lunes, diciembre 27

CRISTINA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS - COMPLETO

Esto lo publique hace un año en tres partes, pero dado que tiene mucha actualidad lo publico nuevamente en un solo post....
____________________________________________________

Estaba empezando a oscurecer, en un agradable día de primavera. Cristina estaba sentada en su banca del cenado, su lugar predilecto del jardín al cual llamaba cenado ya que recurría al mismo una vez terminada la cena.
En realidad, terminada era una forma de decirlo, ya que nunca sucedía. Resulta que el carácter adolescente de Cristina no le permitía llegar al final. Su creencia de que siempre tenía razón en todo, y su imposibilidad de manejar el impulso de siempre querer quedarse con la última palabra, la ponían en una situación de eterno conflicto con sus padres, razón por la cual volvía noche tras noche a su querida banca.

Esta situación no le preocupaba. Es más, la disfrutaba. Desde su banca del cenado, ella podía soñar con un sequito de seguidores, quienes aclamando su nombre, no dejaban de pensar en lo brillante, pensante, y líder que era. Así, ella, podía visualizarse como una estadista indiscutible. Una mujer de temple, y de armas tomar. Alguien a quien el destino la había elegido para esas cruzadas épicas, propia de los grandes de la historia



Pero a pesar de su visión soñadora sobre alguien diferente, con una mirada profunda a los problemas globales, no desatendía su lado femenino. Siempre con un vestido correcto, de última moda, adornado con una cartera del mismo tono, completando ese conjunto que la hacía ver glamorosa.

Su vida transcurría así. Esperando el mejor momento del día, cuando sus padres la enviaban a la banca, no para castigarla, sino para descansar de ella. Parecía un arreglo no formalmente planteado, ya que ella nunca hubiera aceptado algo en lo cual tuviera que respetar una formalidad.

Pero esa noche fue distinta.
No fue por los pensamientos fugaces girando dentro de su cabeza. Tampoco los discursos que solía practicar frente al hueco del árbol, de forma tal que sonaran más profundos. Y mucho menos los gestos que interpretaba, que de tanto practicarlos frente al espejo, ya los tenía incorporados a su ritual.
Fue el pingüino corriendo por el fondo del jardín lo que alteró su fantasía.

“Quien eres y que haces perturbando mi momento de gloria”, dijo en tono amenazante Cristina.


“¿Qué te pasa? ¿Estás nerviosa?”, contra atacó el pingüino con paso cansino. “¿Nunca viste un pingüino del sur? Ando buscando un prescindible”.

“¿Un prescindible? Si esos no sirven para nada”, apuntó Cristina, pero con tono de intriga.

“Resulta que necesito alguien que se ocupe de los quehaceres a los cuales ya no puedo atender. Además me tengo que ocupar de cosas más importantes” aclaró nuestro nuevo personaje.
“Debo buscar 11 camaleones para el equipo de fútbol contrario”, prosiguió con su explicación. “De esa manera me aseguro el partido, ya que a mitad de tiempo se cambian de color y somos todos del mismo equipo. Así no hay forma que pierda. No me gusta perder a nada”.

“Pero los camaleones tienen principios. No cambian su color por nada. Lo hacen cuando se sienten amenazados”, comentó Cristina, intentando buscar un argumento altruista, aunque se sintió incomoda al plantearlo.

“Todo es cuestión de verdes”, dijo el pingüino con seguridad. “Son herbívoros, y cual parásitos de la naturaleza el verde de las hojas les apasiona”.
“Si no me crees, ven y sígueme que te mostraré como funciona. Saltemos al hoyo”, y tras decir eso salió a la carrera hacia una urna que había al final del jardín, y a la cual Cristina nunca había prestado atención.

“Pero eso es una urna, no un hoyo. Quedaremos atrapados en el fondo de la misma”, comentó asustada Cristina.

“No te preocupes. Es solo una ilusión óptica. Todos piensan lo mismo que ti, pero la urna no tiene fondo, con lo cual todos los deseos y esperanzas que se depositen en ella se perderán para siempre”, y una vez terminada la frase el pingüino saltó dentro de la misma.

Cristina dudo por un instante, pero le atrajo la idea de aprender de este pingüino. “A mí tampoco me gusta perder a nada”, pensó. Y acto seguido saltó hacia su nuevo destino……


Caía y caída por el profundo hoyo. En las paredes se podía leer: “honestidad, valores, oportunidades, futuro, trabajo, esperanza, etc., etc.”. Todos los deseos y esperanzas perdidas tal cual le había dicho el pingüino.
Y seguía cayendo. “Se ve que para llegar hay caer muy bajo”, pensó para sus adentros.

Finalmente aterrizó en una pequeña habitación sin ventanas, con una pequeña puerta, una mesa con dos pilas de diarios, y el pingüino a punto de cruzar por la diminuta salida.
“Pingüino, aún no se tú nombre. El mió es Cristina”, a modo de presentación se dirigió a su nuevo amigo, mientras con esfuerzo se incorporaba de la reciente caída.

“Me dicen CA”, se presentó el pingüino. “K”, repitió Cristina. “No, CA”, aclaró suavemente. “Es un sobrenombre que me pusieron mis ex amigos por las veces que iba al baño....”, intentó aclarar.
“No entiendo”, replicó Cristina. “Al lado mío, con el tiempo entenderás” fue la contestación que recibió a cambio.



Finalmente CA decidió salir de la habitación, pero antes le explicó a Cristina: “para salir de acá tendrás que encogerte. Sobre esa mesa hay dos pilas de diarios. Uno te encoje y el otro te agranda. Lee el que te encoje y podrás pasar”. Y sin más que decir salió con su paso cansino. Cristina no tuvo tiempo de preguntarle cual era cual. Debía averiguarlo por sus propios medios.

Con una rápida mirada le atrajo el que hablaba bien de ella: “Es brillante. Es la estadista que todos necesitamos. La gente la quiere e idolatra. El mundo aclama la profundidad de sus frases y pensamientos…..”. Ahora se sentía inflada en su ego. En su vanidad. En su superioridad inmerecida. También sentía que ahora era mas alta. Se había equivocado de diario.
Tomó rápidamente uno de la otra pila, y comenzó a leerlo; “La soberbia le impide ver la realidad. No entiende hacia a donde va el mundo. El resentimiento que esconde detrás de una postura ideológica complica la convivencia entre quienes opinan diferentes…”. Cuán chiquita se sentía. Y en realidad también lo estaba.
Ya podría pasar por la pequeña puerta, pero ante de cruzarla se llevó un trozo del diario que más le gustaba, por si necesitaba recuperar su tamaño.

Ahora se encontraba en un frondoso campo, repleto de yuyos. Yuyos ricos en proteínas vegetales como ese cultivo nocivo para la humanidad, la soja.
Se puso a caminar entre medio del mismo, esperando encontrar a su nuevo amigo CA. No lo veía por ningún lado. Solo lograba escuchar un fuerte murmullo detrás de unos arbustos.
Cuando llegó a ellos pudo ver al pingüino sentado en una larga mesa junto a una morsa bigotuda, y a un animal raro. Mitad Pato, mitad Tero a quien apodó Patotero. Estaba rodeado de calculadoras, y solo apretaba teclas y más teclas, mientras las cintas impresas lo iban envolviendo al grito de: “estos precio tienen que bajar, estos precios tienen que bajar….”.

Estaban todo preparándose para tomar el “5 o’clock tea”, típico rito de costumbres importadas de aquellos que quieren aparentar ser otra cosa, ya que su pasado los condena.

Solo faltaba un mono que les sirviera y alguien cantaría bingo. “Bingo”, gritó CA. “Ahí viene la mona Delía a servirnos el té”.

Cristina salió de entre los arbustos y CA la presentó ante los comensales. “La morsa Aníbal, Morenito el calculador, y nuestra servil Delía. Ella es Cristina. Tiene aires de grandeza por lo cual la invite a conocer nuestro mundo”.
“Hola a todos”, se presentó Cristina tras incorporarse a semejante grupo.

La ceremonia del té transcurrió sin pena y sin gloria. Los presentes se dejaron llevar por recuerdos del pasado, los cuales iban sacando de pesadas mochilas acostumbrados a cargarlas, sin nunca desprenderse de las mismas.
“No hay nada mejor que remontarse al pasado, para justificar nuestras acciones del presente. Si nos olvidamos del pasado perderemos ese halo de respeto. Reivindicar el pasado es lo que nos permite nublar el presente”, exponía CA con toda vehemencia. Y a coro respondían los otros: “se siente, se siente, CA prescindente”.

“Gracias muchachos, pero ya no es más mi turno. Ahora es tiempo de otro prescindente”, agradecía CA al tiempo que miraba de reojo a Cristina.

Al cabo de un buen rato CA y Cristina se despidieron del grupo, y siguieron camino por el nuevo mundo.
Caminaron y caminaron hasta que llegaron a un alto muro. Se detuvieron sorprendidos ante la presencia de un hombre huevo parado en lo más alto del muro.

“¿Quién eres y que haces ahí arriba?”, le preguntaron los dos al unísono.
“Soy Carta Magna, y he logrado subir a lo más alto de la convivencia humana, pero ahora con los tiempos que corren tengo miedo de caerme y romperme. Las bases del muro no son tan sólidas como antes”, contestó el asustado huevo.

“No te preocupes nosotros te atraparemos si te caes”,
le transmitieron nuevamente al unísono CA y Cristina, al mismo tiempo que simulando un descuido se apoyaban contra el muro, generando un sacudón que hizo que Carta Magna se precipitará al suelo.
No pudiendo cumplir su promesa de atraparlo, Carta Magna se rompió en varios pedazos al llegar al suelo.
“Ahora que haremos”, preguntó Cristina a su compañero CA. “Tomemos los pedazos que más nos gusten, y veremos luego de pegarlos”, contestó CA mientras recogía unos pocos restos.

Luego de tal suceso, continuaron su camino en búsqueda de nuevos rumbos.

Pasaron un par de horas cuando divisaron un cartel que indicaba “Plaza de Mayo 3 kilómetros”.
“Tengo la impresión que estamos por llegar a nuestro destino final”, exclamó CA.
“Así lo espero”, contestó Cristina, visiblemente molesta por las promesas de un mundo nuevo que le venía haciendo su amigo pingüino desde que partieron de la banca del cenado, y que aún no se habían cumplido……


Tras llegar a un claro en el bosque, CA exclamó; “Hemos llegado. Este es el modelo que vine a buscar”. En frente de ellos un espectáculo alucinante.
Subidos a un pedestal, una pareja de elegantes cónyuges distribuían vituallas a la larga fila de extraños y tristes personajes que desfilaban frente a ellos, y que se inclinaban a modo de alabanza.

“Ves Cristina. Así funciona la cosa. Esos majestuosos conyugues gobiernan estas tierras. Ellos deciden a quienes les dan dádivas, subsidios, y cubren sus necesidades, mejor dicho parte de las mismas, a cambio de sumisión.”, empezó a explicar CA.
“El que no alaba a la pareja, no recibe nada”, continuó. “Además, como siempre necesitan de lo básico no tienen tiempo de progresar, con lo cual están atrapados en un círculo vicioso para ellos, o virtuoso para los conyugues, del cual es imposible escapar”, prosiguió con su clase sobre el modelo.
“Y a quien osa cambiar el status quo, le cortan la cabeza. Muy simple y muy práctico”, finalizó la explicación CA antes los ojos de admiración de Cristina.


“O sea que hay una clase que puede vivir de la otra, mientras esta otra piensa que es algo normal. Y por eso lo de la urna sin fondo. Ellos pierden sus sueños y esperanzas en una urna, mientras que los dueños del circo son los que dirigen las piruetas.”, resumió Cristina ante el asentimiento de CA.

“¿Pero no hay riesgo de que descubran como funcionan los engranajes de este modelo?”, preguntó Cristina con cierta preocupación.
“No”, exclamó CA en forma terminante. “A quien quiere sacar los pies del plato se le otorga un cargo dentro del clan, con lo cual se beneficia y deja de pensar en los demás”.

“¿Pero quienes conforman semejante pareja? ¿Qué extraordinaria inteligencia poseen para haber creado semejante modelo?, preguntó con una mezcla de admiración y curiosidad Cristina.

“Ellos son Caja y Poder. Están juntos desde los inicios de la humanidad. Ven que te los presentaré”, y tras decir esto, CA se encamino junto a Cristina hacia donde estaba la magnánima pareja.

“¿Y tú que quieres?”, le preguntó en tono amenazante la Sra. Caja a Cristina, mientras el Sr. Poder la miraba de modo controlador.

“Es amiga mía”, salió CA en su defensa. “Solo quiere conocerlos ya que admira su modelo de gobierno”.

“Ah, entonces acércate, y te podremos enseñar más sobre este asunto”, dijo la Sra. Caja ahora en un tono más amigable.
“Verás”, prosiguió el Sr. Poder, “Acá primero hay que crear la necesidad, y luego salir a cubrirla en cuenta gotas. De esa forma, por más que no les guste, dependerán de ti, y eso querida es poder”.

“Si pero para cubrir las necesidades tendrán que hacerte de recursos, y eso querida es caja”, completó la explicación la Sra. Caja como quien no quiere perder su lugar.

“¿Pero como es que generan inicialmente la necesidad entre la gente?”, preguntó inocentemente Cristina.

“Pues eso lo se hasta yo”, agregó CA, contento de poder meter un bocadillo. “Quita las oportunidades; crea incertidumbre; siembra rencores; entierra la cultura del esfuerzo, endúlzalos con ideologías populistas. Con todo esto a la vez tendrás un cóctel de necesidades difícil de superar”.

“Exacto amigo pingüino”, asintieron la Sra. Caja y el Sr. Poder al unísono.

“O sea que vuestro modelo genera un círculo vicioso de donde es imposible salir, ya que con la caja y el poder del lado de Uds., nadie lo podrá romper. Están atrapados de por vida. Cuanto progreso he tenido con esta visita”, y así Cristina se despidió de sus nuevos amigos, y emprendió sola el regreso a su jardín, y a la banca del cenado.

Estaba a punto de llegar, cuando se le apareció la cabeza de un gato, luego la cola, y finalmente el resto del cuerpo.
“Soy el gato Juan Domingo”, se presentó el nuevo personaje, que de nuevo no tenía nada, pero de astuto todo. Y prosiguió:

“Bueno Cristina, ya sabes como funciona esto. Solo te falta saber una última cosa”.

“¿Qué?”, preguntó con ansiedad Cristina. “Dímelo por favor. Estoy terminado mi viaje, y no quiero perderme nada de este útil aprendizaje”.

“Que la caja no es infinita, y que cuando se acaba, y siempre se acaba, perderás el poder. Y sin ambos vas a tener que correr. Y cuando dijo correr, es correr en serio…”, y con estás últimas palabras desapareció tan rápido como cuando llegó.

Y así Cristina se quedó pensando profundamente en todo lo vivido, mientras a lo lejos divisaba su banca del "cenado".

Advertencia: esto solo fue un cuento no asimilable a ninguna realidad posible


martes, diciembre 21

EL SUPER HOMBRE COLGO LA CAPA


Muchos años escondido detrás de su antifaz. Muchos años poniéndole el pecho a las balas. Muchos años manteniendo su doble identidad. Pero finalmente no fue ni la edad, ni la jubilación anticipada.
Fue despertarse un día y ver que debía vivir de otra manera. Que el destino de los demás debía dejarse librado a los demás, y que su propio destino debería depender de él.
Fue simplemente darse cuenta que era “humano”.

Remontándose en su historia de vida, no recuerda como se transformó en súper hombre. Seguro que no había sido una decisión de vida, sino más bien un suceso de eventos que lo empujaron a esa personificación, y que fue tarde cuando tomo conciencia de la misma.

La realidad ya lo demandaba, y no había lugar para irse silbando bajito. Sin querer había aceptado su condición, y no podía retroceder.
Bueno podía, pero creía que no. O más bien, no quería quedar frente al resto como un desertor de las responsabilidades que la vida le había otorgado.
O mejor dicho que el había optado por asumir, sin que nadie se lo hubiese pedido.


Hay gente que nace para llevar mochilas propias y ajenas. Creen tener la fuerza suficiente como para soportar más carga que los demás. De ahí sus supuestos súper poderes.
Luego de largos y duros combates, protegiendo y ayudando a los demás, su famosa frase daba les tranquilidad: “soy fuerte, y puedo seguir batallando”.

Fue siempre un modelo a imitar. No porque él lo quisiera, sino por su personalidad, sin saber el mal que terminaba generando en sus seguidores. No todos estaban dotados de la súper fuerza. Y poco a poco sus seguidores se fueron yendo frustrados y angustiados por seguir a un modelo irreal.
La gran ironía era que lastimaba a quienes más se le acercaban. Su súper poder irradiaba un efecto doloroso sobre su entorno. El no lo manejaba, ni lo quería. Pero tampoco lo veía.

Los años fueron pasando. Algunos buenos y otros no tanto. Pero siempre dispuesto a combatir y ayudar, como si tuviera escrito un mandato en el alma. Un mandato inexistente a decir verdad. Solo producto de un lugar y personaje que fue tomando prestado de aquí y de allá.

Pero dicen que los súper poderes se acaban. No se sabe si con el paso del tiempo, el cansancio, o las ganas de vivir de incógnito y sentir lo mismo que el resto de los mortales.
O tal vez por la soledad que implica mantener una doble identidad.
Su gran duda era a quien pasarle la posta de esta gran misión. Aunque tal vez el mundo sea más real sin ningún súper hombre.

No más aventuras ajenas. No más estar atento a toda hora por los demás. Solo ser uno más. Solo vivir la vida como tal, y disfrutarla.
Total los hombres han podido vivir tanto tiempo sin ayuda de súper poderes, que lo podrán seguir haciendo.
Además no se ha podido comprobar que durante el tiempo en que él estuvo presente, el resto haya estado mejor. Tal vez fue una ilusión óptica para justificar su doble identidad.

Por eso nuestro súper héroe colgó la capa, y con ella descubrió la debilidad.
Y al fin nuestro súper hombre lloró. Había vuelto a ser humano.

sábado, noviembre 27

AMOR UTÓPICO


Te conozco desde hace mucho. Te conozco desde mis entrañas.
Yo te cree. Yo te soñé. Yo te imaginé.

Tu suave pelo se desliza entre mis dedos con la suavidad del agua de manantial.
Tu sonrisa ilumina hasta el más oscuro de los rincones de mi alma.
Tu cuerpo, esculpido por el artista, ondula y zigzaguea a mí alrededor
Tu impredecible estado de ánimo pone en alerta mis defensas, derretidas de antemano, y entregadas a tus encantos

Te hice indomable, cariñosa, tierna, e indescifrable.
Desafié el orden de la vida para crearte, buscando lo mejor, perfeccionando lo existente.

Tu mirada me sucumbe, y me descubre agazapado en mi escondite.
Tu lágrima me baña, me quema, me despierta de mi individualismo para ser dos.
Tu andar me paraliza, me congela, me llama a apreciar la belleza que te envuelve.
Tu voz se hace eco en mi corazón, y acelera mi respiración.

Te hice inteligente, activa y creativa. Con carácter pero dulce. Decidida pero necesitada.
Compañera, guía, musa.

Tu sabiduría interna sabe cuando hablar, cuando escuchar, cuando callar.
Tu comprensión me apoya, me guía, me da la fuerza cuando me siento caído.
Tu poder me reclama, me mejora, me proyecta a la inmensidad de nuestra unión.
Tu dulzura me abraza, me acompaña, y le agrega sabor a mi vida.

Te hice fogosa, sensual, seductora, y amante. Tu amar es un torbellino arrasador con final de brisa suave.

Tu piel suaviza mis sentidos, y los amplifica hasta hacerlos temblar.
Tu beso es una caricia a mi alma. Humedece mi ser y lo llena de bocanadas de vida.
Tus caricias relajan mi mente, cuerpo y espíritu. Sacian mi interior y renuevan mi exterior.
Tu sexo, cual flor perfumada, es el canto de las sirenas al cual no me puedo resistir.

Yo te hice. Yo te creé, pero vives en mi mente. Vives en mis sueños, y te vas con mi despertar.
Jamás te encontraré. Tampoco te buscaré. Eres mi utopía, mientras lo real esta al alcance de mi mano.
No se si puede competir contigo, pero no lo necesita.

Ella es real….

lunes, noviembre 22

DESNUDAR EL ALMA


¿Quienes somos? ¿Cómo nos mostramos? ¿Qué pensamos y que decimos?
¿Somos genuinos y sinceros, o nos ocultamos detrás de un personaje de fácil aceptación general?
¿Uno es lo que es, o lo que le dejamos ver a los otros?
¿Nos asusta ser nosotros, o preferimos otra tarjeta de presentación que nos abra puertas en este mundo tan complicado?

Podría seguir, pero creo que queda claro el punto. A veces queremos ser nosotros pero no nos animamos. El mundo nos inhibe, o nos obliga a acomodarnos a las circunstancias.

Hay varios motivos por los cuales nos cuesta ser totalmente auténticos. Vivimos en un mundo donde las relaciones con los otros nos obligan a veces a andar con cuidado.
Mostrarse tal cual uno es, implica correr un riesgo de no ser aceptado. Esto no implica que uno sea falso. Es solo dar un paso a la vez. Tirarse de cabeza tiene sus riesgos, aunque hay algunos más arriesgados que otros.


El principismo puede llegar a ser inútil si no nos ayuda a lograr nuestro objetivo, generar un cambio en los demás. Una negociación astuta puede llegar a dar mejor resultado. Pero, ¿es genuino? ¿Quiénes terminamos siendo?

La represión de los sentimientos nos es buena. Hacer o decir lo primero que sentimos tampoco.
¿Quién no se frena ante de mandar a un jefe al demonio ante una situación conflictiva?
¿Quién deja pasar un momento antes de decirle algo a la pareja que puede llegar a herirla?

El momento también es muy importante. Hay momento para hablar y otros para callar.
Momentos para escuchar y momentos para ser escuchado.

Entre el “soy así” y “vivir en la mentira” hay un trecho. Hay que saber buscar el punto de equilibrio. Uno puede ser auténtico sin tener que luchar todas las batallas, solo aquellas que definen una guerra.

Tampoco es posible manejar todos los impulsos. No somos robots. A veces la autenticidad sale aunque no lo queramos evitar.

Uno cuando quiere conseguir un trabajo o una pareja intentar resaltar lo que el otro busca. Nos guardamos ciertas cosas para cuando avance la relación.
Fingir es otra cosa, es una mentira de patas cortas.

Hay gente que vive toda su vida detrás de un disfraz lo cual no creo que los haga felices. Y siempre se termina notando que en frente tenemos una persona con antifaz.

¿Pero como manejamos situaciones donde ser genuinos herirá sentimientos, pero donde tampoco las podemos dejar pasar? Ir de frente es mortal. Dilatar es peor. ¿Una mentira piadosa?

Me gusta la gente franca, que se arriesga. No me gusta el kamikaze que plantea esto es lo que hay, “tómalo o déjalo”. Puede haber grises.

Los seres humanos somos adaptativos. Podemos adaptarnos a una situación sin perder nuestra esencia, aportando lo que somos.
Somos seres interesantes. Solo hay que darnos a conocer. Ser simple no implica no ser profundo e intenso.

Si quieres ser rebuscado dedícate a la política o al espectáculo…..

domingo, noviembre 14

UN BUEN MOMENTO


La vida diaria es vertiginosa, y no se porqué los argentinos le ponemos, encima, más vértigo.
Todo lo hacemos corriendo. Vamos a trabajar apurados; al supermercado apurados; a comer apurados; y ni que hablar cuando nos vamos de vacaciones. Somos insoportables.

En este mar de vértigo, todos intentamos buscar un remanso donde darnos un lugar, para pasar un buen momento.

¿Y cuales son esos buenos momentos? Hay muchos. Veamos un poco.

Un buen momento puede ser en soledad o acompañado. En pareja o en grupo. Lo importante es la predisposición de salir a buscarlo.

Estos recreos de la vida están al alcance de la mano, y nos renuevan el alma de energía. ¿Quién no disfruta de un buen momento frente a un exquisito vino abierto para una ocasión especial?
Solo, o acompañado con aquellos que los pueden disfrutar como uno. Destapar ese vino que fue guardado durante años, nos permite que se liberen aromas y sensaciones donde el pensamiento profundo, un buen diálogo, o una ronda de cuentos nos generen un maridaje completo.


La detención psicológica del tiempo nos permite un relax mental para seguir adelante.
¿Quién no disfruta de un buen libro donde el autor nos va llevando por caminos trazados por su imaginación donde nuestro ser se transporta y pasa a formar parte de la historia?
El leer es una actividad solitaria. El compartir una buena charla con quienes han tenido la oportunidad de leer lo mismo que nosotros, es una amalgama de distintas visiones y conclusiones que enriquecen el ambiente.

Las ondas musicales se nos introduce por los poros de la piel inundando nuestro interior, y mientras nuestra alma baila.
¿Quién no se ha conmovido por los ritmos y acordes que vibran desde el parlante creando una armonía con la profunda letra de una banda compenetrada en su música?
La música nos moviliza desde el repiquetear de los dedos sobre un escritorio hasta el baile desaforado en un boliche. Este último no es mi caso.
La música nos permite pensar, descansar o deleitar. Solo hay que saber elegir cual.


El silencio sonoro de una buena conversación amplia el conocimiento sobre nosotros y los demás.
¿Quién no disfruta de una buena conversación con su pareja, un amigo, un familiar, o con una persona que se acaba de conocer?
Arte milenario para transmitir conocimientos. Momento de la escucha. Intercambio de vivencias, historias o simple cuentos. Ponernos al día con amigos. Conversar sobre un problema con nuestra pareja. Deleitarnos con los cuentos diarios de nuestros hijos.

El frenesí de dos cuerpos amándose, elevan a la pareja a un estado de paz y unión.
¿Qué pareja no llega a un nivel de comunicación única en el arte de amar?
Un encuentro, un momento, una eternidad. Un acto que vale mil palabras.

La parálisis momentánea frente a la naturaleza que llegamos a apreciar, nos muestra lo pequeños que parecemos ante tanta inmensidad.
¿Quién no deleitó sus ojos frente a un paisaje natural como las montañas?
La naturaleza nos descansa la vista y el pensamiento. Nos permite disfrutar de lo que somos parte en este mundo, y lo que tenemos que cuidar para quienes nos siguen.

Una vida se construye de la suma de buenos y malos momentos. Los malos momentos a veces no se pueden evitar. Hay que enfrentarlos, superarlos, sobrellevarlos.
Los buenos momentos los podemos buscar.
Hoy comenté algunos…. Hay tantos…..

martes, noviembre 9

EL VACIO


Quien no ha sentido alguna vez un vacío en el medio del estómago, y no hablo de la sensación por no haber comido. Me refiero a ese vacío generado por la angustia que nos produce la perdida de algún ser querido, un amor no correspondido, una frustación……

En Wikipedia podemos encontrar una definición amplia sobre el vacío: (del latín vacīvus) es la ausencia total de materia en un determinado espacio o lugar, o la falta de contenido en el interior de un recipiente.
Como vemos nada del vacío emocional. Solo podemos extraer de dicha definición que lo que antes estaba, ya no está.
Una situación previa de confort se modificó y nos generó un vacío. ¡Simple!.... ¿Simple?

El vacío angustia, asusta. El hombre, como género humano, detesta estar solo. Detesta no lograr sus cometidos. Detesta el fracaso. La lucha por alcanzar los logros, por ser parte de una relación, parte de un grupo, nos da vida. El vacío es muerte en vida.

La depresión nos carcome. Nos anula. Nos quita minutos, horas, de vida. La alegría nos da la fuente de la juventud.

Psiquiatras del mundo intentan llenar ese vacío con píldoras, o pócimas mágicas. Los psicólogos intentan llegar al origen de dicho vacío, y buscar la tierra que nos ayuda a rellenarlo. El hombre solo quiere seguir adelante.

La vida esta llena de “ups and downs”. Lo que importa como en la economía, es la tendencia. El resto son vivencias, recuerdos.
A quien le gusta estancarse en el barro con el auto. Las ruedas giran pero quedamos en el mismo lugar, y pensamos: “que bueno sería tener tracción 4x4”.
Todos los autos no la tienen, el ser humano sí. Solo nos cuesta saberlo.

¿Existen sustitutos para los vacíos? Y no hablo de drogas.
¿Se puede reemplazar el amor?
Mil veces me pregunto: ¿es barajar y dar de nuevo? ¿Y la historia? ¿Y las vivencias?

¿Cortar el cordón nos libera, o nos condena? ¿Llena el vacío o lo profundiza?

La tentación del salto a lo desconocido, y ver que pasa tienta. Aunque ello implique dejar atrás todo lo vivido y empezar de nuevo.
¿Pero cuando determinar que todo esta perdido o que solo estamos en una etapa “down”? No sea que después añoremos lo dejado atrás.

La vida es compleja. Eso lo hace vida.
Recuerdo el final del film “Conoces a Joe Black” donde Brad Pitt personificando a la muerte se queda admirando el final de fiesta, frente a Anthony Hopkins personificando a Bill Parrish, a quien vino a buscar la muerte.
En dicha escena se produce el siguiente diálogo:

Bill Parrish: Es dificil partir?
Joe Black: Qué quieres que te diga?
Bill Parrish: Ni hablar. Así es la vida. Debo tener miedo?
Joe Black: No, no un hombre como tú.


Repito, la vida es compleja. No la compliquemos más nosotros. El ideal no existe. Buscando el ideal llegaremos a viejos….y lo más probable que solos.

domingo, octubre 31

ODA A LA MUJER


Su génesis, según la religión judeo-cristiana, fue la costilla del hombre.
Su devenir histórico, fueron el resto de las costillas, nuestra entrega.

Emotiva, seductora, implacable, la mujer fue, es, y será la alegría, la tristeza, el sufrimiento, el padecimiento, y el deseo del hombre.

Mal llamado “sexo débil”. Motivo de guerras entre pueblos de la antigüedad.
Maldecida, maltratada, exaltada, y venerada, gran protagonista principal de la historia de la humanidad.

Sus miradas, sus gestos, sus posturas, su intelecto. En síntesis, su seducción, arma que utiliza para obtener la sumisión del hombre, a la cual este se entrega sin resistencia, sin queja.

Delineada por un eximio escultor, sus curvaturas embriagan al pensamiento lineal del hombre, quien abandona la cordura en busca de su conquista física, mental, y espiritual.

Su corazón es un trofeo de caza que todo hombre desea obtener.
Su cuerpo es un reducto cálido al que todo hombre quiere llegar y disfrutar.
Su espíritu es indomable, el cual aún no ha podido ser ni conquistado ni domesticado.
Su mente es un laberinto inexpugnable, donde es muy fácil perderse en un enjambre de juegos y locuras.

Proveedora de vida. Compañera de triunfadores. Hacedora de sufrientes. Torturadora de corazones.
Es la dualidad de la vida, es el amor y el odio. Su amor es infinito, su venganza también.

No hay peor fiera en el mundo que una mujer con el corazón herido. No hay mejor compañía que el de una mujer con el corazón conquistado.

Multifacética. Enigmática. Indescifrable. Querible. Llega hasta donde quiere llegar, no hasta donde los hombres creemos dejarla llegar.
Sus límites son el universo. Su alimento somos los hombres que le damos vida eterna.

Es fuente de inspiración, de deseo, de desdicha, de vida, de pasión.
Es la piedra con que tropezamos una y otra vez, y con la cual queremos, y deseamos, seguir tropezando.
Es el principio y el fin. Y también el “intermezzo”.
Es el canto de sirenas que enloqueció a Ulises.

Impetuosa, arrogante, cálida y gentil.
Lobo disfrazado de oveja.
Ambigüedad de ternura.
Cálida y fría.
Refugio de los hombres.

Mujer cuanto daño nos has hecho, pero sin embargo te queremos.

¿Quién pude decirse feliz, sin haber amado nunca a una mujer?
¿Quién puede decir que ha vivido, sin haberse entregado nunca a su piel sensible, cálida y suave?
¿Quién pude decir que ha experimentado las distintas emociones y sensaciones sin haberse embriago en su locura?
¿Quién puede decir que ha resistido la vulnerabilidad que nos produce el llanto y la risa de la mujer?

Por todo esto, te dedico estos pensamientos, Mujer. Nos seguiremos cruzando....

sábado, octubre 30

¿AHORA SOMOS TODOS KIRCHENRISTAS?


Nestor Kirchner murió en su ley, sin parar cuando la lógica medica así lo aconsejaba. Tras su última intervención en vez de descansar y reponerse, se mantuvo con todo en su alocada carrera política.

Su personalidad del todo o nada lo llevó a la tumba. ¿Para que acumular tanto poder para este triste final?
¿Patriota, como dicen algunos? ¡No, no seamos ilusos! Quien separa tanto a una sociedad no puede ser considerado al igual que tantos héroes históricos que construyeron este país.

Cuando una persona muere siempre es triste. Cuando una persona de trascendencia pública muere el análisis es otro.

Nestor Kirchner el político generó amores y odios. Desunió a una sociedad que le cuesta encontrar su rumbo. A un país que sigue buscando un salvador, sin entender que todos somos ese salvador.


Nestor Kirchner no quiso cambiar el país. Solo quiso ser el timonel de turno. Actuar tal caudillo a lo cual nos tiene acostumbrado el peronismo.
Ahora queda ver quien tomará ese rol. No veo a una mujer ocupando dicho lugar, en un partido tradicionalmente machista.

Nestor Kirchner cambió el capitalismo del FMI como solía decir, por el capitalismo de amigos, o…. ¿testaferros?

Nestor Kirchner removió el pasado para que no podamos escapar de él. No para avanzar hacia el futuro.

Nestor Kirchner generó que cada pelea personal fuese una pelea nacional. Nos arrastró a sus caprichos forzándonos a ponernos en su vereda o en la del frente.
Nunca permitió caminos intermedios. ¿Patriota? ¡No!

Nestor Kirchner mantuvo el poder hasta que la muerte se lo arrebató. ¿Y que le queda a Cristina, la presidente, ahora?
¿Podrá con Moyano? ¿Podrá con el peronismo tradicional? ¿Podrá con los piqueteros y demás grupos “sociales”?
Y la mal llamada izquierda, que se afianzo al kirchnerismo en busca de la defensa de parte de los DDHH, ¿cederá su lugar?

Nestor Kirchner logró que opositores, de lo más diverso, se unieran en busca de un frente común para enfrentarlo. ¿Qué harán ahora que desapareció la razón de su génesis? ¿Volverán los partidos a ser partidos políticos diferenciables?

Nestor Kirchner no quiso morir a los 60 años. Mucho esfuerzo dedicado como para no poder disfrutarlo, pero como el cuento de la rana y el escorpión, estaba en su esencia.

Nestor Kirchner murió el miércoles 27 por la mañana en la tierra que lo vio crecer políticamente. Ese día sin quererlo de dejó una nueva oportunidad a la Argentina, aprender que el futuro es nuestro y que también hay grises.
Tenemos un año por delante para hacer un rápido aprendizaje. Espero que nosotros y nuestros políticos estemos.

A Nestor Kirchner, la persona, Q.E.P.D. Al político, la historia lo juzgará.


domingo, octubre 24

VIDA LA BUENA VIDA


La vida es una amalgama de encrucijadas y dualidades. Son idas y vueltas en busca de un sentido. Nuestro sentido. Nuestra vida.

¿Quien no quiere disfrutar de la vida? Es única. Podemos tener distintas creencias religiosas o no. Podemos creer en la vida eterna, o en la reencarnación, pero nuestro paso por este mundo es único, y debemos hacerlo único.
La vida no da revancha.

Dejar una huella, una razón, un recuerdo. Debemos escuchar cuando nos marchemos: “…acá parte uno que se embriagó de vida”.

¿Y por que nos cuesta ser felices? La sonrisa es gratis. Irse a dormir pensando en que mañana vamos a hacer un día distinto, y levantarse de la misma manera también es gratis.

Dejemos las mochilas del pasado, y vivamos ligeros el presente. Solo así iremos definiendo nuestro futuro, aquel que nosotros tenemos que provocar, y no que nos venga dado.

Busquemos relacionarnos con gente que busque también vivir. Potenciémonos. Hoy en día con multiplicarnos no alcanza. La tristeza acecha.

El tiempo pasa. No nos estacionemos a ver pasar el tren. El próximo tal vez no llegue.
No importa a donde vaya, nosotros sabremos llegar a nuestro destino. Solo tenemos que subirnos.

Fuimos niños, y de grandes perdimos la capacidad de soñar. La capacidad de errar. La capacidad de llorar.

Desterremos a ese adulto gordo y fofo que ocupa nuestro ser:
“Vuelve niño, vuelve….
“Que tu inocencia nos lleve por los caminos del asombro…
“Revuélcate en la simpleza de tu pensamiento…
“Vive y se feliz….”

domingo, septiembre 19

EL FUTBOL UNA PASIÓN INDESCRIPTIBLE


Soy leproso, léase de Newell’s Old Boys de Rosario, NOB. Mi padre me hizo de NOB. Mis primos rosarinos son de NOB. A mis hijos les transmití la misma pasión. Ya mis sobrinos, cuyo padre no le interesa el fútbol, también los hice de NOB, ganándole de mano a mi suegro bosteros, que sin hijos varones se quedó con las ganas.

Hoy NOB le ganó a River por 1 a 0 en Rosario. Partido flojo en lo futbolístico, pero cargado de emoción. ¿Qué nos genera el fútbol? Una pasión cortoplacista, pero pasión al fin. Una rara sensación de alegría. Una explosión de emociones: amor, bronca, alegría odio, etc. Nada profundo, pero fuerte al fin.

Uno cuando ve un partido del color de sus amores, rojinegro en mi caso, parece olvidarse de la razón y solo se deja llevar por los sentimientos.

Uno sufre, se alegra, putea, y si las cosas se dan festeja hasta más no poder. Incluyendo en el festejo el cargar a los amigos del equipo vencido.

Con apuestas diversas el lunes empieza con otro sabor cuando uno se siente vencedor del cotejo del fin de semana. Solo por unos días hasta el partido siguiente.

Ni que hablar de los clásicos, más allá que ahora nuestros eternos clásicos nos miran por TV. Que feo irse a la B. Como ven festejamos los triunfos, como las derrotas ajenas.

¿Cómo explicar la amargura de perder un partido? ¿Cómo sobreponerse al mal humor de perder un campeonato en la última fecha? ¿Cómo explicar la alegría de ganar en el último minuto de un partido mal jugado?
No sé. Eso es el fútbol. Pasión de multitudes. El moderno circo romano.

Hasta el más racional pierde los estribos sentado en la tribuna. Señoras y señores bien educados, descargan su bronca contra el árbitro de turno, mientras al día siguiente seguirán siendo señoras y señores.

En fin, hoy estoy contento. Veremos la semana que viene……

domingo, agosto 29

CUANDO EN LA EDUCACION SE PIERDE LA BRUJULA


La argentina está en crisis de valores. Eso ya no es novedad. Sino como podríamos explicar lo que nos sucede como sociedad donde permitimos que se avasalle nuestros derechos, y solo saltamos cuando nos tocan el bolsillo.
Inseguridad física y jurídica, corrupción, miseria política, derechos de unos sobre derechos de otros, falta de oportunidades, hambre y más hambre. Estos son algunos de los temas que vemos a diario, y ahora agregamos la toma de colegios.

La educación es la única herramienta que permite igualar hacia arriba, y que nos brinda la oportunidad de la movilidad social, mecanismo indispensable para el desarrollo de cualquier país. Y como suele suceder en nuestro país se boicotea para que sigamos creciendo como masa inculta y sin posibilidad de decidir por nosotros mismos.


Hoy nos encontramos ante un nuevo boicot educativo; la toma de lo colegios públicos en la Capital Federal. Obviamente que detrás del mismo hay armado político contra el gobierno de Macri, ya que los principales promotores del mismo son grupos que tienen conexiones con partidos que forman parte de la oposición al gobierno porteño.
Pero este es un tema que tendrá que resolver Macri, y no es el punto que hoy quiero comentar.

El principal motivo de la toma son la falta de reformar edilicias, indispensable para que uno pueda asistir a clase seguro, y en condiciones dignas, aunque si recorriéramos el interior del país, o “el país profundo” como suele decir nuestra primera mandataria, veríamos que hay chicos que caminan kilómetros para arribar a escuelas con paredes de adobo, en búsqueda de la única herramienta que los hará realmente libres; la educación.

Cuando nos acercamos a las zonas de confort, léase grandes capitales, priorizamos diferente, total la educación interesa menos, y mucho menos si lo paga otro.
Tampoco se considera que los colegios y escuelas públicas sean mantenidos con los impuestos que paga la sociedad para que un grupo de chicos con menos posibilidades tenga acceso a una educación digna, y que dicha situación debería generar una obligación por parte de los estudiantes de cumplir con su cometido.
Nadie paga sus impuestos para ver chicos tomando colegios. Que ellos se dediquen a estudiar, y sus padres sean los que reclamen por las mejoras edilicias, aunque estos últimos, sin saber que posición debe asumir un padre, se comportan como unos chicos más.

Los chicos tienen una obligación moral de devolver a la sociedad lo que esta hace por ellos. Y si de derechos se habla, tampoco deberían impedir que acudan a clase aquellos que quieren seguir estudiando.

Por otro lado, las autoridades en vez de reunirse con los representantes de los estudiantes deberían exigir la finalización de las tomas, dejando libres a aquellos que insistan. No puede haber igualdad de derechos entre quienes cumplen en asistir al colegio para no quedar libres, y aquellos que presionando mediante toma de colegios, terminan haciendo lo que quieren.

Pero como vimos al principio, nuestro problema es una crisis de valores. La oposición se pone del lado de los chicos para embarrarle la cancha a Macri. A modo de ejemplo la jueza Elena Liberatori declaró hoy la inconstitucionalidad de la resolución a través de la cual el gobierno ordenaba identificar a los alumnos que tomaran colegios. La presentación ante la jueza fue efectuada por miembros de la oposición.
Tomar un colegio, por más motivo que se invoque es un delito, y por ende tiene que tener su castigo.


Mientras tanto la brecha de conocimientos entre quienes tienen una mejor situación económica, y aquellos que tienen necesidades se amplía, y después nos preguntamos el porque.

martes, julio 20

IGUALES PERO DISTINTOS, O DISTINTOS PERO IGUALES




Han pasado unos días desde que se sancionó la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Con la mente más fría me permito expresar algunos pensamientos que me llevan a no estar a favor de la misma.
No lograré ningún cambio, pero tal vez nos sirva como para meditar sobre aspectos que hacen a la subsistencia y evolución de una sociedad.

Por lo pronto más allá del trasfondo político (Kirchner vs. Iglesia) debemos entender que los debates de fondo, más allá de las urgencias que algunos puedan reclamar, necesitan ser discutidos sobre una base atemporal. Es decir pensados sobre los efectos en el largo plazo que pueden tener para una sociedad, y no imbuidos de un apresuramiento que no nos permita analizar a fondo las cuestiones.
Tengamos en cuenta que existen alrededor de nueve países donde tienen aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo, y también algunos estados de EEUU. Salvo Sudáfrica, todos países con un estándar de vida mejor que el nuestro, con prioridades diferentes a las nuestras.

Podríamos hacer una lista de los temas urgentes que aún nos queda por resolver como sociedad, que necesitan una resolución hoy, pero que sin embargo se guardan en el cajón de los olvidos.
Esto no implica patear la pelota para adelante, pero si tomarse el tiempo necesario para analizar los costos y beneficios que tienen las leyes que queremos establecer.



Cuando vemos que la aprobación o no de una ley implica una división de la sociedad, es cuando debemos actuar con mayor serenidad de forma tal que el resultado final no deje abiertas grietas en una sociedad que debe continuar conviviendo.

Ahora yendo al punto específico de la ley, considero que no es positivo para una sociedad el ir incorporando normas que hacen a la desnaturalización de la misma.
Como todos sabemos la sociedad es un conjunto de individuos, que compartiendo una cultural logran que la misma perdure en el tiempo.
Una sociedad puede ir adaptándose a los cambios culturales, pero siempre manteniendo la premisa de permanecer dicha institución en el tiempo. El proyecto de una sociedad no debe ser considerado finito, y es responsabilidad de sus miembros el lograr que perdure.

Para eso, sin entrar en el terreno religioso, la naturaleza es sabia. Le brinda a la sociedad los elementos para sobrevivir: la procreación.
Si tomamos a la raza humana como el ser más evolucionado del mundo animal, deberíamos valorar dicha característica como sobresaliente del ser humano.
Me pregunto, ¿donde estaríamos hoy si no fuera cierto esto?

Además la procreación no solo permitió que la sociedad humana perdurara, sino que además, como en una carrera de postas, la nueva generación va tomando el testigo para reemplazar a las anteriores.
Me pregunto, ¿Cómo podrían subsistir las personas mayores, sin una nueva oleada de jóvenes que los reemplacen en sus funciones?
Pensemos en la antigüedad. Las familias tenían muchos hijos para asegurarse su porvenir futuro, sabiendo que habría alguien que cuidaría de ellos. Es la base del sistema previsional de reparto que muchos hoy defienden por un lado, pero no se preocupan en cuanto a quien va a aportar a futuro.

Viendo esta simple, y tal vez reducida introducción, esta claro que nuestros representantes deberían legislar sobre base de lo que es mejor para la sociedad en su conjunto, y es ahí donde el matrimonio heterosexual cumple una función que la naturaleza le otorga por sobre el matrimonio de personas del mismo sexo.
El matrimonio heterosexual es condición necesaria pero no suficiente para la continuidad de la especie, lo que le da sentido al orden familiar en una sociedad. La segunda condición (suficiente) la dará, el que puedan o quieran tener hijos.
Este requisito es lo que lo torna natural, a diferencia del matrimonio entre personas del mismo sexo el cual no puede cumplir con la condición necesaria. Esto es lo que los hace diferentes como institución, independientemente de la igualdad que como personas tengan.
Como personas tienen el mismo derecho, pero como matrimonio no lo pueden tener ya que un matrimonio heterosexual permite la subsistencia de la especie, mientras que el matrimonio de personas del mismo sexo no. Esto es irrefutable desde un punto de vista natural, y no implica discriminación alguna.
Por dicha razón legislar igual es equívoco pues se quiere dar los mismos derechos a realidades naturalmente diferentes, y que aportan a una sociedad de una manera diferente. Ni bueno ni malo, diferente.

Querer dar a una entidad las características de la otra tergiversa una verdad ineludible, y solo genera una confusión en cuanto a la esencia de ambas.
Acá no es una cuestión de valor a una u otra, es solo darle el lugar que corresponde dentro de una sociedad.

El otro día leí una carta de un lector muy gráfica la cual resumo: "supongamos que hay una isla con 100 varones, otra isla con 100 mujeres, y una tercera con 50 varones y 50 mujeres. Ninguna tiene posibilidad de interactuar con las otras. ¿Qué pasará al cabo de 100 años?
De las dos primeras podremos encontrar rastros de una civilización ya inexistente, pero solo en la tercera veremos todavía una civilización existente".

El homosexual como individuo tiene el derecho a ser tratado como un igual al heterosexual, ya que son iguales en el plano del derecho. Ambas son primero que todo personas.
Ahora cuando el planteo ya no deja de ser individual, sino de pareja, hay que analizarlo como tal.
Argumentar que no darle los derechos de pareja es discriminarlo como individuo es falso.
Comparto que la parejas del mismo sexo tengan derecho de heredarse, de mantener los privilegios previsionales, o de compartir una obra social entre otros, pero darle la categoría reservada a aquellos que puedan preservar la especie, es discriminar a estos últimos en función de los primeros. ¿Quiénes aportar más a la sociedad en cuanto a su supervivencia?

El matrimonio heterosexual tiene una responsabilidad sobre la sociedad, más allá que después la cumpla bien o no. El matrimonio entre personas del mismo sexo nunca podría tener dicha responsabilidad por una cuestión natural. Por lo tanto, ¿ambos pueden tener los mismos derechos, con obligaciones diferentes? Uno tiene una carga social que el otro no, ¿son iguales?

No quiero entrar en otra discusión que sería el tema de la adopción.
Hoy la adopción cuenta con fallas de fondo, como para utilizarlo de argumento para justificar el matrimonio de personas del mismo sexo. Actualmente existe lista de espera de matrimonios heterosexuales para poder adoptar.
Por otra parte no existe información historica suficiente como para obtener conclusiones válidas sobre si chicos adoptados por una pareja del mismo sexo, tendrán algún problema psicológico o no.
Por otro lado, ¿qué pasaría si una pareja del mismo sexo se separa? ¿En quien recaería la custodia?
En el matrimonio heterosexual esta claro que con la madre, con lo cual ya hoy le está dando, desde el punto de vista del derecho, otro carácter diferencial al matrimonio heterosexual sobre el de personas del mismo sexo. Por algo el legislador fijo esa pauta originalmente.

Por otro lado, ¿qué pasaría en el caso de una adopción donde el juez tenga que decidir entre un matrimonio heterosexual y un matrimonio de personas del mismo sexo? En el caso que dicho juez fallara sobre el primero, obviamente que al segundo le quedará la posibilidad de apelar por discriminación. En el caso contrario no creo que se pudiera invocar dicha causa.

También esta la posibilidad de alquiler de vientres, o fertilización asistida (en el caso que los integrantes de la pareja del mismo sexo sean femeninas), pero no es natural por lo que volvemos a la argumentación de que son instituciones diferentes, y por ende se debe legislar sobre esa base.

Insisto, no confundamos los derechos individuales de los homosexuales con los derechos y obligaciones del matrimonio. Las parejas del mismo sexo no pueden darle a la sociedad lo que naturalmente pueden darles las parejas heterosexuales. Eso las hace distinto. El resto es política.


miércoles, junio 30

PARA PACIFICAR UN PAÍS TENEMOS MODELOS EXITOSOS PARA COPIAR


El otro día termine de leer el libro El Factor Humano de John Carlin, que dio origen al film “Invictus” con Morgan Freeman y Matt Damon, dirigida por Clint Eastwood (al margen me quedo con el libro).

El libro relata como Nelson Mandela fue conquistando tanto a sus enemigos, los defensores del apartheid, como a sus amigos y aliados, quienes buscaban justicia y revancha. Y los conquistó mostrándoles otro camino el cual evitaría una guerra civil, y la destrucción de Sudáfrica: el camino del perdón y de la unión.

Comenzó en la prisión con sus carceleros. Luego con los líderes afrikáners (los blancos). Luego siguió con los negros, aquella raza que sufrió la persecución, la exclusión, y la muerte. Y finalmente con el resto de los habitantes.
Su toque final fue utilizar la Copa Mundial de Rugby de 1995 para unir a todos detrás de un objetivo más profundo que el mero torneo en sí, y por suerte para Sudáfrica lo logró.

Pensemos que Mandela estuvo 27 años preso en una celda mínima, y que en Sudáfrica hubo matanzas por doquier. Solo recordemos una revuelta estudiantil en las escuelas de Soweto que generó la muerte de 566 niños como consecuencia de los disparos de la policía.
También pensemos que el rugby era para los negros el emblema del apartheid. Tal es así que disfrutaban cuando el equipo de rugby sudafricano, los Springboks.

Mandela consiguió la paz en una nación al borde de la guerra civil, pensando solamente en el futuro, y superando el rencor y la sed de justicia y/o venganza que los afrikaners le pudieran generar. Y por todos eso recibió el premio Nóbel de la Paz en 1993, el mismo al que hoy aspiran las abuelas de plaza de Mayo, y que su presidenta Estella de Carlotto fue a promocionar a la misma Sudáfrica.

Cuando uno analiza el período iniciado por Néstor Kirchner, y seguido por su mujer, Cristina Fernández de Kirchner, vemos como se puede tomar un camino distinto para liderar una nación.

En el caso local se decidió por la confrontación. Por abrir las heridas que bien o mal intentaron cerrar los gobiernos anteriores. Y hasta en algunos casos por la humillación (el castigo a la fuerzas armadas actuales, ya de democráticas, por la represión de los ´70 cuando muchos ni habían nacido).
A modo de ejemplo Mandela se mantuvo firme contra sus aliados, quienes querían suprimir el nombre y la camiseta de rugby de los Springboks considerado emblema del apartheid.

Cuando escuchamos o leemos a nuestros representantes de los “Derechos Humanos” nos cuesta encontrar un punto en común con Mandela. Ellos hablan de odios, castigos, y venganza. De una justicia que solo reconocen cuando decreta fallos a su favor.

Lo mismo ocurre si buscamos otros protagonistas de nuestra historia; caudillos, conservadores, peronistas, militares. No hay nada que podamos encontrar en sus acciones que nos indiquen alguna intención pacificadora. Esta en nuestros genes.

A veces, para pacificar una nación, los métodos deben ser distintos a los que podemos utilizar para castigar un delito, aunque siempre se quiera aplicar la justicia.
Lamentablemente esto solo lo pueden diferenciar los líderes, ausentes en nuestro caso.

Nuestro país tiende a ser pendular. Hoy estamos a favor de alguien, y mañana en contra. Hoy el péndulo está del lado del revanchismo de izquierda, y mañana estará del otro lado, como lo estuvo con la Revolución Libertadora.

Mientras no veamos hacia adelante, pensando en el futuro y no atados al pasado. Mientras nuestros políticos no entiendan que tienen que gobernar también pensando en las generaciones venideras.
Mientras no sigan el ejemplo de Mandela de cómo reconciliar odios, seguiremos buscando líderes en el cine.

sábado, mayo 22

BICENTENARIO



Uno de mis músicos preferidos, es Luis Alberto Spinetta. La verdad que no hace falta presentarlo (Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade, solista, etc. ). Músico, guitarrista, poeta.
De su basta trayectoria musical hay un tema de la época de Invisible que nos llama a la reflexión en esta semana patria que estamos transitando, 200 años, cuya letra dice así en una parte:

"Doscientos años de que sirvió
haber cruzado a nado la mar.
Una palabra , sólo una palabra
dame la brisa , dame toda brisa
suave junco , oh , junco de la orilla
dame una palabra"

Podríamos buscar varias interpretaciones a las palabras del poeta, pero prefiero avanzar con una libre interpretación:

“Que perdida de tiempo debe resultar hoy, para los colonizadores españoles que casi a nado, por lo inseguro que eran los viajes, en esa época, el haber llegado a nuestras tierras.
Vos junco, testigo de nuestro arribo a estas costas solo habitadas por los indios, llenas de un potencial inigualable, dame una palabra, un gesto, un acto, para demostrar que dicha hazaña de los marinos no fue en vano”.

Hoy estamos festejando la semana del bicentenario, y solo podemos ver peleas entre EGOS, sin ningún tipo de rescate a la actitud de los patriotas de Mayo, que aún con sus grandes diferencias, lograron dar el puntapié inicial a la creación de una nación.

Me pregunto, ¿Por qué no podemos dejar de lado nuestras diferencias en pos de acordar una serie de postulados comunes, que nos permitan tener una política de estado, la cual perdure más allá de los gobiernos de turno?

Esto es previsibilidad, real interés por el porvenir de todos, humildad, servicio hacia los demás.

Oficialismo y oposición nos deben mucho. Y seguirán debiendo hasta tanto no se dejen de mirar el ombligo de la soberbia.

Mientras tanto seguiré escuchando al “flaco” Spinetta cantar: “..una palabra, solo una palabra”.

miércoles, abril 21

I´M BACK......


Estuve unos meses sin ánimo de escribir dado que los eventos políticos sucedidos en la argentina durante dicho tiempo, me generaron una amarga sensación de que no tenemos arreglo como país. Mientras el futuro del país se lo dejemos en manos a individuos (e individuas para que no se enoje la señora presidente por no tener en cuenta a su género), que hicieron de la carrera política su forma de vida, estamos perdidos.

Es por eso que debemos intentar por todos los medios disponibles, que aquellos que juntaron experiencia por fuera de dicho entorno contaminado, lo vuelquen en pos de cambiar nuestro destino.
Por eso vuelvo, aunque solo me sirva para expresar mis pensamientos por escrito, o que solo me lea un círculo muy reducido de amigos y conocidos que lo seguirán haciendo por diversos motivos.

Hoy quiero escribir sobre las verdades relativas. Me surgió la idea tras mirar en un portal de internet una discusión entre nuestro filósofo de barricada, y mal designado Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y una ex modelo del panel del programa televisivo de Roberto Pettinato.
En el mismo la ex modelo planteó lo que sucede en el país en cuanto a la suba de precios, ante lo cual Fernández respondió que esa era su “verdad relativa”, y que todos tenemos nuestra “verdad relativa”.


Comparto este punto de vista en cuanto que cada uno tiene su verdad relativa. Nadie es dueño de la verdad, y es propio de toda persona de bien buscarla. Recuerdo que en uno de mis primeros blogs escribí sobre un cuento de 5 cieguitos que tocando distintas partes de un elefante sacaba sus propias conclusiones, y que solo con la suma de las verdades relativas podían llegar a la conclusión de que estaban en frente de un elefante.
Y es en este último punto donde se equivoca Aníbal Fernández, a sabiendas o no, poniendo de manifiesto lo que representa o explica la esencia kirchnerista.

Por un lado al reconocer Aníbal Fernández que es dueño de una verdad relativa, está asumiendo a la vez que puede haber otra verdad, y por ende estar equivocado. Si reflexiona sobre esto debería entablar un diálogo más fluido con quienes piensen distinto que él para acercarse a una verdad más abarcativa, como haría toda persona de bien, en pos de acercarse a la verdad absoluta. Caso contrario estaría contradiciéndose sobre lo relativo de su verdad, cayendo en una actitud soberbia, o viviendo en el mundo de ignorancia.

Por otro lado debería ser consciente que su verdad relativa tiene más poder que la de otros mortales, por ende no comparable y sobre la cual debe ser más cuidadoso.
Él forma parte de un gobierno que toma decisiones sobre la vida y los bienes del resto de los ciudadanos. Un error en sus verdades relativas genera efectos sobre los demás. Un error en mis verdades relativas solo genera efectos en mi vida.

De ahí que vuelve a tomar fuerza la idea de lo que representa el consenso para la política de cualquier país. Un modelo de gobierno que se basa solamente en la verdad relativa del gobierno de turno no es inclusivo, en contradicción con lo que suele destacar la señora Presidente enfrente del micrófono de turno. Solo acepta al que comparte la verdad relativa, siendo el resto ajenos a todo derecho.
Rehusar al consenso tampoco es honesto ya que no busca la verdad, sino que quiere imponer la propia verdad relativa lo que puede ser el origen del germen autoritario.

Como vemos este es el pensamiento de nuestros actuales gobernantes que lejos está de la búsqueda de la verdad, solo de la imposición de un pensamiento único disfrazado de pluralismo, que con lleva a un nivel de soberbia e ignorancia que precede al principio del fin.