miércoles, marzo 26

CRISTINA SE SACO LA CARETA, PERDÓN EL BOTOX


Noche triste sobre Buenos Aires. Ya no se puede opinar diferente. Tantos derechos humanos. Tanto "vengo a gobernar para todos los argentinos". Mucha habladuría y muchas piñas.

Hace dos semanas que el campo decreto un paro con piquetes por la suba de las retenciones. Hoy hablaba la presidente y se esperaba algún mensaje para salir de esta crisis. El mensaje fue desafortunado. Redobló la apuesta. Algunos dirán que estuvo bien. Yo creo que debería haber llamado a la prudencia. No lo hizo. Mintió y generó más bronca.

El resultado no se hizo esperar. La gente salió a la calle. Dirán que fue gente de Barrio Norte, Recoleta, Belgrano, etc., pero la realidad fue que se extendió por varios barrios de la capital. Muchos se juntaron en la Plaza de Mayo en forma espontánea.
También hubo protestas en otras ciudades del país, y en muchos pueblos relacionados con el campo. Una multitud se convocó enfrente de la residencia de Olivos. Cánticos, cacerolazos, mucha disconformidad.

No solo salieron en apoyo al campo. También afirmaron que hay mucha gente que está cansada de que le mientan. Muchos dirán que este gobierno ha hecho mucho por la gente. Es discutible. Pero lo que no tiene defensa es como se está mintiendo. Y la gente se cansó.

Ya sabemos que a Cristina la crítica no le gusta. Los Kirchner no están acostumbrados a la crítica. No les gusta la oposición. Por eso salieron los empleados del gobierno.
Las fuerzas de choque pagadas por el gobierno, graciosamente, con fondos que surgen de las retenciones.
Ahí apareció Luís D'Elia, a quien no le bastó con ocupar una comisaría. Al grito de vamos a evitar "el golpe" asumió el poder policial, y reprimió a los que protestaban en la Plaza de Mayo.

Uno pudo ver perfectamente por Crónica TV como D'Elia le pegó a una persona (ver foto) que no piensa como él. También otros piqueteros corrieron al resto de los ocupantes de la plaza.
Todos al grito de "..la plaza es nuestra la p...que lo p...". Tolerancia que le dicen.
Los palos contra las cacerolas.

Curiosidad al margen, ni un solo policía, a pesar que se supo con antelación, que D'Elia iba a marchar a la plaza. ¿Se declaró la plaza zona liberada? No sé. Habrá que preguntarle al ministro del interior.

Yo me pregunto:

¿Podrá nuestra presidenta reconocer que se equivocó, y que ahora es su obligación como autoridad máxima calmar los ánimos?

¿Seguirá Luís D'Elia recibiendo beneficios del gobierno, a cambio de comandar a los "Centuriones K"?

¿Podremos opinar diferente sin tener que salir corriendo?

¿Cristina, se sacó el botox y nos mostró su verdadero rostro?

Veremos. Hoy solo puedo ver una noche triste sobre Bs As.

No hay comentarios.: