simbiosis de llantos nocturnos,
Y de alegrías danzantes y eternas,
De preocupaciones cambiantes,
Salpicado de momentos y vivencias inolvidables.

Niño, que el mundo empezaste a descubrir,
Pasos zigzagueantes de un equilibrio naciente,
Palabras balbuceantes decodificadas en nuestro corazón,
Cuya independencia asomó más rápido que tú caminar.

Niño, que del piso te fuiste alejando,
Creciendo en un mundo de algodones irreal,
Reclamador de un tiempo y espacio vital,
Y de un camino que querías delinear.

Niño, que aventuras supiste crear,
Que con amigos juegos supiste disfrutar,
Tus tiempos libres y propios empezaste a llenar,
Seguro, ya que tu red nosotros íbamos a cuidar.

Niño, etapa tras etapa pudiste transitar,
Y que el tutor pudiste con nostalgia superar,
Emprendiendo un camino nuevo para andar,
En este círculo de la vida que uno debe enfrentar.

Niño, a quien amor y valores supimos dar,
Recuerdos que a la larga también te acompañarán,
Y que tú nuevo futuro muy pronto moldearás,
Mientras uno a la distancia con admiración observará.

Niño, para uno siempre lo serás,
Sin importa los saltos y logros que alcanzarás,
El amor que con vos nació, y te acompaño,
Conectados en silencio respetuoso nos tendrá.

Niño, por siempre mi niño serás,
Y mi corazón siempre ocuparás,
Estemos donde estemos en tiempo y lugar,
Hoy te digo que te quiero, y mañana un poco más……..


viernes, agosto 5

ECOS


Sonidos de un pasado se esparcen por mi mente,
Vagos recuerdos de sucesos olvidados,
Mirada borrosa sobre eventos mitad soñados, mitad vividos,
Conformando una mística sinfonía sonando en el vacío de mí ser.

Trato de hilar los acontecimientos que me llevaron a este presente,
Presente, y no regalo, presente y no verbo, presente y no pasado,
Aguardo algún hilo conductor, guía de mis pensamientos encerrados,
Llave maestra de todos los secretos que no puedo recordar.

Ecos, solo escucho ecos, retumbando en mi cabeza,
Ecos de lo que alguna vez fue música,
Ecos que quieren salir al exterior;
Ecos distorsionadores de palabras inconclusas.

Gritamos con furia los sufrimientos acumulados,
Gritamos con furia las alegrías dibujadas,
Gritamos con furia los silencios infinitos,
Y el Eco se ramifica en un delta de melodías grotescas.

Cuantas veces reclamamos a nuestro director de orquesta interior,
Y a sus músicos multifacéticos, encargados de generar ritmos,
Ritmos simples y complejos, ritmos suaves y potentes,
Un final armonioso del arma destructora de nuestro Eco.

Ecos, ya no los escucho, y tampoco los veo en mi mente,
Ecos que el viento se los ha llevado bien lejos,
Ecos confusos y traicioneros, contra espejos de dulces palabras,
Ecos interminables que ya no volverán…………..