domingo, octubre 31

ODA A LA MUJER


Su génesis, según la religión judeo-cristiana, fue la costilla del hombre.
Su devenir histórico, fueron el resto de las costillas, nuestra entrega.

Emotiva, seductora, implacable, la mujer fue, es, y será la alegría, la tristeza, el sufrimiento, el padecimiento, y el deseo del hombre.

Mal llamado “sexo débil”. Motivo de guerras entre pueblos de la antigüedad.
Maldecida, maltratada, exaltada, y venerada, gran protagonista principal de la historia de la humanidad.

Sus miradas, sus gestos, sus posturas, su intelecto. En síntesis, su seducción, arma que utiliza para obtener la sumisión del hombre, a la cual este se entrega sin resistencia, sin queja.

Delineada por un eximio escultor, sus curvaturas embriagan al pensamiento lineal del hombre, quien abandona la cordura en busca de su conquista física, mental, y espiritual.

Su corazón es un trofeo de caza que todo hombre desea obtener.
Su cuerpo es un reducto cálido al que todo hombre quiere llegar y disfrutar.
Su espíritu es indomable, el cual aún no ha podido ser ni conquistado ni domesticado.
Su mente es un laberinto inexpugnable, donde es muy fácil perderse en un enjambre de juegos y locuras.

Proveedora de vida. Compañera de triunfadores. Hacedora de sufrientes. Torturadora de corazones.
Es la dualidad de la vida, es el amor y el odio. Su amor es infinito, su venganza también.

No hay peor fiera en el mundo que una mujer con el corazón herido. No hay mejor compañía que el de una mujer con el corazón conquistado.

Multifacética. Enigmática. Indescifrable. Querible. Llega hasta donde quiere llegar, no hasta donde los hombres creemos dejarla llegar.
Sus límites son el universo. Su alimento somos los hombres que le damos vida eterna.

Es fuente de inspiración, de deseo, de desdicha, de vida, de pasión.
Es la piedra con que tropezamos una y otra vez, y con la cual queremos, y deseamos, seguir tropezando.
Es el principio y el fin. Y también el “intermezzo”.
Es el canto de sirenas que enloqueció a Ulises.

Impetuosa, arrogante, cálida y gentil.
Lobo disfrazado de oveja.
Ambigüedad de ternura.
Cálida y fría.
Refugio de los hombres.

Mujer cuanto daño nos has hecho, pero sin embargo te queremos.

¿Quién pude decirse feliz, sin haber amado nunca a una mujer?
¿Quién puede decir que ha vivido, sin haberse entregado nunca a su piel sensible, cálida y suave?
¿Quién pude decir que ha experimentado las distintas emociones y sensaciones sin haberse embriago en su locura?
¿Quién puede decir que ha resistido la vulnerabilidad que nos produce el llanto y la risa de la mujer?

Por todo esto, te dedico estos pensamientos, Mujer. Nos seguiremos cruzando....

sábado, octubre 30

¿AHORA SOMOS TODOS KIRCHENRISTAS?


Nestor Kirchner murió en su ley, sin parar cuando la lógica medica así lo aconsejaba. Tras su última intervención en vez de descansar y reponerse, se mantuvo con todo en su alocada carrera política.

Su personalidad del todo o nada lo llevó a la tumba. ¿Para que acumular tanto poder para este triste final?
¿Patriota, como dicen algunos? ¡No, no seamos ilusos! Quien separa tanto a una sociedad no puede ser considerado al igual que tantos héroes históricos que construyeron este país.

Cuando una persona muere siempre es triste. Cuando una persona de trascendencia pública muere el análisis es otro.

Nestor Kirchner el político generó amores y odios. Desunió a una sociedad que le cuesta encontrar su rumbo. A un país que sigue buscando un salvador, sin entender que todos somos ese salvador.


Nestor Kirchner no quiso cambiar el país. Solo quiso ser el timonel de turno. Actuar tal caudillo a lo cual nos tiene acostumbrado el peronismo.
Ahora queda ver quien tomará ese rol. No veo a una mujer ocupando dicho lugar, en un partido tradicionalmente machista.

Nestor Kirchner cambió el capitalismo del FMI como solía decir, por el capitalismo de amigos, o…. ¿testaferros?

Nestor Kirchner removió el pasado para que no podamos escapar de él. No para avanzar hacia el futuro.

Nestor Kirchner generó que cada pelea personal fuese una pelea nacional. Nos arrastró a sus caprichos forzándonos a ponernos en su vereda o en la del frente.
Nunca permitió caminos intermedios. ¿Patriota? ¡No!

Nestor Kirchner mantuvo el poder hasta que la muerte se lo arrebató. ¿Y que le queda a Cristina, la presidente, ahora?
¿Podrá con Moyano? ¿Podrá con el peronismo tradicional? ¿Podrá con los piqueteros y demás grupos “sociales”?
Y la mal llamada izquierda, que se afianzo al kirchnerismo en busca de la defensa de parte de los DDHH, ¿cederá su lugar?

Nestor Kirchner logró que opositores, de lo más diverso, se unieran en busca de un frente común para enfrentarlo. ¿Qué harán ahora que desapareció la razón de su génesis? ¿Volverán los partidos a ser partidos políticos diferenciables?

Nestor Kirchner no quiso morir a los 60 años. Mucho esfuerzo dedicado como para no poder disfrutarlo, pero como el cuento de la rana y el escorpión, estaba en su esencia.

Nestor Kirchner murió el miércoles 27 por la mañana en la tierra que lo vio crecer políticamente. Ese día sin quererlo de dejó una nueva oportunidad a la Argentina, aprender que el futuro es nuestro y que también hay grises.
Tenemos un año por delante para hacer un rápido aprendizaje. Espero que nosotros y nuestros políticos estemos.

A Nestor Kirchner, la persona, Q.E.P.D. Al político, la historia lo juzgará.


domingo, octubre 24

VIDA LA BUENA VIDA


La vida es una amalgama de encrucijadas y dualidades. Son idas y vueltas en busca de un sentido. Nuestro sentido. Nuestra vida.

¿Quien no quiere disfrutar de la vida? Es única. Podemos tener distintas creencias religiosas o no. Podemos creer en la vida eterna, o en la reencarnación, pero nuestro paso por este mundo es único, y debemos hacerlo único.
La vida no da revancha.

Dejar una huella, una razón, un recuerdo. Debemos escuchar cuando nos marchemos: “…acá parte uno que se embriagó de vida”.

¿Y por que nos cuesta ser felices? La sonrisa es gratis. Irse a dormir pensando en que mañana vamos a hacer un día distinto, y levantarse de la misma manera también es gratis.

Dejemos las mochilas del pasado, y vivamos ligeros el presente. Solo así iremos definiendo nuestro futuro, aquel que nosotros tenemos que provocar, y no que nos venga dado.

Busquemos relacionarnos con gente que busque también vivir. Potenciémonos. Hoy en día con multiplicarnos no alcanza. La tristeza acecha.

El tiempo pasa. No nos estacionemos a ver pasar el tren. El próximo tal vez no llegue.
No importa a donde vaya, nosotros sabremos llegar a nuestro destino. Solo tenemos que subirnos.

Fuimos niños, y de grandes perdimos la capacidad de soñar. La capacidad de errar. La capacidad de llorar.

Desterremos a ese adulto gordo y fofo que ocupa nuestro ser:
“Vuelve niño, vuelve….
“Que tu inocencia nos lleve por los caminos del asombro…
“Revuélcate en la simpleza de tu pensamiento…
“Vive y se feliz….”