sábado, abril 25

CASTIGO SOCIAL: JUSTICIAS O CAZA DE BRUJAS


En este último tiempo, ante distintos eventos, he notado que muchas veces hay personas que son aisladas por el resto de la sociedad ante portación de apellido.

Así podemos ver como son escrachados, aislados, separados, ignorados, familiares de: políticos que fracasaron en la gestión pública, militares ligados a la represión, empresarios inescrupulosos, etc.

Ante esta situación me pregunto, ¿es válido castigar a los portadores de apellido por lo que hicieron sus parientes? ¿Qué deben hacer para no ser excluidos, renunciar en Plaza de Mayo a dicho parentesco?

Para redondear mi planteo, no puedo de dejar de lado el accionar de la justicia. Su influencia en el accionar de la sociedad es muy importante, ya que si la sociedad confiase en sus fallos, el castigo social sería innecesario.
También importa en este planteo los valores que tiene una sociedad. Si los mismos fuesen firmes, y no, acomodaticios, el castigo social no sería necesario.

Ahora bien, en Argentina estamos lejos de tener una justicia activa, justa, y no exenta a las presiones políticas. Por otro lado los valores que tenemos como sociedad, no solo son casi inexistentes, sino que son volátiles y cambiantes ante la realidad política de turno, una de principales causas de cómo nos va como país.

Como vemos estamos ante una situación donde existe un campo propicio para el castigo social, pero también su génesis es lo que la invalida.
Una sociedad sin valores bien definidos y que aplica el castigo social puede caer en la arbitrariedad, la revancha, y la caza de brujas (¿quien tiene el derecho a tirar la primera piedra?).

Por otro lado, ¿cómo debería actuar el familiar? ¿Renegar de su apellido y de su pariente?
¿Se puede pedir a un hijo que reniegue del padre, o a un padre que reniegue de su hijo?
(Insisto, ¿quien tiene el derecho a tirar la primera piedra?).

No tengo respuestas, pero creo que es un tema que merece ser meditado. Tal vez a partir de ahí empecemos a pensar en mejorar nuestros valores.

No hay comentarios.: