lunes, abril 25

EL SISMO


Todo fue planeado con cuidado. Un equipo de expertos ingenieros en terremotos, trabajaron arduamente para diseñar la estructura. Una estructura flexible para resistir los sismos.
Para ello estudiaron el tipo de diseños utilizados en Japón, Chile, y otros países propensos a los terremotos.
También expertos en sismología aportaron sus conocimientos.

Para la construcción se creó un conglomerado de las mejores empresas constructoras del mundo.
Las mismas decidieron utilizar un material especial desarrollado por la NASA para vuelos espaciales. Un nuevo material moldeable, flexible, pero duro como el acero. Ya había sido probado con excelentes resultados. No había forma de que el mismo se pudiera deteriorar ante cualquier terremoto.

El equipo de ingenieros y las constructoras trabajaron sin dejar ningún cabo suelto. Iba a ser el edificio indestructible. A prueba no solo de terremotos, sino hasta de explosiones nucleares.

La inauguración fue impresionante. Todos los canales del mundo transmitieron en directo el evento. Los periodistas lo bautizaron el Edificio Eterno.
Todos querían adquirir un metro cuadrado. Si había un lugar seguro en el mundo para vivir, ese era el Edificio Eterno.

Pero todo lo que el hombre construye tiene su punto débil. No importa cual fuerte haya sido la estructura, ni cual fue el proceso utilizado para construir piso sobre piso. A veces el mínimo sismo puede sacudir y derribar una fuerte estructura hasta sus escombros.

Así si fue como sucedió. Los sismógrafos no lo detectaron, pero el sismo llegó. No fue intenso, pero alcanzó para desbastar al Edificio Eterno que quedó convertido en polvo literalmente.
Lo extraño fue que construcciones más precarias a su alrededor no sufrieron siquiera un daño en sus ventanas.

El mundo quedó mudo, asombrado.

Solo un anciano comentó: “el ser humano cree tener todo controlado. Su vida, su trabajo, su familia. A veces el mínimo cimbronazo termina rompiendo una estructura que le sirvió durante gran parte de su vida, y tiene que comenzar de nuevo. Uno no sabe por donde vendrá el sismo que le movilizará la estantería, y le cambiará su destino”.

Y continuó sin saber si era escuchado o no por el resto de la gente; “¿Cuantos replanteos existenciales se producen en el ser humano cuando este cree tener todo bajo control, y por eso duerme tranquilo?
¿Quién no hace un viraje de su vida en determinado momento buscando otras alternativas?
¿Dónde queda la seguridad, y una estructura firme, a la que uno se aferra, cuando aparecen nuevos elementos o personajes frente a nuestra vida?

Por eso la estructura más firme y duradera se va armando día a día, y con lo que se tiene a mano. A veces los elementos no son los mejores, pero pueden transformarse en los más sólidos.”.

Finalmente se marchó, dejando una frase final; “el Edifico Eterno fue un ejemplo más de lo que nos pasa a los seres humanos”.

No hay comentarios.: