martes, marzo 10

LA PIRATERÍA EN LA ARGENTINA Y LA DOBLE MORAL


Hoy salió una nota en el diario La Nación sobre la piratería, resaltando el fuerte crecimiento que viene teniendo en la argentina en los últimos años, donde crisis tras crisis lleva a la gente a comprar más barato, y si encima tiene el logo de una marca conocida mejor.
Lamentablemente no es un tema nuevo.


Por un lado tenemos el templo de la piratería en la feria La Salada, que a su vez abastece a otras ferias de distribución. Hasta tiene su página web Feria La Salada.

Por otra parte tenemos el mundo de los CD´s y DVD´s truchos, que se pueden conseguir cómodamente en la plaza Rivadavia (vaya paradoja), o en kiosko del microcentro.
Pensemos por un momento que alquilar un DVD por un día puede estar $ 7/8, mientras que uno trucho se puede comprar por menos de eso.

Ahora bien, la piratería es delito. No hay discusión. Por otro lado se conoce perfectamente donde se comercializa. Pero nadie hace nada. Claro, es un gran negocio que debe alimentar a más de un interesado (políticos, policía, mafias, etc.).
Además permite el acceso a muchos bienes a aquellos de menores ingresos.
¿Cómo vamos a combatir esto? No es políticamente correcto.
Además genera trabajo…..en negro, explotación de menores, condiciones infrahumanas de trabajo, piratas del asfalto, evasión impositiva, lavado de dinero, etc., etc……

Últimamente vemos a nuestra presidente, a sus ministros, y al resto de los políticos hablar de la crisis mundial. De cómo el capitalismo salvaje, el libre mercado sin restricciones, etc., han generado una crisis mundial, la cual, aclaran, tiene sus fundamentos en los países dominantes que buscan solo la riqueza de una manera inmoral, e individualista.

Mientras tanto en casa permitimos todo. ¿No es inmoral la explotación de los menores, el trabajo en negro, la evasión impositiva, el mantenimiento de mafias, etc.?
Muchas veces se permite desde el gobierno de turno se hace la vista gorda, supuestamente para ayudar a los pobres (piratería, ventas callejeras, los cuidacoches, etc.), pero escondiendo detrás un negocio para unos pocos.

Como vemos la pobreza sigue siendo negocio en la argentina, y la contradicción moral de nuestros gobernantes es algo a lo que lamentablemente nos tienen acostumbrados. Lo más triste de todo es que los ciudadanos lo permitimos.
Y no me refiere a que los votamos, me refiero a que somos nosotros mismos, los que consumimos en La Salada, en el parque Rivadavia, o en cualquiera de las otras ferias ilegales.

Con lo cual la próxima vez que compremos algo trucho, sepamos y seamos concientes de lo que hay detrás de este negocio para que nosotros accedamos a los mismos.
Ya es hora que empecemos a hacernos cargo de nuestra doble moral, que no es solo atributo de la clase dirigente.

No hay comentarios.: