jueves, diciembre 20

ALGO HUELE MAL EN DINAMARCA


Los que me siguen y leen mi blog saben que no me gusta Cristina Kirchner, pero hay algo que me preocupa, que no lo veo como casual, y que apunta a presionar a su gobierno.

Primero salió Hugo Moyano a amenazar que no lo forzaran a cruzarse de vereda. Luego vino la toma del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.
Por otro lado las huestes de la Uocra de Gerardo Martinez tomaron la ciudad. Con anterioridad los empleados del subterráneo realizaron un paro total dejando a miles de viajeros a pie.

Hoy se tiene previsto varias movilizaciones (piqueteros, quebracho, agrupaciones por la memoria de los hechos ocurridos el 20 de Diciembre del 2001, familiares de los muertos en Cromañon, etc.).
Nuevamente el caos se adueñará de la ciudad.

Me pregunto, ¿qué se esta buscando con todo esto?

¿Ver hasta donde llega el poder de Cristina Kirchner? ¿Llevar la pelea por el poder sindical a la calle? ¿Buscar que se mueva el péndulo extremista de la argentina; del libertinaje al control total? Por qué no puede haber un punto medio de orden: uso de los derechos de uno sin pasar por los derechos de otro.

¿Porqué se Cristina Kirchner recibe Gerardo Martinez, y Néstor Kirchner se reúne con Hugo Moyano?

También me pregunto, ¿haber explotado y reaccionado, contra EEUU por el caso Antonini, como lo hicieron los Kirchner, no será una nube de humo para tapar lo anterior?

¿Se viene una pelea Kirchner vs. Kirchner? Esperemos que no.
En una película que también se titulaba K vs. K (Kramer vs. Kramer), los únicos que terminaban sufriendo eran los hijos.

En una democracia paternalista (o maternalista) como la Argentina los únicos que pagan los platos rotos son los ciudadanos.

No hay comentarios.: