martes, mayo 26

DEL CORRALITO DE CAVALLO A LA EXPROPIACIÓN DE CHAVEZ


A pesar de los esfuerzos del gobierno por hacernos creer que la crisis internacional no nos iba a afectar, la realidad ha superado la intención. Hoy la crisis nos ha alcanzado, más por mérito propio que por la situación internacional.
Solo así se entiende la actitud del gobierno por hacerse de las divisas del campo, que no pudo gracias al voto “no positivo” de Cobos, y de la reforma a la ley previsional donde se estatizaron los fondos de las AFJP para utilizarlos en provecho de los intereses del gobierno y no de los futuros jubilados, quienes a partir de ahora deberán ser muy creativos para cuando les toque jubilarse.

Pero más allá de esto, el gobierno se encuentra frente a necesidades de caja para seguir manteniendo esta ficción de que la argentina sigue creciendo a pesar de todo.
Mientras los ingresos fiscales caen mes a mes, el gasto público no detiene su ritmo de suba.
¿Y como creemos que lo hará? Veamos



El otro día la presidente del Banco Nación, Mercedes Marco del Pont, declaró “que la Argentina aún está en camino de superar los vicios de las políticas neoliberales que se aplicaron en la década del '90, pero ahora tenemos el argumento del fracaso para replantear internamente cuáles son los mecanismos de regulación y de intervención que deberíamos aplicar para garantizar un proceso de desarrollo”.

A su vez el secretario de la presidencia, Oscar Parrilli, declaró: “si ahora se asustan, no sé que harán cuando ganemos y vayamos por Techint y los bancos”, haciendo eco a un rumor que existe sobre la modificación de la ley de Entidades Financieras, sobre la cual Carlos Heller, candidato a diputado por el kirchnerismo en capital, estaría exponiendo “ideas”.

Ahora bien, ¿qué podemos esperar?

Si uno se remonta a la historia económica argentina, y a la idea generalizada por parte del gobierno de que sobra liquidez en los bancos, es obvio que se quiere destinar esos fondos para reactivar la economía.

En los ’80 los bancos captaban fondos por cuenta y orden del BCRA. En una versión remixada hoy se podría obligar a los bancos a tener un encaje del 100% por encima de los fondos ociosos, de tal manera la liquidez iría al BCRA, y vía algún préstamo contable al Banco Nación o al Hipotecario, para luego administrar esos fondos de manera arbitral según los intereses del gobierno.

También existe la idea, como hizo mención hoy el diario El Cronista, de emitir un bono que reemplace los fondos de los encajes que los bancos tienen en el BCRA por los depósitos en dólares.

Si todo lo anterior no convence, sumémosle la pasividad asumida desde el gobierno ante las medidas estatizantes de Hugo Chávez a empresas del grupo Techint, lo cual podría tomarse como un respaldo a lo actuado por su socio bolivariano, no me quedan dudas que el avance del gobierno sobre la liquidez sobrante en el mercado será su próximo botín.

¡Ojalá me equivoque!

No hay comentarios.: