viernes, diciembre 23

TODO FLUYE


Atrapados en la represa dejamos los sentimientos inmóviles,
Nuestros actos se desdibujan contenidos por una mano invisible,
Que no nos permite ser nosotros mismos, auténticos,
Que hace que quienes nos rodean no lleguen a conocernos.

Solo hilos de agua escapan por los conductos permitidos,
El resto permanece en fila india, previamente ordenada,
Esperando el turno de poder salir, de poder fluir,
Pero sin la espontaneidad del agua río abajo.

El tiempo transcurre, y los momentos se pierden,
El tiempo es finito y por eso la pérdida se potencia,
La resignación es el peor enemigo para esta situación,
La rebelión y sacudir la estantería la solución.

Toda rigidez puede tener principio y final,
Solo hace falta una fuerza que produzca el cambio,
Una mezcla de fuerza interna y externa,
Una simbiosis de actitudes de cambio y de disfrute.

Finalmente la presión no se soporta y el dique cede,
El agua poco a poco empieza fluir, a escapar,
Primero un hilo más grande, después un torrente,
Ya nada será como antes, ahora a explorar río abajo.

Las aguas navegan por nuevos surcos, ignotos,
En su camino se juntan con otros cursos de agua,
Todo se entrelaza, todo se mezcla, todo se hace uno,
Y la nueva fuerza que se genera jamás podrá ser frenada.

Esos hilos de agua ahora se unen formando deltas,
Dedos extendidos que le tienden una mano,
A aquel que hace poco se hundía en la confusión,
Rescatándolo y devolviéndolo a su verdadero curso.

Todo fluye, todo sigue su nuevo curso migratorio,
En frente está el océano, la inmensidad, el futuro,
De lo que fue queda esencia, memoria, recuerdos,
Adelante solo queda una deliciosa y apetecible aventura……

lunes, diciembre 12

LEVAR ANCLAS


El buque estuvo amarrado durante mucho tiempo. Nadie tiene memoria de cuando fue la última vez que se hizo a la mar, pero si recuerdan lo imponente de sus viajes.
Tuvo la oportunidad de recorrer diferentes puertos del mundo. Cada viaje era una aventura inolvidable, llena de momentos memorables.

Enfrentó tormentas en medio del océano, y también mares calmos que permitieron un disfrute interminable.
Sus viajes fueron finamente planificados, sin dejar nada librado al azar. Por eso, cada viaje era predecible. Tal vez eso fue el inicio del final.

Cada destino, cada puerto, era un objetivo alcanzado sin mucho esfuerzo, y por ende no generaba ningún tipo de satisfacción especial.
Los pasajeros quedaban contentos, más no sabían de las alternativas que quedaban en el olvido de un futuro muy estudiado.

Año tras año se repetía lo mismo, hasta que algo cambio. Ya no había gente que buscaba lo previsible. Había cambiado la tendencia. La seguridad y la previsibilidad no eran el nuevo paradigma. Ahora la emoción de lo desconocido era el nuevo norte.

Poco a poco los habitúes del buque dejaron de viajar, y la decisión fue cantada. El buque quedó anclado en el puerto sin futuro aparente.

Los intentos por devolverlo a las aguas de la vida fueron en vano. La falta de interés por un recorrido conocido no generaba ningún tipo de motivación.
Y poco a poco las máquinas del buque se fueron oxidando. La sangre que recorría las arterias de ese gigante de metal se fueron secando, dando lugar a un estancado residuo salado más propio del olvido que de un cuerpo viviente.

Pero los vientos cambian, y cuando soplan en la dirección favorable se producen cambios.
Siempre hay mares y lugares por descubrir. La embriaguez de navegar en el tormentoso océano es difícil de eludir, y los intentos por escapar son vanos. Sus múltiples brazos, como los del pulpo de las grandes profundidades, nos envuelven y nos invitan a una nueva oportunidad de vida.

Y cuando nos queremos dar cuenta las máquinas oxidadas vuelven a brillar, y a funcionar a todo vapor.
El horizonte se presenta como un incierto y atrapante desafío, y el grito de leven anclas retumba con alegría en el alma del buque……

lunes, noviembre 28

LA ENVIDIA


Envidio al viento que tiene la frescura de recorrer tu piel, rozarla, y ponerte piel de gallina.

Envidio a la lluvia que rejuvenece tu cuerpo con las gotas que se deslizan sobre tu suave ser.

Envidio al perfume que se estaciona en ti, y que convive contigo hasta el final del día.

Envidio tu andar que te acompaña a donde vayas, y no te deja sola como una sombra cariñosa.

Envidio tu pensar que puede conocerte tan bien, y que te ayuda a avanzar por los laberintos de la vida.

Envidio tu sueño que se mezcla en tu mente, mientras dibuja una historia irreal con ganas de ser vivida.

Envidio tu llanto, reflejo de tristes momentos en los cuales me hubiera gustado con un abrazo poder consolar.

Envidio tu alegría, fruto de vivencias pasadas, presentes y futuras en las cuales tu sonrisa quiero inmortalizar.

Envidio a esa copa de vino, que no supo tener la compañía que te mereciste, y la cual pude ser.

Envidio esa canción que a gritos exclamó, “Que vuelvan los lentos”, porque no la pude bailar con vos.

Envidio esa cama, donde tu sensual figura durmió, sin el amante que quise ser y estar.

Envidio las mañanas soleadas en las cuales no pude compartir un desayuno silencioso, de miradas cómplices entrecruzándose.

Envidio las tardes grises y lluviosas donde mi paraguas de arco iris te hubiera podido guarecer.

Envidio escuchar pronunciar tu nombre, cuando sale de otras bocas que no es la mía.

Envidio los besos que salen de tus labios cuando no chocan con los míos en un idilio de locura.

Envidio tus enojos que por mi ausencia no pude calmar, y suavizar.

Envidio tu soledad que le pone llave a la única puerta por la cual podría entrar.

Envidio tu independencia que no requiere de mi protección y de mi seguridad.

Envidio tu sensualidad que no pude encerrar en una prisión custodiada para ser el único en admirar.

Envidio a tu corazón que supo elegir bien, pero no me eligió a mí………………..

martes, noviembre 22

CIRCULOS


Giramos y permanecemos en el mismo lugar. Queremos escapar y no podemos.
La fuerza centrifuga nos atrapa, y no nos deja salir.
Envueltos en una historia sin fin, no podemos vivir más allá.
Los lazos afectivos nos atrapan como los brazos del pulpo, y la atracción del imán eterno nos obliga a retornar.

Solemos buscar nuevos mundos que nos mantengan vivos. Aventurarnos en lugares desconocidos, e inciertos.
Toda sensación nueva atrae y atrapa. Despierta ansiedades ocultas y dormidas.
Las ganas de vivir que le dicen.

El hielo que nos mantiene quietos se descongela con el calor que la vida nos ofrece. El agua descongelada se diluye y abre el camino a nuestro nuevo destino.

Nos mantenemos quietos hasta que nos sacude una brisa de vida que destierra nuestra modorra y nos invita a vivir. Una vida diferente, sin rutina, con sorpresas, donde el mañana será distinto del hoy.

Ya no caminamos en forma recta, con una ruta predeterminada, sabiendo de donde salimos y a donde llegaremos.
Ahora nos dejamos llevar. Apostamos a lo desconocido.
La incertidumbre nos acecha, embriaga, y nos atrapa. Nos enreda con sus múltiples brazos, para liberarnos en la tierra del desconcierto.

Las dudas nos invaden, nos marean, nos desvanecen. Nuestra identidad se confunde con el itinerante caminante que busca la verdad.
Las rectas ya no existen. Los círculos tomaron su lugar.
Se entrecruzan cual laberintos selváticos. Caminamos y caminamos, y siempre volvemos al mismo lugar.

La encrucijada atenta contra nuestra salud mental. La demolición del status quo.
“No lo hagas”. “No es lo recomendado”. “No rompas el molde”. Frases que se revuelven en nuestra mente mientras buscamos respuestas.

Alguna vez los fantasmas del pasado nos han alcanzado, pero los influjos de los mismos no nos han logrado afectar. La fuerza interna los derrite mientras nuestro ser escapa hacia el camino de la libertad.
Nuestros pensamientos se liberan. No más rectas prediseñadas, ni círculos interminables.
Ahora zigzagueamos a la vida con una sonrisa y alegre fuerza que nos acompaña en el largo periplo de la vida.

Empezamos solos, pero en cada paso que damos se nos suma gente que quiere vivir la misma experiencia. Caras desconocidas, a las cuales las une la alegría de vivir.

No es este el último tren que sale. Habrá otros. Te invitamos a que tomes uno. El recorrido es desconocido, más nos une un común denominador……vivir.

miércoles, noviembre 16

EL ESPEJO



¿Somos quienes somos, quienes decimos ser, quienes intentamos ser, o somos como los demás nos ven?
En este acertijo de cuestionamientos concientes o inconcientes, tratamos de buscar coherencia en nuestro comportamiento en una vida que transcurre con situaciones cambiantes, que nos fuerzan a actuar a veces con tiempo para pensar, y otras veces a reaccionar.

Buscándonos a nosotros mismos, nos paramos frente al espejo, reflejo de nuestro verdadero yo. La incertidumbre nos abraza, y nos sorprende con lo que llegamos a encontrar.

Reflejamos una imagen distorsionada, irreconocible a primera vista. Nos sobresalta una persona diferente, ni opuesta ni idéntica a uno. No lo reconocemos, o no lo queremos reconocer.
Un ser libre de ataduras y responsabilidades que dejo olvidadas del otro lado del espejo. Envidiamos su sonrisa, más no su soledad y falta de compromiso ante la vida.

No conforme con lo visto sacudimos el espejo para que cambie su reflejo, quedando esta vez enfrentado a otro espejo igual.
Nuestra imagen se multiplica hasta el infinito, lado a lado, alejándose y perdiendo en cada repetición una gota de su esencia.
La última imagen que logramos captar guarda poco del original. Es un yo que se va adaptando a cada lugar, pero sin dejar huellas a las cuales se quiera seguir.

Otro giro del espejo, nos devuelve una perspectiva diferente. Esta vez más pequeña que el original. Una silueta encogida por la presión, y atrapada en una dimensión plana y espejada.
Su incomodidad manifiesta, no pasa desapercibida ante nuestros ojos, y movemos el espejo para terminar con su sufrimiento.

Como los extremos se atraen, ahora el personaje se explayo a lo largo y a lo ancho del espejo. Su soltura le permite moverse con comodidad y desparpajo, pero no tiene la gracia ni el cuidado en sus movimientos, torpes y destructivos, cual elefante en un bazar.
Queriendo evitar mayor destrucción pateamos el espejo que se vuelve a acomodar.

Esta vez no vemos ninguna imagen, solo el reflejo de la nada. Un vacío existencial de quien no se anima a mostrarse por miedo a defraudar, o a ser descubierto.
El profesional del engaño sin una personalidad para descifrar.
O tal vez su mayor miedo sea abrirse al mundo y vivir.

Seguimos buscando el ángulo indicado para que el espejo nos devuelva quienes somos. Una proyección real de nuestro yo escondido. El auténtico, que con sus defectos y virtudes no podrá satisfacer a todos, pero si a quienes sabrán disfrutarlo.

El espejo nos devuelve una imagen simétrica, virtual, y del mismo tamaño. El problema no es el espejo sino nosotros cuando solo vemos lo queremos ver.

La gente se para frente a nosotros, y nuestros ojos actúan como espejos. Nosotros le devolvemos lo que ellos son, como si fuéramos espejos.
Los analizamos, criticamos, evaluamos, premiamos, etiquetamos, y muchas cosas más.
Discriminamos estereotipos que no se adecuan al status quo, llegando a veces a una crueldad que supera la lapidación.

Si tan solo pusiésemos esfuerzo en transformar a nuestros ojos en lectores del alma ajena, podríamos observar un reflejo nuevo. Un reflejo que un espejo no nos podría mostrar, pero que nos abriría un campo de disfrute imposible de imaginar a priori.

martes, noviembre 8

LA ALEGRIA ES DIA


Dejamos nuestras penas pasadas en la estación olvidada,
Junto al equipaje pesado y aburrido, alivianando nuestro andar,
Flotamos despiertos por los caminos nunca transitados,
Y nos sorprendemos como niños por las cosas que vamos viendo.

Los tiempos son nuevos y los personajes reencarnados,
Nuestra mente se muestra como un lienzo en blanco,
La sorpresa y la curiosidad nos guían para no caer,
Mientras nuestra sombra baila desconectada de nuestro ser.

Música celta suena a nuestro alrededor desconocido,
Rememorando historias y épicos momentos,
Silbidos de profunda paz vienen deslizándose con el viento,
Aterrizando frente a nosotros sacudiendo nuestra locura.

Los temores desaparecen y se disuelven en la luz brillante,
La claridad nos acompaña en esta cueva que se volvió la vida,
Esquivando rocas y precipicios escondidos en cada rincón,
Podemos ver la salida a lo lejos rodeada de amigable calidez.

La ansiedad se pierde junto con la tristeza y dan un paso al costado,
Los músculos de la cara se aflojan y pierden su rigidez inerte,
Y amanece una sonrisa ilustrativa de nuestro propio presente,
Contagiando al espíritu de la alegría encarcelado hace un tiempo.

Y nuestra sombra ya no baila sola, esa danza oscura,
Nuestro cuerpo la atrapo para nunca más dejarla ir,
Renace la sonrisa, renace la alegría, renace nuestra vida,
Pinceladas de colores dibujan nuestro pasado y presente.

Ya nada será como antes, o el antes será el ahora,
Las nubes se disipan y dejan lugar al sol,
Vivimos como podemos y como queremos,
Narrando en nuestro presente un futuro cambiante.

jueves, octubre 20

FOTOS DE UNA VIDA


Imágenes de un pasado reciente,
Imágenes de un pasado lejano,
Recuerdo borrosos sin tiempo,
Momentos vividos y olvidados.

Congelo eventos bien vividos,
Oculto pasados no deseados,
Altero mi memoria selectiva,
Y grabo los flashes mas deseados.

Las alegrías las alargo,
Las tristezas las reduzco,
Las soledades las relleno,
Las multitudes las aplaudo.

Resalto los blancos y negros,
Suavizo los colores momentáneos,
No todos son grises en la vida,
No todos son colores a mano.

Mucho tiempo me diste brillo,
En otros tiempos me diste opacos,
Por mas que retoque las claridades,
No olvido los tonos primarios.

Mi mente es un disco rígido,
Que resguarda todo el pasado,
Mi corazón es un gran filtro,
Que me deja ver solo lo deseado.

Asimilo mi gran portarretratos,
De una vida rica y completa,
Personajes y lugares se dan cita,
En mi confusa alma sin meta.

Busco por todos lados,
Un álbum donde descansen,
Los recuerdos más deseados,
De un proyecto no terminado.

La vida tiene negativos,
Y también originales,
Nosotros les damos vida y muerte,
Girando tras un majestuoso revelado.

Las copias ocupan un gran lugar,
Desplazando los originales,
Pero con el tiempo se amarillentan,
Y pierden toda su nitidez.

Fotos, fotos y fotos,
Miles de horas registradas,
De una película entrecortada,
Vida al fin de todo ser humano.

No te desesperes ni enloquezcas,
Cuando un rollo llega a su fin,
Ponle otro en la cámara,
Y vuelve a vivir………

domingo, octubre 9

LOGRO PERSONAL


Todavía con los músculos calientes y doloridos después de haber corrido mi primera maratón, no quiero dejar que se me escapen los pensamientos también calientes que me acompañaron durante esa larga y dura carrera, pero con sabor muy dulce esperando en la llegada.

Todo empezó hace casi un año. Con 103kg, 20 más que ahora, donde no podía correr ni un colectivo.
Nunca había llegado a ese peso, y a esa falta de estado. Pero siempre había una escusa para cambiar, hasta que llegó la oportunidad y la tomé.

Así fue como un día que me tenía que juntar con mi amigo Mike a conversar, me propuso salir a caminar.
Y ese sábado todo cambio. Caminamos mientras conversábamos de Dorrego y Libertador, hasta Pueyrredón y Libertador, y vuelta al inicio.

Al sábado siguiente lo repetí solo. Y al otro ya me parecía aburrido solo caminar, lo cual mi espíritu inquieto me llevó a trotar mitad del trayecto.
Y luego todo se transformó en un avance constante.

Así empezaron pasando los meses donde los kilos de más caían, y los kilómetros a recorrer aumentaban.
A las salidas de solo los sábados a la mañana, le siguieron los domingos, y después algún que otro día en la semana.
Mi objetivo era hacer ejercicio para bajar de peso, y estar en estado. Sin depender ni de un régimen, ni de un personal trainner. Como se dice a pulmón, y con constancia.

Y un buen día me dije; “y si corro una carrera de las tantas que hay”. Y planeé el debut en los 10K de las Fiestas Mayas, el 25 de Mayo.
Mi meta era llegar y en lo posible en menos de una hora. Nunca había corrido una carrera en mi vida, salvo alguna que otra en el colegio, con lo cual no tenía ni idea de cómo había que regular la energía para llegar.
Y para colmo la noche anterior se me ocurrió juntarme con mis hermanos a comer una picada con vino incluido. Un horror.

Ese día diluvió mientras esperábamos la largada. Como un novato preguntaba si se suspendía por lluvia, consiguiendo como respuesta unas miradas que trataban de entender a este loco trasnochado.

Finalmente se cantó el himno, y se largo la carrera. Por mi cabeza se cruzaban una mezcla de nervios por si iba a poder llegar, y una emoción de estar ahí, que casi se me cae un lagrimón.

Completé los 10K en 55 minutos, que para mi fue un logró. Había llegado enterito y debajo de la hora.

Después vinieron dos carreras más de 10K. La Chevrolet que terminé en 46 minutos, y la de Reebok que repetí el tiempo.
Entre ambas carreras tuve un tirón durante un entrenamiento que me hizo ir al kinesiólogo para un par de sesiones, con mucha bronca pensando que me perdía la carrera de Reebok.
Pero la pude correr, aunque por cuidarme y regular no pude mejorar el tiempo anterior.

Después de esa carrera es cuando dije; “¿Por qué no? Por que no correr la media maratón de 21K y la maratón de 42K”. Así cantaba bingo en el año.

Para estar entrenar solo, salvo consejos de mi cuñado y de información que consultaba en Internet, parecía media loca la idea sabiendo que solo tenía un mes por delante para los 21K, y otro mes más para los 42K.

Lo primero que hice fue un fondo largo de 20K para ver si estaba en estado. Lo corrí tranquilo en 2 horas, y ahí me dí cuenta que la media maratón la hacía. Mi meta era hacerla en menos de 2 horas.

En septiembre la corrí en 1 hora 46 minutos. Muy bien según lo que me dijeron los que saben. Ahí me agrandé y me dije; “ahora la maratón completa”.
Solo faltaba ver si podía con un fondo de 30K. Dicen, los que sabe, que el resto es cabeza. O sea espíritu y fuerza mental para llegar.

Quince días antes de la gran carrera me lancé a correr un fondo de 31K, que lo hice en 2 horas 58 minutos. Estaba listo. Solo faltaba saber si tenía “cabeza”. Pero eso no se entrena, se ve durante la carrera.

Así llegó el gran día, y me lance a correr mi primera maratón. Fue muy dura, larga, con planteos por momentos como; “que estoy haciendo acá”.
Pero entonces recordé como había empezado esto. Solo con un objetivo de bajar de peso, y mejorar mi estado físico.
Y ya ese objetivo lo había superado ampliamente. Ahora necesitaba de esa adrenalina que se genera cuando uno se fija objetivos posibles pero difíciles.

A la vida uno la puede tomar como un tren, donde se sube y deja que el mismo nos lleve. O ser el conductor y decidir hacia adonde queremos ir.
Muchas cosas personales me pasaron este año, y encontré en el correr una ayuda adicional para superarlas.

Arranque corriendo con dos objetivos claros, pero también me sirvió como forma de vida. Correr me permite encontrarme conmigo mismo mientras corro, y pensar mucho internamente.
Me ayuda a juntar fuerzas cuando uno cree que está aflojando, ya que si afloja no llega a la meta.
No hay objetivos imposibles de alcanzar, siempre y cuando pongamos la mente, el corazón, y el espíritu en pos de los mismos.

Sabemos que el camino es duro, pero al final está la meta. Y detrás de ella los logros.
Nada llega fácil. Uno tiene que poner de su parte.
Reconozco que a veces soy medio cabeza dura, y quiero llegar sin ayuda. Esta vez lo hice. Tampoco es cuestión de compartir con algún personal trainner el logro de mi primera maratón.
Pero si quiero seguir mejorando, ya no lo podré hacer solo.

También aprendí a que más allá de la alegría y emoción, que implica llegar, donde la risa y las lágrimas bailan juntas, hay una soledad que golpea cuando uno cruza la meta y no se encuentra con nadie esperando del otro lado.
Siempre digo que llegar solo a la cima es triste. Se puede llegar acompañado igual, y tiene otro tipo de disfrute.

Pero hoy estoy contento. Corrí mi primera maratón, y alcance mis dos objetivos. Llegar y en menos de 4 horas. De hecho lo hice en 3 horas 51 minutos.
Destruido, dolorido, cansado, y sin fuerzas para dar un paso más. Pero lo logré.

No se que otro desafío se me cruzará por la cabeza. No me preocupa.
En estos últimos 12 meses logré más que tres 10K, una media maratón, y una maratón. Redescubrí la fuerza que tenemos dentro como individuos, y es la que nos permite disfrutar de la vida a pleno.
El resto, sin desmerecerlo, son kilómetros a recorrer……….

martes, octubre 4

PENSAMIENTOS LINEALES


Salgo de mi caparazón para contemplar el mundo,
Aunque la incertidumbre me genera miedos,
Que la curiosidad innata los supera,
En una mezcla de adultez e inconsciencia.

Inconsciencia nacida de una noche de fuerte borrachera,
Donde mi conciencia y razón se pusieron a dormir,
Y mis verdades pudieron traspasar las tranqueras,
Quedando en exposición mi verdadero ser.

Ser que quise ser, y no me animé a mostrar,
Cargado de dudas, y miedos infundados,
Ocultando una persona con valores y virtudes,
Dispuesta a liberarse de las ataduras para vivir.

Vivir aventuras y experiencias que quise suprimir,
Detrás de prolijidades que decidí asumir,
Evitando recorrer caminos diferentes y prohibidos,
Por seguir un racionalidad predecible y aburrida.

Aburrida quietud la del que no asume riesgos,
De quien vive una vida programada de antemano,
Ocaso de la mente despierta que queremos dormir,
Espíritu inquieto que queremos domar.

Domar el corazón, músculo de la vida terrenal,
Para que solo vaya en un solo sentido verificable,
Y que no se detenga en distracciones desconocidas,
Por miedo a que la musculatura comience a sentir.

Sentir, movilizar, acercarse a sensaciones nuevas,
Reconocer lo desconocido como algo atrayente, nuevo,
Producto de una mente viajera y no estática,
Sabiendo el puerto de salida pero desconociendo la llegada.

Llegada, objetivo de una vida trascendente, y envidiable,
Con eventos para completar la mochila del viajero,
Y con historias para escribir libros y contar,
Envidia de los predecibles y sinónimo de los locos.

Locos que desafiaron el status quo de sus mayores,
Pero también de los menores contemporáneos e imberbes,
Que se animaron a pensar por ellos mismos,
Y que descubrieron un mundo inexplorado y virgen.

Virgen como el amor recién nacido entre extraños,
O como el antiguo amor que hace votos de renovación,
Ya que el amor verdadero no muere, más bien lo matamos,
Intentando hacer lo mismo por lo cual siempre fracasamos.

Fracasamos por ignorancia y por desidia propia,
Cuando nos sujetamos a nuestro cinturón de seguridad,
Aferrados a una realidad que nos sirvió, pero ya no,
Dejando que el destino escriba nuestro libro.

Libro de ideas que llevaremos a nuestra triste tumba,
A menos que antes decidamos darlo a conocer,
Desplegando las velas de nuestra mente,
Para que la misma recorra los cuatros puntos del planeta.

Planeta lleno de seres humanos alegres y tristes,
Sin saber quien ganará en esta "tug-of-war" casera,
Donde un extremo de la soga la sostiene Dios,
Y del otro lado unos seres vivientes que quieren volar.

Volar sobre nuestras desventuras, agrias y grises,
Aterrizando sobre suaves brazos cariñosos,
Donde podamos llorar nuestras tristezas profundas,
Y recuperar energías para despegar hacia el mas allá.

Allá donde vos estás, y yo también, todos juntos,
Donde nuestra incomprensión interna y confusa,
Encuentra un sentido de pertenencia y entendimiento,
Circundado por lazos indisolubles de eterno amor.

Amor que tuvimos, perdimos y luchamos por recobrar,
A pesar de la niebla que nos quiere confundir,
Engañando nuestra imagen con esfinges sensuales,
Ocultando la verdad de lo que querer para siempre es.

Es por eso que decido terminar mi pensar,
Sin saber a donde podré llegar o arribar,
Atento a los destinos y puertos a los que supe visitar,
Pendiente de un futuro desconocido y por disfrutar………

miércoles, septiembre 28

PROFESION LADRONA


Buscada por todo el mundo,
Y también en todo el mundo,
Su fama ha sabido sustentar,
Y a muchos ha sabido engañar

Mitad niña, mitad mujer,
Mitad humana, mitad irreal,
Mitad inocencia, mitad maldad
Mitad previsible, mitad obviedad

Se esconde detrás de todas,
Su disfraz puede ser singular,
A donde vayas ella te espera,
Y es muy difícil de burlar

Su técnica ha sido estudiada,
Por filósofos y científicos,
Libros profundos se han escrito,
Pero ninguno la podido encerrar

Sus armas son muy diversas,
Que en breve pasaré a mostrar,
Ataca paso a paso sin descansar,
Hasta que a la presa logra robar

Inicia con palabras dulces,
Almíbares que se escucharán,
Los oídos y la mente se empalagarán,
Y pobres las presas ni cuenta se darán

Sus profundas miradas punzantes,
Seductoras y sensuales si las hay,
Irán adormitando nuestra vista,
La cual ciega al rato quedará

No nos olvidemos de sus aromas,
Perfumes para toda ocasión,
Envolverán de fragancia a la víctima,
Y a todo su físico inmovilizarán

Después vendrán sus calidas manos,
Que nuestro cuerpo recorrerán,
Asegurando que no haya músculo,
Que quede con fuerza de escapar

Lentamente su suave boca aparecerá,
Y con besos eternos y apasionados,
Mudos y locos nos dejarán,
Callando nuestra resistencia sin final

Ahí su alma misteriosa aparecerá,
Y con gran armonía celestial,
Nuestro entregado corazón robará,
Misión explícita de su ser vital

Así les cuento amigos y mortales,
Como es que una ladrona profesional,
Presente en todo sitio, espacio, y lugar,
Dolidos, heridos y amados los dejará.

jueves, septiembre 22

LAS PÉRDIDAS


Dedicada a los que quieren vivir la vida a pesar de todo…..


Hoy perdí la capacidad de ver. Me quedé ciego.
Las imágenes desaparecieron frente a mí.
Una oscuridad total cubrió mis ojos.
De las bellas imágenes que alguna vez me atrajeron,
Solo recuerdos en mi mente pude mantener.
Ni formas, ni colores; solo blancura eterna.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de escuchar. Me quedé sordo.
Los sonidos dieron lugar a un profundo silencio.
No más ecos. No más ruidos. No más música.
Mi mente deberá descifrar y recordar las palabras,
Que nunca más podrán deslizarse por mis oídos.
Un mar sin voces ni llantos, solo el vacío.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de hablar. Me quedé mudo.
Nunca más podré vocalizar mis pensamientos.
No más elocuentes discursos, ni seductoras palabras.
Como gritar a los cuatro vientos para pedir ayuda,
O tranquilizar al otro con esas frases que supe construir.
Las palabras que suele llevarse el viento, se fueron todas juntas.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de oler. Me quedé sin olfato.
Aquellos enloquecedores aromas femeninos,
Aquellos profundos perfumes finamente acompañados.
Ahora solo un no se que, sin olor, ni respiro.
Incapacidad de rastrear esencias con mi olfato.
Solo vagos recuerdos de narices explorando.
Ahora solo me queda depender de los otros sentidos.

Hoy perdí la capacidad de sentir. Me quedé sin tacto.
Nunca más el roce de una piel, ni la suavidad de una mano.
Asperezas y suavidades confundidas y fundidas en un solo tacto.
Una corteza exterior me recubre la cual no llega a ningún lado,
Ya que sus cables se han roto, y no reciben impulsos.
De un sentir bello y profundo, a la más desconocida nada.
Ahora solo me queda depender de mis movimientos.

Hoy perdí la capacidad de moverme. Me quedé inmóvil.
Nunca más correr detrás de esos proyectos inconclusos.
No fueron los miedos los que me paralizaron totalmente,
Solo mi mente desconectó la alianza eterna con mis músculos.
Ni muecas, ni expresión. Ni un saludo, ni un hasta pronto.
Dedos inertes que no señalas a ningún lado.
Ahora solo me queda depender de mi corazón.

Hoy perdí la capacidad de amar. Mi corazón de detuvo.
Aferrado hasta último momento a relaciones inconclusas,
El buque insignia partió hacia rumbo desconocido.
En su equipaje se llevo las alegrías y tristezas acumuladas.
Lo que siempre me permitió cobijar los sentimientos,
Se rompió como un dique deslizándose colina abajo.
Ahora solo me queda depender de mi mente.

Hoy perdí la capacidad de pensar. Me quedé vegetal.
Los pensamientos emigraron en busca de nuevos horizontes.
Los recuerdos que me hicieron crecer, se desmoronaron uno tras otro.
Ideas inconclusas fueron a encerrarse en al arcón del futuro.
Divagues intelectuales que supimos construir y divulgar,
Se perdieron en el tránsito del desorden mental.
Ahora solo me queda depender de mi espíritu.

Hoy recuperé todo. Soy libre nuevamente.
Mi espíritu salvaje, indomable y adolescente
Recuperó la vista, la escucha, el habla, el olfato, y el tacto
También volvió a latir mi corazón, y mi mente hilo pensamientos.
Como en una orquesta universal, mi espíritu la dirigió.
Y mi cuerpo y alma en su conjunto con una sinfonía nos deleitó.
Ahora solo me queda confiar en mí…….

lunes, septiembre 19

Y UN DIA NO PUDE ESCRIBIR


Uno se cree tocado por la varita mágica cuando siente que tiene temas sobre los cuales puede escribir. Pero un día se choca con la realidad, y la mente se pone en blanco.
No hay manera que se caiga una idea sobre que tema escribir.

Debería prohibirse por decreto que la musa inspiradora que llevamos dentro se tome vacaciones. El escritor no puede darse esos lujos, y la musa debería seguir sus pasos cual esclava del intelecto.

Es cierto que suena un poco ambicioso y soberbio creerse escritor, cuando lo único que uno hace es encadenar palabras, oraciones y párrafos, buscando un hilo conductor que genere alguna congruencia narrativa.

A veces me cuesta encontrar un tema sobre el cual escribir. Comienzo a delinear una idea, y choco con la descripción de una realidad la cual ya he contado de distintas maneras.
El famoso déjá vu literario; escribir sobre un mismo tema de distintas maneras.
Tal vez se quiere expresar temas inconclusos que navegan por nuestra mente sobre aguas revueltas, sin encontrar un puerto donde amarrar seguro.

A veces pienso que una buena copa de vino es la mejor inspiración. Resulta que cuando se llega al final de la botella, solo se han escrito un par de palabras ininteligibles, aunque por suerte nos quede el placer de haber disfrutado de una buena cepa.

Por otro lado creemos que la soledad y una buena música generan el cóctel ideal para encadenar ideas.
Algunas veces resulta. Otras nos aísla del mundo que queremos entender, describir, y explicar, y nos deja una hoja en blanco difícil de llenar.

Desesperados salimos a recorrer el mundo con un lápiz y hojas en la mano, esperando cruzarnos con esa gran idea que nos permita desarrollarla.

Escribir nos es una obligación, sino una descarga emocional que utilizamos como vía para que transiten nuestros pensamientos.
Por eso tampoco hay que preocuparse cuando las ideas no fluyen como un manantial, ya que es una muestra que nuestro estado de ánimo no esta en línea con la escritura.

A veces me pregunto que es lo que me lleva a escribir situaciones que tienen más que ver con una realidad personal, que con un interés del lector.
¿Será que uno tiene vivencias similares a las del resto, y que como tal, logra generar un estado de confort y empatía?
¿O solamente poner por escrito lo que no nos animamos a decir a viva voz?

No lo tengo en claro, pero tampoco me preocupa. Me gusta escribir, y me gusta que la gente me lea.
Y si les parece o no, interesante lo que escribo, que me lo hagan saber con sus comentarios positivos o negativos ya que eso me ayuda a buscar la verdad.

Suena ambicioso, pero es cierto.

jueves, septiembre 15

QUE BAJON MAN…….!!!!


Quien no ha tenido un día con el ánimo por el piso, donde cree que todo se le viene encima. O que le ha agarrado un panic attack difícil de enfrentar.
Creo que a todos alguna vez nos ha pasado, más allá que lo queramos reconocer privada o públicamente.
Bueno, hoy hablaremos de eso, y de sus variadas expresiones.

Suena el despertador. Nos fuimos a acostar torturados por una situación que no sabemos, no queremos, o no debemos enfrentar.
La cama se transforma en algo inmenso. Nos atrapa. No nos deja escapar. Cada salida esta a kilómetros de donde estamos.
Las sábanas se convierten en pulpos que nos atrapan y nos enroscan en sus tentáculos.
Si logramos superarlos, inmediatamente mutan en un ser seductor, que con engaños y palabras empalagosas son invitan a quedarnos un rato más. La idea es no salir de la cama para evitar la realidad que nos asusta.
Finalmente logramos conectarnos con la fortaleza de Ulises para escaparle al canto de las sirenas, y decidimos afrontar la vida, con sus pros y sus contras.
Una vez que vencimos al bajón, seguimos adelante, aunque él nos siga de cerca y nos aceche.

Un nuevo proyecto. Un gran desafío se nos plantea en la vida. Con el pechito argentino avanzamos.
De pronto las cosas no salen como las planeamos, entonces a la vuelta de la esquina aparece el acosador, el bajón.
Nos empezamos a plantear que nada nos saldrá bien, que el universo se ha complotado para que todos los meteoritos de la galaxia decidan virar con destino final de colisión, nuestro humilde e insignificante ser.
Nos creemos en ombligo del mundo, pero como víctimas, pronto a ser desintegradas por dichos asteroides.
Ahora es la fuerza de Flash Gordon la que nos ayuda a combatirlos y salir nuevamente airosos.

Salvo que terminemos con medicación o internados, como seres humanos tenemos las herramientas para superar los bajones.
Ahora, como enfrentamos los bajones cada uno da para escribir un libro.

Tenemos al superado. Nada lo afecta. Ante la adversidad cara de póquer. Como aquella novia abandonada ante el altar que declaró, “él se lo pierde”.
Dicen que en la soledad de su casa, cierra la puerta de su casa, se toma una botella entera de Don Perignon, de las tantas que compró para el casorio, y con el vestido de novia puesto se queda llorando hasta desmayarse en la cama.

No nos olvidemos de la víctima. El mundo entero está en su contra, y se lo hacen ver. Y si no se lo hacen ver, nuestra víctima lo ve, lo intuye. Son poderes que tienen.
Todas las mañanas desayuna los cereales “Porque a mí”, a pesar que el fabricante puso una leyenda de advertencia en el paquete; “cada uno será responsable de lo que coma”.
A la larga, el aprendizaje, y la realidad le irán mostrando que no existen las víctimas, sino aquellos que deciden cargar una mochila pesada, y quienes deciden llevar lo necesario.

Después vienen los negadores. Cara de piedra, corazón de amianto, mente de metal. No sienten, no expresan, no nada.
Ponen ladrillo sobre ladrillo como defensa de aquello que los pueda bajonear.
El único contento es el médico que tendrá que atender los efectos que sobre el cuerpo generarán la negación de un sufrimiento natural, que bien manejado le permitirá crecer.

No nos olvidemos de los sociales. Aquellos que el bajón les agarra en conjunto. Se unen para contar, encontrar sus penas, y aprovechar la situación para aguarlas con unas gotas de alcohol, y porque no con un porrito.
Solos, no se animan ni a mirarse al espejo, pero en grupo asumen su bajón ya que el mismo se siente acompañado.

Después están los pastilleros. Son los que recurren a cualquier fármaco, incluido el amigo de las flores, Bach, no el de las sinfonías, para solucionar sus problemas.
Tienen una farmacia, ideal para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Cada pastilla para una ocasión diferente.

Tampoco me quiero olvidar de los espirituales. Seguidores de distintas creencias, dedican con fervor sus bajones como sacrificios, sin entender que les pasa, pero creyendo que por alguien y para alguien será.
Delegan la solución de sus estados de ánimos en un poder superior, sin darse cuenta que el poder lo tienen ellos.

Hay muchos más, pero para muestra basta un botón. El bajón en algún momento te agarró, te agarra, o te agarrará. Vivilo, no muerde, pero no te estaciones en él.
Vivirlo y superarlo te dá la experiencia y fuerza para disfrutar de la vida.
Probalo…….

miércoles, septiembre 7

LA PLAYA


Este invierno me encontró de paso por la playa. Fin de semana de trabajo y/o retiro, cargados de días grises y destemplados.

Una tarde libre salí a caminar por la playa. Solo las gaviotas me acompañaban.
Como en mi adolescencia, descalzo y con los pantalones arremangados, me puse a caminar por la arena, en el límite donde las olas mueren en la costa.

La playa es rara. Genera tranquilidad pero también ruido. Una simbiosis de paz y excitación. Las olas rompiendo contra la costa son una sinfonía ruidosa.

Por otro lado, la vista del mar perdiéndose en el lejano horizonte, simula a la perfección el pensamiento humano, como cuando nuestra mente navega en busca de una respuesta concreta.

Y que decir si el día es nublado. La tonalidad verdosa del mar, con un fondo gris oscuro, generan un marco de la calma que precede la tormenta.
Como cuando uno se toma esos segundos de silencio antes de proclamar las verdades acumuladas. Nuestras verdades.

Uno sigue caminando. De un lado el mar y su eterno horizonte. Del otro lado la arena, que con los pies en la tierra, va transformándose sutilmente en médanos, recuerdos de figuras femeninas.

Cada tanto tenemos la suerte de toparnos con un caracol marino, de esos que tienen cautivos sonidos, cuentos e historias de un pasado.
Muchos los levantan y se los llevan de adorno a sus casas, robándoles la oportunidad a los demás de encontrar sus historias perdidas.

Allá lejos unos chicos construyendo castillos de arena. La inocencia de la infancia les permite creer en proyectos duraderos.
Con el tiempo la realidad les enseñara que a veces hay proyectos que se caen como esos castillos. Los buenos se hacen con paciencia y mucho esfuerzo.

Una leve llovizna comienza a caer. Una mezcla de gotas de mar que el viento se lleva y una lluvia que quiere terminar con mi caminata.
El gusto salado del agua se mezcla con mis sabores, los cuales me retrotraen a eventos pasados y agrios.

La caminata va llegando a su fin. Allá a lo lejos diviso el faro sobre el acantilado rocoso.
Durante la noche, su potente luz es el punto de referencia de viajeros en busca de un sentido, cual refugio de los perdidos.
De día, se yergue imponente, con actitud desafiante ante las tempestuosas aguas del océano, prepotente y soberbio.
Comprensión y desprecio en un solo lugar.

Al final de la caminata miro hacia atrás. Solo quedan algunas huellas visibles.
Las livianas las borró el mar y el viento. Las pesadas perduran y expresan el legado que supe construir. Quienes vengan detrás las podrán seguir y continuar el camino que yo comencé.

Me gusta caminar por la playa. Es un ambiente que me invita a pensar. Me permite encontrarme a mi mismo, y a los demás…………

domingo, septiembre 4

HOY FUE UN DIA DISTINTO


Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
Un gris matinal te acompaño, y empaño tu día.
Fuiste el sparring de la vida, que magullones te dejo.
Un fiel felpudo de vivencias olvidables.
Concatenación de equívocos y caminos incorrectos.

Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
El sol te regalo una sonrisa, y su aura te acompaño.
Bailaste un vals con la vida, y tu risa brotó.
Acumulaste recuerdos inolvidables.
Y los caminos se fueron abriendo para su disfrute.

Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
Un espíritu triste y avejentado se apodero de ti.
Pesadillas y sueños truncados te acompañaron.
Iniciaste y abandonaste miles de proyectos.
Tu cara se arrugó al igual que tu vida.

Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
La música de la alegría sonó dentro tuyo.
Dormiste despierto para poder disfrutar.
Nuevas rutas pudiste trazar y con buen viento navegar.
Rejuveneciste mil años, y con otros mil por vivir.

Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
Sin nadie cerca con quien contar u hablar.
La soledad te invadió, de esas que suelen doler.
Llamaste y nadie respondió, solo un eco vacío.
Hasta tu propio ser ese día te abandonó.

Te levantaste temprano y tuviste un día distinto.
Miles de palmadas vinieron a acompañarte.
Una fiesta espontánea a tu alrededor se formó
Un caluroso abrazo de todos y muchos más te abrigó.
Tu ser creció, ya que a todos dejó entrar.

Te levantaste temprano, y ese día lo elegiste vos…….

martes, agosto 23

EL MUNDO ES UN ESCENARIO


Sale el sol, y se encienden las luces del escenario global. Los seres humanos de desperezan, y comienza la función.

Roles definidos e indefinidos se entrecruzan en la actuación diaria de la vida.
Personajes alegres y tristes. Papeles simples y profundos, principales y secundarios. Actores profesionales y aprendices.

Todo se puede ver en esta puesta en escena donde no hay libreto ni director.
La actuación es libre, sin condicionamientos. Sale lo que surge, sin preparación, sin guión, sin práctica.

Como las manos del alfarero vamos dándole forma a la arcilla de nuestra vida actoral, viviéndola, sintiéndola, compartiéndola, sabiendo que somos artífices de nuestro destino.

Nuestra obra maestra tardará en aparecer. Se va armando de pequeñas actuaciones, de frases, posturas, y momentos.
No es una obra aislada. Es una concatenación de eventos, que sin un hilo conductor, nos van llevando a construir nuestra historia.

A lo largo de nuestra vida vamos mutando de personajes, acomodándonos a los tumbos a una realidad que se nos presenta y que como en una pista de hielo, nos invita a patinar sobre ella.

Comenzamos como actores solitarios en un escenario compartido. Vamos eligiendo parejas que nos permitan interpretar la pieza que en ese momento decidimos actuar.
A veces son actuaciones largas con la misma persona, donde el final se pierde en el horizonte de nuestras vidas.
Otras veces nos equivocamos de guión y debemos volver a empezar.

Como todo actor hay que acostumbrarse a ponerse en la piel del personaje.
Momentos tristes, momentos alegres. Para cada uno debemos sacar de adentro nuestro, el carácter que mejor los represente, aunque no siempre nos ganemos los aplausos por nuestra actuación.
Es muy fácil confundir roles en este escenario de la vida.

Sabemos que el otro y los otros son exigentes, como debe ser un público que presencia la vida de los demás.
Pero es un público participativo, que puede si quiere y si lo dejamos, subirse al escenario a participar de nuestra obra, darle su impronta y potenciar la actuación, acompañándonos hasta que caiga el telón.

Muchas veces, desconfiando de nuestras capacidades, tomamos papeles prestados creyendo que de esa forma alcanzaremos la gloria, la fama.
Pero son actuaciones efímeras, sin esencia ni contenido. Vacías de todo espíritu que suelen desintegrarse en el escenario como castillos de arena.

La obra de la vida avanza. Algunos van perdiendo fuerza. Caen derrotados, y asumen papeles mediocres, resignándose a actuaciones descoloridas sin mensajes para transmitir.

Otros siguen luchando. Sobrevivientes de la vida que no quieren ser controlados, sino ser su propio timón en el mar de la esperanza.
Actores de raza, esforzándose por conseguir el papel principal de su obra maestra, esa obra que los acompañará durante toda la vida.

Por eso amigos, hay que dejar todo sobre el escenario. Con aciertos y errores hay que seguir, y estar preparados para cuando finalmente caiga el telón de la vida.Y en la despedida final escuchar los aplausos en reconocimiento a lo que hayamos dejado durante nuestra actuación, o sea nuestro legado…….

lunes, agosto 8

NIÑO


Dedicado a mis hijos.........

Niño, yo te soñé sin tiempo definido,
Motivo de tantos pensamientos,
Causa final de entrega y amor,
Tu inicio llegó, y nuestro ambiente cambio.

Niño, nueve meses en una cápsula de amor,
Despertando ansiedades y temores,
Esperándo conocerte y quererte,
Preparando la llegada de tu ser.

Niño, simbiosis de llantos nocturnos,
Y de alegrías danzantes y eternas,
De preocupaciones cambiantes,
Salpicado de momentos y vivencias inolvidables.

Niño, que el mundo empezaste a descubrir,
Pasos zigzagueantes de un equilibrio naciente,
Palabras balbuceantes decodificadas en nuestro corazón,
Cuya independencia asomó más rápido que tú caminar.

Niño, que del piso te fuiste alejando,
Creciendo en un mundo de algodones irreal,
Reclamador de un tiempo y espacio vital,
Y de un camino que querías delinear.

Niño, que aventuras supiste crear,
Que con amigos juegos supiste disfrutar,
Tus tiempos libres y propios empezaste a llenar,
Seguro, ya que tu red nosotros íbamos a cuidar.

Niño, etapa tras etapa pudiste transitar,
Y que el tutor pudiste con nostalgia superar,
Emprendiendo un camino nuevo para andar,
En este círculo de la vida que uno debe enfrentar.

Niño, a quien amor y valores supimos dar,
Recuerdos que a la larga también te acompañarán,
Y que tú nuevo futuro muy pronto moldearás,
Mientras uno a la distancia con admiración observará.

Niño, para uno siempre lo serás,
Sin importa los saltos y logros que alcanzarás,
El amor que con vos nació, y te acompaño,
Conectados en silencio respetuoso nos tendrá.

Niño, por siempre mi niño serás,
Y mi corazón siempre ocuparás,
Estemos donde estemos en tiempo y lugar,
Hoy te digo que te quiero, y mañana un poco más……..


viernes, agosto 5

ECOS


Sonidos de un pasado se esparcen por mi mente,
Vagos recuerdos de sucesos olvidados,
Mirada borrosa sobre eventos mitad soñados, mitad vividos,
Conformando una mística sinfonía sonando en el vacío de mí ser.

Trato de hilar los acontecimientos que me llevaron a este presente,
Presente, y no regalo, presente y no verbo, presente y no pasado,
Aguardo algún hilo conductor, guía de mis pensamientos encerrados,
Llave maestra de todos los secretos que no puedo recordar.

Ecos, solo escucho ecos, retumbando en mi cabeza,
Ecos de lo que alguna vez fue música,
Ecos que quieren salir al exterior;
Ecos distorsionadores de palabras inconclusas.

Gritamos con furia los sufrimientos acumulados,
Gritamos con furia las alegrías dibujadas,
Gritamos con furia los silencios infinitos,
Y el Eco se ramifica en un delta de melodías grotescas.

Cuantas veces reclamamos a nuestro director de orquesta interior,
Y a sus músicos multifacéticos, encargados de generar ritmos,
Ritmos simples y complejos, ritmos suaves y potentes,
Un final armonioso del arma destructora de nuestro Eco.

Ecos, ya no los escucho, y tampoco los veo en mi mente,
Ecos que el viento se los ha llevado bien lejos,
Ecos confusos y traicioneros, contra espejos de dulces palabras,
Ecos interminables que ya no volverán…………..

sábado, julio 30

LA PASION


Esto fue escrito hace 3 años atrás. Fue mi primer paso para dejar de escribir de política y empezar a escribir sobre la vida......

¿Qué es la pasión?................


Es la simbiosis entre la alegría y la tristeza; entre lo salado y lo dulce; entre la noche y el día; entre el ruido y el silencio…..
Es rojo sobre negro.
Es risa, llanto, y nuevamente risa.
Es llegar para volver a partir.
Es el fin y un nuevo comienzo.
Es la fuerza en las piernas del escalador que llega a la cima del deseo.
Es la explosión de colores sobre un lienzo en blanco.
Es buscar, buscar, y a veces encontrar.
Es encender la luz del cuarto oscuro de nuestra alma.
Es la llave que abre la prisión de nuestras emociones y sentidos.
Es amar, y ser amado.
Es sentir, y ser sentido.
Es mirar y ser mirado.
Es admirar y ser admirado.
Es vibrar, saltar, cantar.
Es frío, y calor a la vez.
Es crear, y procrear.
Es flotar en el mundo de la realidad.
Es el arrebato, el impulso, el frenesí. Es la locura.
Es el arco iris sobre una película en blanco y negro.
Es poesía, arte, música.
Es la fuerza de la ola contra la costa, y también la calma.
Es el esfuerzo de un niño cuando aprende a caminar.
Es la vista interior del ciego.
Es el amanecer y el atardecer.
En síntesis, es la VIDA.


Bienaventurado quien vive con pasión, pues su alma bailará de alegría.


domingo, julio 17

JUAN EL DESTRUCTOR


Diminuto ser de gran corazón,
De torpe y ansioso andar,
Así es Juan, nuestro personaje
A quien apodaban “El Destructor”.

Quería caminar por este mundo,
Como pez en el agua clara
Para amar y ser amado
Para aceptar y ser aceptado

Pero su destino estaba errado
Ya que hería sin querer
Golpeaba sin mover la mano
Y hasta lastimaba sin pensar

Armó su entorno mundano
Lo pintó y decoro a su antojo
Acogedor y cálido lugar
Pequeño pero grandioso

Con esfuerzo logró poblarlo
De grandes seres extraños
Unidos, todos, a su espacio circular
Principio y fin de su existencia

Pero nunca pudo sellar ni evitar
Pequeñas fisuras que solía generar
Y por las cuales se pudieron escapar
Sentimientos que no supo controlar

El tiempo tiene dura memoria
De eventos que uno quiere evitar
Y que se agrandan con el tic-tac
De un gran reloj con motor emocional

En vano fueron sus forzosos intentos
De contener su sueño existencial
Ya que la realidad se había colado
Y había modificado su entorno ideal

Se alejó por un tiempo impreciso
Al infinito a pensar y meditar
Cual era su maldición innata
Que lo hacía destruir y alejar

La comprensión no era su fuerte
El hielo su gran barrera a sortear
Dejando sentimientos de ambos lados,
Incapaz sin querer de dejarlos entrar

Busco mil maneras para poder cambiar
Para tocar sin herir, y sin lastimar
Más nunca encontró la manera correcta
Y de a poco no le quedó otra que resignar

Hoy vaga por la vida, afuera de la ciudad
La distancia lo ayuda a no lastimar
Esperando una cura especial
Que lo transforme en un ser normal

Diminuto ser de gran corazón,
De torpe y ansioso andar,
Así es Juan, nuestro personaje
A quien apodaban “El Destructor”.

Y todos lo que estamos vivos lo tenemos dentro......

viernes, julio 15

EL SUEÑO ESCONDIDO Y OLVIDADO


El sueño destila realidades, ocultas por una suave brisa,
Que nuestra mente dibuja, y con recuerdos se entrecruza

La niebla destiñe, y deja translucir el pensamiento,
El cual envuelto en un manto de misterio nos muestra el norte

Garabatos incontrolables se bifurcan en el cielo,
Ardiendo y quemando las letras que con fuerza nos hablan

Tormentos y alegrías acumuladas en el mantel de la vida
Se balancean con precario equilibrio buscando un sentido

Nostalgias borrosas, encuentros fugaces, movimientos etéreos,
Se mezclan en la paleta de nuestro insomnio dormido

Buscamos respuestas a nuestros interrogantes, y hayamos preguntas,
Sentimos presencias del pasado, desconocidas en el presente


Hechos mitológicos de imágenes futuristas, e irreales,
Se acobardan de mostrarse ante el público que con ansias las espera

El sol nos engaña y nos hace creer que ya es de día,
Mientras nuestra mente sigue corriendo una carrera loca por recordar

Relax interminable de un gigante reposando en su lecho de aire,
Desinfla una tranquilidad vivida, y da paso a una confusa realidad

Tratamos de recordar lo vivido, y olvidar lo soñado,
Mientras redescubriendo lo sensato, y liberamos la locura

Vislumbramos un trayecto que nos conduzca a la luz,
Sin saber que la vela apagada nos hace perder en el laberinto

Adolescentes intelectuales sin límites presentes,
Corren entre sueños perdidos por causa de juegos no entendidos

Ancianos expertos y con años vividos no logran comprender,
La historia por la cual han transitado y que les soplo la vida

La angustia sin razón se diluye frente a la alegría,
Quien con una sonrisa derrumba nuestras rígidas estructuras

La eterna compañía nos sigue y nos persigue incansablemente,
Y nos alumbra cual fantasma, la oscura partitura inconclusa

Payasos y magos, acompañan y adornan a este circo viviente,
Y le dan vida a pasados sucesos que durmieron a nuestro corazón

Vestigios vividos y olvidados en el aquelarre de la vida,
Se esconden camuflados en sueños marginales ya superados

Atendemos a los reclamos del espíritu envueltos en colores,
Que nos encandilan los ojos hasta cerrarlos en un sueño profundo

Nuestras relaciones pasan a nuestro lado como seres invisibles,
Mientras nuestra estática posición no se deja inmutar por la pérdida

Tesoros que se descubren y amontonan unos sobre otros,
Mientras las cosas simples y comunes bailan hasta el amanecer

Acertijos complejos fuerzan nuestra máquina mental,
Mientras simpáticos cosquilleos nos mueven al azar

No hay principio ni final en el sendero que nos une,
Pero hasta acá llega El Sueño Escondido y Olvidado……….

jueves, julio 14

PARA QUE ES EL TIEMPO


Tiempo para ser, crecer, y querer
Tiempo para pensar, imaginar, e inventar
Tiempo para dibujar, colorear, y pintar
Tiempo para escribir, escuchar y cantar

Tiempo para mirar, admirar, y descubrir
Tiempo para soñar, despertar y volver a soñar
Tiempo para vivir, morir, y revivir
Tiempo para esperar, meditar, y callar

Tiempo para decir, gritar, y amar
Tiempo para correr, descansar, y volver a correr
Tiempo para diagramar, planificar, y para improvisar
Tiempo para engendrar, criar, y dejar volar

Tiempo para pelear, discutir, y reconciliar
Tiempo para escapar, huir, y enfrentar
Tiempo para estar, volar, y aceptar
Tiempo para reír, llorar, y consolar

Tiempo para ayudar, colaborar, y reclamar
Tiempo para vos, para mí, y para los dos
Tiempo para uno, el otro, y para todos
Tiempo para usar, malgastar, y agotar

Tiempo escaso, eterno, justo
Tiempo al tiempo, momento a momento, día a día
Tiempo inconcluso, tiempo al tiempo
Tiempo atrapado, encarcelado,…..tiempo libre……

miércoles, junio 22

EL VUELO DE LA GAVIOTA


Se lanzó en picada desde lo alto de la piedra norte del acantilado. Este vuelo no tenía por destino la búsqueda de alimento.
Más bien no tenía destino. Solo partir, y volar al más allá.

Alcanzó la corriente de aire caliente que le permitió elevarse sin problema, sin tener que quemar energías. Tenía que cuidarlas ya que las iba a necesitar para esta nueva etapa, desconocida e incierta.

Atrás dejaba una época, un tiempo. Los recuerdos la acompañarían, pero no como una pesada carga, sino como un tramo en la línea de su vida.

No miró hacia el punto de partida. Para qué, sino pensaba volver. Solo el horizonte le marcaba su nueva dirección. Su norte.

Sabía de la soledad del viaje. Pero esto ni la perturbó, ni la amilanó. La libertad era su compañera.

Abajo el mar tranquilo, reflejaba la imagen distorsionada de su otro yo. Aquél que fue, y que de golpe se asustó de seguir siendo.
Un arrebato, una decisión meditada, o un no saber que hacer. Una serie de preguntas sin respuestas.

Mientras tanto se iba alejando de su lugar, y ya la corriente cálida no la ayudaba. Ahora era su fuerza para volar la que debía utilizar y sobre la cual debería confiar.

Lejos de un punto de descanso, en el medio del mar, sus fuerzas empezaban a flaquear.
Volver o seguir. Regresar a lo seguro, o arriesgarse a lo desconocido.
El dilema la empezó a incomodar.

Lamentablemente con el tiempo la perdimos de vista, y nunca pudimos saber cual fue su elección……

sábado, junio 18

LA VERDAD VERDADERA


Punzante, hiriente, siempre presente.
La verdad nos duele, y no nos miente
Nos muestra la realidad
Que la mente oculta y disiente

Cala como el frío patagónico
Corta como hoja de afeitar
Nos muestra el único camino
El que siempre quisimos evitar

A veces la endulzamos
O la disfrazamos de cordero
A la verdad no la quiero
Sangrante bebedero

Los niños y los borrachos
Dicen ser los más sinceros
Ya que no tienen noción
De sus dardos certeros

Cuando el dolor queremos eludir
A uno mismo o a terceros
Buscamos en la mentira
Refugio de los sinceros

Nos cuenta comprender
Que la mentira es efímera
Ya que la verdad es paciente
Y sale a luz de primera

Hay mentiras grandes
Y también de las pequeñas
Hay mentiras piadosas
Pero solo con la verdad enseñas

Pensamos con ignorancia
Que el tiempo colabora
Al ocultar una verdad
Que infunde dolor ahora

No quiero seguir mintiendo
Aunque esto llegue a herir
La verdad me dará paz
Aunque sea difícil de digerir

martes, junio 7

EL DOMINO DE LA VIDA


Acción y reacción. Al final todo se resume a eso. Solo un cuerpo inerte, sin vida, no entiende de estos movimientos.
Todo ser humano actúa, para bien o para mal. Por culpa u omisión. Eso afecta a otros que empiezan a influir en otros más, y el movimiento se va exponenciando.
Como la teoría del caos, según la explicación corta: el aletear de una mariposa en una punta de mundo puede ocasionar por efectos no explicados, un terremoto en el polo más alejado.

Así comienza el día de todo ser humano, como una ficha de domino conectada a una interminable fila de los mismos, que se entrecruzan, y entrelazan, formando figuras que se pierden en el horizonte, lejano y desconocido.

El primer paso es la primera acción. La ficha cae, y golpea a la siguiente, y el efecto domino de acción y reacción hace su juego.
Impactamos o somos impactados. Nadie queda a salvo de esta interconexión vivencial.

Nos queremos correr de carril para apartarnos del juego, que no quisimos elegir jugar, o al cual ya estamos cansados de jugar.
Imposible. Siempre hay una ficha que nos vuelve al reducto.

La vida de todos se hilvana cual telaraña, sobre la que quedamos atrapados. Y eso es la vida. Ser una parte del todo.

Nuestras acciones pueden ser calculadas y meditadas, sin dejar nada librado al azar, como el experto jugador de ajedrez que analiza antes de jugar una ficha, todos los movimientos posibles.
Pero la vida no es un juego de a dos, en un tablero plano con solo 64 casilleros y 32 fichas. Ni el 3D puede explicar las dimensiones que alcanza la vida jugada por todos.

Y las fichas siguen cayendo, empujándose unas a otras. Parece un tsunami de interacciones, con y sin conexiones entre sí.
¿Cómo sobrevivir a este arrollar caos? ¿Dónde queda la independencia, el aislamiento, la quietud?
¿Podemos resistirnos al vaivén existencial, o debemos dejarnos llevar por su impulso desorganizado?

La racionalidad y la rigidez no tienen cabida en este domino de la vida. El dejarse llevar en la corriente sin destino aparente, parece ser la ley natural.
El camino al no destino, a la incertidumbre, es la regla de juego. Aceptalo o perdiste……

sábado, mayo 28

EL VINO Y LA MUJER


Esta semana terminé un curso de introducción al mundo del vino. Más allá de haber reforzado conocimientos para poder disfrutar más la degustación de un vino, me asombró las similitudes que tiene dicha bebida con las mujeres.
En este breve post intentaré resumir algunas de las características en común que pude apreciar durante el curso.
Los invito a meditarlas.

El vino es el jugo que se genera de la fermentación de los azúcares de la uva para transformarse en alcohol, gracias a la interacción de las levaduras.
Como una mujer que nos embriaga con su dulzura.


Un vino puede ser joven, y fresco. Su degustación puede ser intensa pero pasajera.
Aunque también puede ser maduro, con carácter, al cual hay que saberlo esperar, para un disfrute más duradero.

Al vino se lo puede catalogar como: carnoso, con cuerpo, empalagoso, fino, franco, intenso, maduro, picante, tranquilo.
También puede ser ácido, amargo, aromático, equilibrado, complejo, generoso, seco.

El vino, al igual que la mujer, nos despierta los sentidos, los alborota, y nos obliga a buscar la esencia que le da origen a dicho proceso.
Su bouquet nos seduce, y nos invita a seguir saboreándolo.

La uva es frágil, y su maltrato hace que se pierdan vinos de calidad. En cambio un cuidadoso trabajo, logra que la uva nos devuelva aromas y sabores inolvidables.

El vino puede ser bebido con rapidez, o lentamente. En el primer caso dejamos de lado sus aromas ocultos. En el segundo, logramos un disfrute persistente, y placentero.

El vino con el tiempo pierde sus colores claros y se oscurece, pero no por eso pierde su personalidad. Es más, muchas veces la misma se asienta, y nos entrega un espectro de sensaciones ocultas a primera vista.

Cuando se destapa un vino, los aromas fluyen. Uno puede ir descubriendo que es lo que se esconde en dicho vino. Perfumes, edades, estilos, características que nos van guiando hacia el disfrute.

Un vino puede tener un ataque dulce, con un final amargo. O también puede mostrarnos un equilibrio entre dulzor y acidez, con un final de boca agradable.

Como vemos, en la descripción de los vinos encontramos muchas características, que nos recuerdan a las mujeres.
Por eso, cuando quieran potenciar el disfrute de un buen momento, tómense una buena copa de vino acompañado de una mujer. Como bien se dice en la jerga, un excelente maridaje......

martes, mayo 10

Y UN DÍA JUEGUE A LAS ESCONDIDAS CON LA FELICIDAD…..


Me levante aburrido, desmotivado, y sin saber que hacer. No se me caía una idea de cómo afrontar el día.
De pronto una chispa de luz iluminó mi ser. “Y si juego a las escondidas con la felicidad” me dije para mis adentros.
Empecé a contar….1, 2 ,3...., 10…., 20….50….100, zapatilla de goma el que no se escondió se embroma.

Por donde empezar. La felicidad no es fácil de encontrar. Empecé por lo más fácil, mi familia. Empecé por mis hijos.

Ahí la busque el día de sus nacimientos. Sus llantos primerizos me distrajeron. Cuando me quise dar cuenta ya eran niños. Había que jugar, bañarlos, darles de comer, dormirlos.
Al final de semejante tarea ya eran adolescentes. Ahora no me cuestionaban, y yo seguía buscando la felicidad.
Finalmente maduraron, se recibieron, se pusieron a trabajar, y se casaron.
Ya estaban viviendo fuera de casa, y yo todavía buscando la felicidad. Pensé que la iba a encontrar enseguida, pero se había escondido bien.

Seguí con mi mujer. En la época de novios debería estar. En las primeras salidas. Sino seguro en nuestro casamiento, o en la luna de miel. Ese lugar no falla para encontrarla.
Tal vez en los años de padres, o en los momentos de soledad, aquellos en que nos encontrábamos solos sin responsabilidades que nos distrajesen. O en la vejez.
Pero no. Tuve que seguir buscando.

Tal vez en el trabajo. Ahí uno desarrolla su potencial. Hace una carrera. Gana dinero. Ahí seguro estará la felicidad.
Días enteros trabajando. Diez, doce, catorce horas por día. Fines de semana dedicados al culto del trabajo. ¿Cuanto más puedo trabajar para encontrar la felicidad?
Pero seguía bien escondida.

Decidí buscarla en el estudio. Carrera. Una segunda carrera. Un postgrado acá y otro en el exterior. Cursos y maestrías. Debería encontrarla entre los libros o los apuntes.
Nada. Ni un solo rastro.

La busque en los viajes. Empecé por los lugares cercanos. Después recorrí el país, y el mundo. Conocí culturas, gente, lugares. Pero ni un rastro de la felicidad.
¿Se habrá escondido en la luna? Las reglas eran claras; solo valía en este mundo. La felicidad del más allá no contaba.

Por fin se me ocurrió algo distinto, los amigos. Salí con ellos. Busque nuevos. Me senté con todos. Les abrí mi alma.
No hubo caso. La felicidad no mostró ni la “f”.

Escuche que se escondía en la bebida. Probé con un vaso de whisky. Después con dos. Finalmente con la botella entera.
No recuerdo mucho, pero se que no la encontré.

Me faltaba la religión. Católica, protestante, judía, evangelista, y musulmana. También probé con la magia negra y con la blanca. Nada. ¿Felicidad donde estás?

De la religión salte a la solidaridad. Ayudar al necesitado. Ahí debe estar.
Empecé con los pobres y con los abandonados. Seguí con los inválidos y los discapacitados. Dar, supuestamente genera felicidad, pero la felicidad no estaba.

Nunca había perdido a las escondidas con nadie. Me costaba reconocer que estaba vez sí. Siempre hay una primera vez.
Me senté en la vereda abatido.
Ya estaba por darme por vencido cuando una anciana se me acercó.
Su rostro arrugado y marcado por el tiempo revelaba acumulación de años, aunque también de experiencias.
Interpretó mi situación, y solo me dijo: “No la busques más. Estuvo siempre escondida detrás tuyo”. Y como vino se fue.

Gire y la vi. Primero recordé. Luego soñé, pensé, valoré, y disfruté. Al final reí y lloré.
Había encontrado a la felicidad……

lunes, abril 25

EL SISMO


Todo fue planeado con cuidado. Un equipo de expertos ingenieros en terremotos, trabajaron arduamente para diseñar la estructura. Una estructura flexible para resistir los sismos.
Para ello estudiaron el tipo de diseños utilizados en Japón, Chile, y otros países propensos a los terremotos.
También expertos en sismología aportaron sus conocimientos.

Para la construcción se creó un conglomerado de las mejores empresas constructoras del mundo.
Las mismas decidieron utilizar un material especial desarrollado por la NASA para vuelos espaciales. Un nuevo material moldeable, flexible, pero duro como el acero. Ya había sido probado con excelentes resultados. No había forma de que el mismo se pudiera deteriorar ante cualquier terremoto.

El equipo de ingenieros y las constructoras trabajaron sin dejar ningún cabo suelto. Iba a ser el edificio indestructible. A prueba no solo de terremotos, sino hasta de explosiones nucleares.

La inauguración fue impresionante. Todos los canales del mundo transmitieron en directo el evento. Los periodistas lo bautizaron el Edificio Eterno.
Todos querían adquirir un metro cuadrado. Si había un lugar seguro en el mundo para vivir, ese era el Edificio Eterno.

Pero todo lo que el hombre construye tiene su punto débil. No importa cual fuerte haya sido la estructura, ni cual fue el proceso utilizado para construir piso sobre piso. A veces el mínimo sismo puede sacudir y derribar una fuerte estructura hasta sus escombros.

Así si fue como sucedió. Los sismógrafos no lo detectaron, pero el sismo llegó. No fue intenso, pero alcanzó para desbastar al Edificio Eterno que quedó convertido en polvo literalmente.
Lo extraño fue que construcciones más precarias a su alrededor no sufrieron siquiera un daño en sus ventanas.

El mundo quedó mudo, asombrado.

Solo un anciano comentó: “el ser humano cree tener todo controlado. Su vida, su trabajo, su familia. A veces el mínimo cimbronazo termina rompiendo una estructura que le sirvió durante gran parte de su vida, y tiene que comenzar de nuevo. Uno no sabe por donde vendrá el sismo que le movilizará la estantería, y le cambiará su destino”.

Y continuó sin saber si era escuchado o no por el resto de la gente; “¿Cuantos replanteos existenciales se producen en el ser humano cuando este cree tener todo bajo control, y por eso duerme tranquilo?
¿Quién no hace un viraje de su vida en determinado momento buscando otras alternativas?
¿Dónde queda la seguridad, y una estructura firme, a la que uno se aferra, cuando aparecen nuevos elementos o personajes frente a nuestra vida?

Por eso la estructura más firme y duradera se va armando día a día, y con lo que se tiene a mano. A veces los elementos no son los mejores, pero pueden transformarse en los más sólidos.”.

Finalmente se marchó, dejando una frase final; “el Edifico Eterno fue un ejemplo más de lo que nos pasa a los seres humanos”.

martes, marzo 29

LA SOLEDAD


Hay dos formas de soledad; la física y la emocional. La primera es más notoria a simple vista. La segunda no es tan visible, ya que muchas veces la ocultamos.

Considero que el ser humano por naturaleza es sociable, y necesita vivir acompañado. Lo difícil es buscar esa compañía, ya que debe ser un complemento, no un estorbo. Por tal motivo muchos deciden estar solos física y emocionalmente, aunque como esta última es antinatural, desde mi punto de vista, no terminan siendo felices.
Tal vez lo planteen como una situación deseada y superada, pero interiormente deben seguir buscando la compañía que los complemente.

No hay que confundir los momentos de soledad que uno busca, donde uno puede disfrutar de estar con uno mismo, con la soledad como musa de pensamiento y miradas profundas.
Considero que hace al enriquecimiento interno estar solo de vez en cuando, y poder tomarse su tiempo para hacer lo que uno quiere sin estar dando explicaciones.

Es cierto que hay gente que no puede estar ni un momento a solas. Será que tienen miedo de enfrentarse consigo mismo, y encontrarse que no tienen nada, o que su vida interior está vacía. Eso los hace dependientes, y saltan de relación en relación cuando se empiezan a quedar solos.

También nos puede suceder que a pesar de no estar físicamente solos, sintamos una soledad interna como causa de no conseguir ese complemento que tanto necesita el ser humano.
Esto también nos sucede en reuniones donde no nos sentimos cómodos con el resto, y nuestra mente empieza a vagar en busca de un refugio de soledad que nos permita escapar de ahí.

¿Cuantas veces hemos escuchado el famoso cliché; “más vales solo que mal acompañado”? ¿Es real esta afirmación, o solo un paliativo que intenta reconfortar una soledad que nos alcanza?
Obviamente que nadie va a estar con alguien que no lo complementa, pero de ahí a dejar de buscar es otra cosa.

Supongo que la soledad más triste debe ser cuando uno pierde a su pareja de toda la vida, y debe empezar a lidiar con la soledad del día a día. Es cierto que hay otros seres queridos que pueden querer llenar ese espacio, pero no alcanza. ¿Será por eso que muchas parejas mayores, cuando muere uno, al tiempo también muere el otro? ¿Será que la tristeza lo va llevando a dejarse morir?

Pero para no ser dramático, también existen situaciones agradables como cuando uno vuelve de un viaje, y se reencuentra con la gente que quiere. Después de un tiempo en soledad, forzada o no, llega el recuentro y el confort de la compañía.

Tal vez por ahí podemos empezar a buscar la solución a la soledad no deseada, recuperando aquello que queremos, que amamos.
La búsqueda puede partir de cero, o ser un redescubrir de aquel a quien habíamos perdido u olvidado. A veces corriendo el árbol, podemos ver con claridad el bosque que nos complementa.

Las relaciones humanas son complejas porque nosotros somos complejos, y esa complejidad nos lleva a separarnos de la gente hasta el punto de llegar a sentirnos o a estar solos.
Por eso la simpleza, que no es conformismo, nos une. A veces es cuestión de intentarlo, y saber que quién nos complementa esta al alcance de la mano.

Salir de la soledad es una actitud. El cambio tiene que venir del interior. Para dejar de estar solo primero tenemos que abandonar los vicios que nos aíslan.
Mantener la postura “soy como soy, y al que le guste bien, y al que no también” es una invitación a la soledad.

Es difícil, a partir de cierta edad cambiar. Pero no es imposible transformarse en un ser más sociable, donde aprendamos a ser más tolerantes y saber que en la multitud que nos cruzamos a diario, existe la persona con quién nos arriesgaríamos a abandonar la soledad.
Pero si no le ponemos actitud seguiremos solos, y mal acompañados. O sea, con uno mismo.

domingo, marzo 20

Y UN DIA LOS HOMBRES DESAPARECIERON


Esa noche ninguna se puso de acuerdo, pero el sentimiento fue unánime. No se ha podido unificar ni las razones y ni las causas, pero todas se fueron a dormir con un solo pensamiento cargado de enojo; “que desaparezcan los hombres de la faz de la tierra….”.

Un deseo tiene fuerza, pero cuando se unen millones de deseos iguales, los mismos generan vida propia, y ocurren.
Así fue como el amanecer del día siguiente fue diferente. Ya no había hombres.

Primero fue la sorpresa. Luego fue la realidad.

Mujeres dominadas, sumisas, corriendo desesperadas sin saber que hacer con su libertad. Quien les diría que hacer. Como encontrarían el pensamiento propio.

Feministas marchando en fila, con el pecho (¿busto?) inflado, y con paso marcial sonreían a todos aquellas mujeres que se les cruzaban, disimulando la tristeza del final de una batalla la cual en el fondo no deseaban terminar.

Las histéricas desconcertadas al haber desaparecido la razón de su existencia. Que harían con sus eternos cambios de ánimos. Perderían esa volátil capacidad, se preguntaban sin encontrar respuesta.

Por otro lado las ejecutivas no se molestaban en analizar la situación. Solo se ocupaban de sus nuevas funciones, ahora con un sueldo igualitario al de los hombres, aunque por lo bajo se preguntaban si al no haber más hombres realmente podían decir que ahora ganaban igual que ellos.

Los casos seguían.
Las amantes se habían juntado en una esquina a compartir su angustia. Tanto amor para dar, y nadie para recibir. Cuantos lechos calientes por la noche, empezaban a enfriarse.

Las amas de casa, luchadoras incansables y pilares de la familia, no sabían a quien esperar con la comida caliente a la hora de la cena. Con quien compartirían una charla amena sobre los hechos del día.

Pobres, las melancólicas cerraban sus diarios personales con muchas hojas en blanco por escribir, pero sin historias para recordar. Donde encontrarían ahora una razón para poder llorar en soledad.

Las ancianas esperaban en el portal de sus casas sin saber ahora con quién salir a caminar de la mano para recordar una vida en pareja, llena de recuerdos y vivencias.

Las jóvenes, inexpertas, sin haber tenido nunca la oportunidad de conocer su primer amor, se miraban incrédulas, tranto de imaginar de cómo sería un primer beso.

La compañera, aquella siempre presente, con la capacidad de la palabra, la mirada o el gesto justo. Sabiendo cuando amar o cuando callar.
Una ola de soledad las invadió y paralizó sin saber como encarar esta nueva realidad.

Las niñas eran quienes menos entendían. Ya no tenían a aquel molesto ser que siempre corría detrás de una pelota, rompiendo la tranquilidad de sus recreos, momentos de secretos y picardías. Pero también sentían que la capacidad de sonrojarse había volado junto con esos “chicos brutos”.

En otra punta, desoladas, lloraban las madres. Siempre con un corazón equilibrado entre el amor a sus hijos varones y mujeres, ahora inclinado hacia el vacío.

Finalmente decidieron formar un grupo de exploración para ir en búsqueda de los hombres. Se habían dado cuenta que con sus vicios y virtudes, los hombres eran su complemento.

El grupo caminó días, meses. Cruzó océanos, mares y lagos. Escaló montañas, atravesó selvas y pantanos.
Finalmente encontraron los primeros rastros. Envases de cerveza tirados. Luego calzoncillos y medias. ¡Estaban cerca!

Al llegar a la cima de la siguiente montaña los pudieron divisar. Estaban todos reunidos, tomado alcohol o jugando a las cartas. Otros hipnotizados frente al televisor viendo el partido del domingo.
Nada parecía afectarlos, ni preocuparlos. Se diría hasta que parecían felices. No parecía….¡eran felices!

El grupo se miró. No hubo falta esbozar ninguna palabra. Con el cansancio de la derrota dieron media vuelta y retornaron para no volver.......

lunes, marzo 7

ME CAIGO Y ME LEVATO


Mi padre, que Dios lo tenga consigo, solía utilizar unas puteadas que hoy se las vería como graciosas. A modo de ejemplo: la punta del obelisco; bolas triste, me cacho en diez entre otras, y me caigo y me levanto.

Esta última siempre me llamó la atención. En realidad más que una puteada, parece una actitud frente a la vida. Me caigo y me levanto, o sea, nada me va a frenar. Ante el mal tiempo buena cara.

Reconozco que él la usaba más como una puteada que como una actitud frente a la vida, aunque por suerte a mi quedó como una reflexión.

La vida no es ni buena ni mala. Las cosas que nos ocurren pueden ser generadas por nosotros o no, pero como las encaramos depende totalmente de nosotros.
Hay gente que frente a la desgracia siguen cayendo, y otros ante la misma situación renuevan sus poderes.
Yo me considero parte de este último grupo.

No digo que uno sea inmune, pero no soy de los que se quedan abatidos. Suelo tener un duelo de 24hs, y adelante. Me encantan los desafíos. Y cuando las cosas se ponen difíciles suelo tener más fuerza.
Esto me hace acordar al título de una película muy mala “Retrocede nunca, rendirse jamás” de Jean Claude Van Damme.

Estoy pronto a cumplir 50, con lo cual se supone que algo de experiencia en la vida he adquirido, y a veces me dan ganas de transmitir algunos consejos a quienes quieran escucharlos:

1. la vida es única, y hay que vivir cada día con intensidad
2. uno es dueño de su destino, más allá de que algunos se interpongan en el mismo
3. buscar justificaciones de porque nos pasa tal o cual cosa puede ser un paliativo, pero no sirve de nada
4. el pasado nos puede servir como experiencia, pero el futuro es incierto con lo cual hay que estar preparado para lo desconocido
5. cargar la mochila con el pasado nos va a frenar el avance
6. lo que nos resulto exitoso en el pasado no necesariamente puede llegar a serlo en el futuro
7. las crisis son oportunidades, más allá del sufrimiento
8. rodéate de gente que tenga tus ideales, y conforma un equipo para llegar a la meta. Llegar solo es difícil y triste
9. abrirte y mostrar tus debilidades, no te hace vulnerable, sino humano, y con humanos es como se conforma un buen equipo
10. quien no conoce una derrota no valora una victoria
11. llegar al podio y ver a la familia de uno entre la multitud es más importante que el podio mismo
12. no es cierto que en la cima este uno solo, salvo que para llegar haya trepado sobre otros
13. la motivación viene de adentro. No la esperes desde afuera
14. para llegar primero tenemos que saber a donde queremos ir

Podría seguir. Hay muchos que los podemos encontrar en los libros de autoayuda, lo que confirma que las experiencias y las conclusiones que se obtienen son parecidas para todos.
Por eso aprende de los demás, y pónenle tu cuota de inspiración a la vida.

miércoles, febrero 16

LA HORMIGA FILOSÓFICA


Como todas las mañanas las hormigas salían a buscar alimentos para su hormiguero. Primero enviaban exploradoras de a dos, para que una vez encontrados los alimentos avisaran al resto.
Dentro del grupo de las exploradoras había una a la que llamaban la hormiga filosófica ya que siempre sacaba temas abstractos sobre los que ninguna de sus compañeras quería conversar.
Jamás hablaba de fútbol, ni de las últimas novedades de gran hermano, y menos del ridículo final de Malparida. Siempre preguntas sobre la vida.

Esta vez le tocó el turno a una novata hacerle compañía, y al desconocer de quien se trataba aceptó gustosa hacer pareja con la hormiga filosófica.

No habían transcurridos tres pasos desde la salida del hormiguero que nuestro personaje le preguntó a la novata; “¿Qué quieres de la vida?”

“Eh”, contestó sorprendida la novata. “¿Qué quiero de la vida? No sé, vivir”.
“¿Y que significa para ti vivir”, repreguntó la hormiga filosófica.

“Déjame pensar un poco”, respondió la pobre novata. No sabemos si realmente porque quería pensar o porque quería hacer tiempo.

Al rato exclamó; “para mí vivir significa ayudar al hormiguero, conseguir una compañera, tener hormiguitas, y evitar ser atrapada por el maldito oso hormiguero”.

Enfurecida nuestra filosofa le retrucó; “¿Nada más? Esos es todo lo que quieres de la vida. ¿Donde están tus desafíos? ¿Por qué malgastar la vida con tan poco?”
Y continuo, “No sabes que la vida es única. Que tienes una sola oportunidad de vivirla. ¿Cómo puedes conformarte con tan poco?”

“Si eres de aquellos que creen que hay otra vida después de esta. Una vida eterna llena de felicidad, te voy aclarando que allá tendrás todo servido. Que no tendrás la emoción y los riesgos de equivocarte. Será todo tan previsible que solo te acostarás en el pasto a comer uvas. No tendrás esas sensación al despertarte de cómo será este nuevo día, y si llegarás a la noche.”

“¿Desafíos? Nada. Todos los días serán iguales. Es más será un día eterno. ¿Te imaginas que aburrido? Todos felices. No habrá oportunidad de sentir el resto de las emociones. Todo será demasiado perfecto y predecible. ¿Dónde quedará la sorpresa, el asombro, la incertidumbre? Eso no es vida. ¡Es muerte eterna!”
“O sea que si desaprovechas esta oportunidad de la vida, luego no podrás hacer todo aquello con lo que te hayas quedado con las ganas de concretar.”

La novata aprovecho que la hormiga filosófica estaba tomando aire para poder continuar con su discurso, y le comentó: “Pero yo no creo en la vida eterna.”

Ya con aire en sus pulmones la hormiga filosófica prosiguió, “O sea que crees en la reencarnación. Crees que en la otra vida serás otro ser viviente. Imagina si te toca ser un oso hormiguero y te comes a toda tu descendencia. ¿Para ello quieres tener hormiguitas?
Y una pareja, que tal vez luego te la comas. ¿Para que te sirven tus objetivos? Son todos muy predecibles y poco variados. Un estándar que le dicen. Desperdiciarás tu vida de hormiga de esta manera. Cuando reencarnes en otro ser viviente nada volverá a ser lo mismo, y tu única oportunidad de vivir como hormiga la habrás desperdiciado en tan pobres objetivos de vida”

“¿No crees que tienen mucho por vivir y experimentar? Imagina que vas a una heladería por única vez en tu vida, ¿pedirías solo un gusto o tratarías de probar la mayor cantidad posible de sabores? La vida es así. Hay mucho para probar.”

Nuevamente tuvo que tomar aire, y la novata aprovecho para aclararle, “Pero yo no creo en la reencarnación.”

Automáticamente la hormiga filosófica prosiguió, “entonces eres de los creen que mueres y listo. Que pasas a ser alimentos de los gusanos. Pero entonces, ¿para que quieres tener una compañera y hormiguitas?”

“Vienes a esta vida por única vez, vives simplemente, y “plaf” te evaporas. Todo un esfuerzo desperdiciado.”
“No sabes que el derecho que se te ha otorgado de la vida, implica que debes vivirla al máximo para que la misma haya tenido un significado. ¿Quién te crees que eres para tener más derecho que otra hormiga que no pudo nacer en tu lugar? Te debes a ella, y debes vivir para justificar su no nacimiento.”

A esta altura, nuestra novata ya no parecía más novata. Estaba montando en cólera, y comenzó a hablar en un tono de voz, que nuestra filósofa no la pudo interrumpir.
“Escúchame por primera vez, y cierra el pico. No creo en la vida eterna, ni en la reencarnación, ni en la muerte y punto. Solo pienso en la vida como algo muy importante y es así como la quiero vivir.”

“Si quiero buscar una sola compañera es porque eso es lo que más me gusta. Buscaré alguien que me complemente, que me dé alegrías y tristezas. Con quien pueda disfrutar de los buenos momentos y apoyarme en los malos. A quien pueda ayudar, socorrer, hacer reír, y lamentablemente también hacer llorar, sabiendo que luego me perdonará ya que me comprende.”

“Se que no será fácil, y que una vez que la elija aparecerán opciones que luego me parecerán mejores. Pero también debemos enfrentar el hecho de que la vida es única y que no podemos estar cambiando todo el tiempo, sino nos pasaremos la vida entera probando helados y no disfrutando de ninguno.”

“Como tu dijiste, hay que corre riesgos. Pero también debemos aceptar las responsabilidades de nuestras decisiones”.
“La vida es única y como tal no podemos perder todo el tiempo buscando el gusto de helado ideal ya que no existe. Tampoco seguir comiendo el mismo gusto si vemos que nos hemos equivocado. Pero lo peor que nos puede suceder, es pasar de gusto en gusto buscando el ideal ya que habremos vivido sin saborear ninguno.”


“Perfecto, ahí quiero llegar”, finalmente nuestra hormiga filosófica pudo retomar el manejo del diálogo.

“Concuerdo con que uno tiene que ser responsable de sus decisiones para lo cual tiene que tomarlas con sabiduría, y que eso no implica sacrificarse o inmolarse de por vida si ve que se equivocó. Hay opciones, tal vez dolorosas, pero que a la larga pueden ser beneficiosas para las partes. Si eliges helado de pistacho y no te gusta, puedes dejarlo y buscar un gusto más agradable.”

“Correcto”, afirmó la novata. “Pero para eso primero tengo que tener una idea de cómo es el gusto de pistacho para no equivocarme en la decisión. No es cuestión de tirarme de cabeza al primer gusto, pero tampoco a la primera cucharada decidir que no me gustó.”

“La vida implica ir eligiendo un camino en cada bifurcación, y no lamentarse por el camino que se desecho. Mi idea es llegar a viejo habiendo disfrutado de cada camino elegido, incluso de aquellos de los cuales me equivoqué al elegir, y tratar de dejar mi huella en la mayor cantidad de caminos posibles.”

“Mi vida será inútil si me quedo estático en una bifurcación sin animarme a seguir uno u otro camino por miedo a equivocarme. No por eso tomaré cualquiera. Seré responsable, pero decidido al fin.”

Ambas hormigas estaban tan concentradas en la discusión, y contentas de estar encontrando un punto en común que no pudieron notar la presencia de un oso hormiguero que en un segundo se trago a ambas.