miércoles, junio 18

NOS SIGUEN TOMANDO EL PELO


Esperanzados todos los argentinos escuchamos el discurso de la presidente de "todos los argentinos". Creímos vanamente que la presidente había oído el reclamo del pueblo, que se dialogue, más allá que quieran insistir que detrás de esto había una intención golpista. El cacerolazo fue genuino. Es cierto que hubo mail, mensajes de texto, y otros medios para comunicar el mismo, pero nadie repartió ni chorizos, ni pagó con fondos público para ir. Tampoco se movió ningún aparato político, ya que le pueblo y nada más. No es la CGT, no son los movimientos piqueteros pagos, no son los punteros de los intendentes.

La verdad, y sin ofender la investidura presidencial, no entendió nada. La gente pidió dialogo, no monólogo. Pidió que se discutiera los temas del congreso en el congreso, con un debate profundo. A cambio de ese pedido la presidente envió un pedido de ley donde se pide que se ratifique la polémica resolución 125. Esto no es debate, no es intercambio de idea, no es democracia. Es bajada de línea lisa y llanamente.

La presidente con este proyecto le dijo a “todos los argentinos”: “pueblo, tontos, quieren que pase por el congreso, pasará total tenemos mayoría, y encima nos podemos dar el lujo de aprobarla sin modificar una coma. Sigan caceroleando que se hace lo que yo, o mi marido, queremos. Si quieren democracia seria voten candidatos serios. Si quieren estadistas edúquense, no se dejen manejar por el pancho y la coca, no le den bola a los punteros. Si quieren salir de la pobreza a través de un proyecto de vida, y no a través de dádivas, piensen a quien votan. Si quieren realmente de distribución de riqueza no voten ladrones, estafadores. Si quieren ser escuchados no voten a soberbios, resentidos, ególatras. Si no quieren divisionismos voten a argentinos de bien. Caso contrario el próximo presidente será Máximo, y luego la nena. Feliz día de la bandera”.

Del análisis del resto del discurso de la presidente, o de su marido en el poder, prefiero no opinar. Es más de los Kirchner en su puro estilo.

No hay comentarios.: