sábado, mayo 22

BICENTENARIO



Uno de mis músicos preferidos, es Luis Alberto Spinetta. La verdad que no hace falta presentarlo (Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade, solista, etc. ). Músico, guitarrista, poeta.
De su basta trayectoria musical hay un tema de la época de Invisible que nos llama a la reflexión en esta semana patria que estamos transitando, 200 años, cuya letra dice así en una parte:

"Doscientos años de que sirvió
haber cruzado a nado la mar.
Una palabra , sólo una palabra
dame la brisa , dame toda brisa
suave junco , oh , junco de la orilla
dame una palabra"

Podríamos buscar varias interpretaciones a las palabras del poeta, pero prefiero avanzar con una libre interpretación:

“Que perdida de tiempo debe resultar hoy, para los colonizadores españoles que casi a nado, por lo inseguro que eran los viajes, en esa época, el haber llegado a nuestras tierras.
Vos junco, testigo de nuestro arribo a estas costas solo habitadas por los indios, llenas de un potencial inigualable, dame una palabra, un gesto, un acto, para demostrar que dicha hazaña de los marinos no fue en vano”.

Hoy estamos festejando la semana del bicentenario, y solo podemos ver peleas entre EGOS, sin ningún tipo de rescate a la actitud de los patriotas de Mayo, que aún con sus grandes diferencias, lograron dar el puntapié inicial a la creación de una nación.

Me pregunto, ¿Por qué no podemos dejar de lado nuestras diferencias en pos de acordar una serie de postulados comunes, que nos permitan tener una política de estado, la cual perdure más allá de los gobiernos de turno?

Esto es previsibilidad, real interés por el porvenir de todos, humildad, servicio hacia los demás.

Oficialismo y oposición nos deben mucho. Y seguirán debiendo hasta tanto no se dejen de mirar el ombligo de la soberbia.

Mientras tanto seguiré escuchando al “flaco” Spinetta cantar: “..una palabra, solo una palabra”.