domingo, julio 17

JUAN EL DESTRUCTOR


Diminuto ser de gran corazón,
De torpe y ansioso andar,
Así es Juan, nuestro personaje
A quien apodaban “El Destructor”.

Quería caminar por este mundo,
Como pez en el agua clara
Para amar y ser amado
Para aceptar y ser aceptado

Pero su destino estaba errado
Ya que hería sin querer
Golpeaba sin mover la mano
Y hasta lastimaba sin pensar

Armó su entorno mundano
Lo pintó y decoro a su antojo
Acogedor y cálido lugar
Pequeño pero grandioso

Con esfuerzo logró poblarlo
De grandes seres extraños
Unidos, todos, a su espacio circular
Principio y fin de su existencia

Pero nunca pudo sellar ni evitar
Pequeñas fisuras que solía generar
Y por las cuales se pudieron escapar
Sentimientos que no supo controlar

El tiempo tiene dura memoria
De eventos que uno quiere evitar
Y que se agrandan con el tic-tac
De un gran reloj con motor emocional

En vano fueron sus forzosos intentos
De contener su sueño existencial
Ya que la realidad se había colado
Y había modificado su entorno ideal

Se alejó por un tiempo impreciso
Al infinito a pensar y meditar
Cual era su maldición innata
Que lo hacía destruir y alejar

La comprensión no era su fuerte
El hielo su gran barrera a sortear
Dejando sentimientos de ambos lados,
Incapaz sin querer de dejarlos entrar

Busco mil maneras para poder cambiar
Para tocar sin herir, y sin lastimar
Más nunca encontró la manera correcta
Y de a poco no le quedó otra que resignar

Hoy vaga por la vida, afuera de la ciudad
La distancia lo ayuda a no lastimar
Esperando una cura especial
Que lo transforme en un ser normal

Diminuto ser de gran corazón,
De torpe y ansioso andar,
Así es Juan, nuestro personaje
A quien apodaban “El Destructor”.

Y todos lo que estamos vivos lo tenemos dentro......

1 comentario:

Anónimo dijo...

es una realidad inevitable, lamentable pero igual tenemos que vivir con esos pesos. felicitaciones