domingo, octubre 24

VIDA LA BUENA VIDA


La vida es una amalgama de encrucijadas y dualidades. Son idas y vueltas en busca de un sentido. Nuestro sentido. Nuestra vida.

¿Quien no quiere disfrutar de la vida? Es única. Podemos tener distintas creencias religiosas o no. Podemos creer en la vida eterna, o en la reencarnación, pero nuestro paso por este mundo es único, y debemos hacerlo único.
La vida no da revancha.

Dejar una huella, una razón, un recuerdo. Debemos escuchar cuando nos marchemos: “…acá parte uno que se embriagó de vida”.

¿Y por que nos cuesta ser felices? La sonrisa es gratis. Irse a dormir pensando en que mañana vamos a hacer un día distinto, y levantarse de la misma manera también es gratis.

Dejemos las mochilas del pasado, y vivamos ligeros el presente. Solo así iremos definiendo nuestro futuro, aquel que nosotros tenemos que provocar, y no que nos venga dado.

Busquemos relacionarnos con gente que busque también vivir. Potenciémonos. Hoy en día con multiplicarnos no alcanza. La tristeza acecha.

El tiempo pasa. No nos estacionemos a ver pasar el tren. El próximo tal vez no llegue.
No importa a donde vaya, nosotros sabremos llegar a nuestro destino. Solo tenemos que subirnos.

Fuimos niños, y de grandes perdimos la capacidad de soñar. La capacidad de errar. La capacidad de llorar.

Desterremos a ese adulto gordo y fofo que ocupa nuestro ser:
“Vuelve niño, vuelve….
“Que tu inocencia nos lleve por los caminos del asombro…
“Revuélcate en la simpleza de tu pensamiento…
“Vive y se feliz….”

4 comentarios:

adl dijo...

Muy bueno esto que escribiste, lo comparto plenamente y lo hablamos siempre cn mis hijos (de 12 a 29 años)uno aprende mucho de ellos, y ellos algo de uno (eso espero) Ja, ja

Anónimo dijo...

Excelente post!! y muy real.
Creo que tiene que ver con que de niño no tenemos grandes responsabilidades o preocupaciones mayores, que a medida que vamos creciendo estas aumentan tambien. La cargas son mayores. Pero no por eso tenemos que aferrarnos tanto a todas las preocupaciones que nos aquejan y si poder encontrarle gran valor a las pequeñas cosas que nos da la vida. Ya sea por casualidad o porque nosotros las provocamos. Como sea hay que aferrarse a lo bueno y lo malo intentar que se vaya ( lo mas rapido posible..)
Y como bien mencionas, el tren pasa; esta en nosotros sentarnos a verlo pasar y subirse a el. Creo que es mejor subirse al tren de la vida y disfrutar de todo lo bueno que nos puede brindar (si asi lo queremos).
Beso grande,
Mariana R

Cosi dijo...

La felicidad no existe.... Lo que existen son momentos felices... Y estos son los que hacen que la vida valga la pena... Poner la cabeza en la almohada a la noche y suspirar satisfecha recontando el día que pasó. Abrir los ojos a la mañana, estirarse, hacer una fiaquita y salir al dia como si fuera mañana de reyes... Que boluda!!! Hay dias en que me olvido...jaja

Antonio M. Castaño dijo...

Amén.