sábado, marzo 8

FAVORECER EL ACCESO A LA TECNOLOGÍA TAMBIÉN ES EDUCAR

Ya en el siglo XXI no creo que haga falta justificar porqué favorecer el acceso a la tecnología es educar. Hoy, a modo de ejemplo, quien no sabe usar una computadora y no tiene acceso a la misma es considerado un analfabeto digital. Pensemos que todavía, en l argentina, estamos luchando contra el analfabetismo básico. Chicos que no pueden ir a la escuela porque o sus padres no los envían, o porque tienen que trabajar para ayudar a su familia. También hay que agregar la cantidad de clases que se pierden al año por paros y otras causas (deficiencias en las aulas, etc.).

Volviendo al tema del analfabetismo digital, estos son algunos números sobre la situación actual en argentina que surge de un estudio sobre consumos culturales encargado por la Secretaría de Medios de la Nación a fines del 2007. Del mismo podemos obtener algunos números que asustan:


-
75,8% de los mayores de 50 años no sabe lo que es un navegador de Internet

Si se clasifica la población en tres niveles socioeconómicos tenemos:

-
el nivel alto el 17,3% no utilizó nunca Internet
-
el medio el 40,2% no navegó nunca
-
el nivel de menores recursos ese porcentual trepa a 61,2%.


Por último, el 85,7% de los hogares del país no cuenta con conexión a Internet.

Las cifras son contundentes. Pero que podemos hacer frente a esto. Hay mucho, pero hoy me quiero enfocar en un punto al que se refiere en forma muy clara el artículo que adjunto a continuación:

¿Por qué pagamos de más?

Juan López Couselo

Para Fundación Atlas 1853

Hay una costumbre popular en nuestro país, nada alejada de la realidad, que nos lleva a comprar o pedirle cosas a algún conocido cuando viaja al exterior.

Para ilustrar la situación con un ejemplo básico de tecnología, podemos tomar la notebook HP Pavilion tx1330la, que se vende en el país a 6000 pesos, cuando el mismo modelo se consigue en USA por 900 dólares (menos de la mitad de su valor local). En ambos casos se da la misma particularidad, las dos computadoras se fabrican en China.

¿Como se justifica entonces la diferencia de precio si estamos hablando del mismo objeto, importado del mismo lugar? Básicamente por los tributos e impuestos que gravan el ingreso al país en ambos lugares.

La justificación a la alta barrera de entrada para productos importados, es a menudo, el fomento de la industria nacional. Lamentablemente, no contamos con la tecnología necesaria para producir este tipo de productos, y mucho menos con empresas dispuestas a invertir para realizarla en un contexto tan inestable como el de la Argentina (lo máximo a lo que aspiramos hoy en día es al ensamble de piezas importadas).

Se cree erróneamente que trabando el ingreso de productos del exterior, se fomenta la creación de puestos de empleo. Pero si extendiéramos el panorama, veríamos que si bajaran estas barreras, todos los consumidores de esta notebook, tendrían 3000 pesos más para gastar. Esos bienes extra que compren, no solo aumentarían su calidad de vida considerablemente, sino que también generarían puestos de trabajo genuinos en los sectores cuyos bienes se demandan. En caso de que no quisieran gastarlos y decidieran ahorrarlos, se volcarían al crédito fomentando el establecimiento de nuevas empresas que también necesitarían contratar empleados.

Si tenemos que responder a las criticas que afirmarían que de esta manera se destruiría toda industria tecnológica nacional, solo haría falta ver la marca de la computadora en cuestión para darnos cuenta que es una empresa norteamericana (1era en ventas de notebooks en el mundo), que eficientemente, y desde su nación de origen, puede vender su producto mas barato en un país con un poder adquisitivo mucho mayor que el nuestro.

En el contexto actual, y a modo de conclusión, podría resultar más económico (para el bolsillo, pero no para el desarrollo nacional) comprar un pasaje a Miami y traerse la computadora desde allá.

Esta nota es solo un ejemplo de porque el estado dice una cosa “eduquemos”, y por otra hace lo contrario. ¿Se imaginan como bajarían los índices que vimos si los precios de la tecnología fuera más accesible para todos? Decimos defender la fuente de trabajo con las trabas a la importación, pero en una industria como la tecnológica al único que desprotegemos es al analfabeto digital. Y eso en el siglo XXI es condenarlo a futuro.

¡Para pensar!

No hay comentarios.: