jueves, diciembre 20

ALGO HUELE MAL EN DINAMARCA


Los que me siguen y leen mi blog saben que no me gusta Cristina Kirchner, pero hay algo que me preocupa, que no lo veo como casual, y que apunta a presionar a su gobierno.

Primero salió Hugo Moyano a amenazar que no lo forzaran a cruzarse de vereda. Luego vino la toma del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.
Por otro lado las huestes de la Uocra de Gerardo Martinez tomaron la ciudad. Con anterioridad los empleados del subterráneo realizaron un paro total dejando a miles de viajeros a pie.

Hoy se tiene previsto varias movilizaciones (piqueteros, quebracho, agrupaciones por la memoria de los hechos ocurridos el 20 de Diciembre del 2001, familiares de los muertos en Cromañon, etc.).
Nuevamente el caos se adueñará de la ciudad.

Me pregunto, ¿qué se esta buscando con todo esto?

¿Ver hasta donde llega el poder de Cristina Kirchner? ¿Llevar la pelea por el poder sindical a la calle? ¿Buscar que se mueva el péndulo extremista de la argentina; del libertinaje al control total? Por qué no puede haber un punto medio de orden: uso de los derechos de uno sin pasar por los derechos de otro.

¿Porqué se Cristina Kirchner recibe Gerardo Martinez, y Néstor Kirchner se reúne con Hugo Moyano?

También me pregunto, ¿haber explotado y reaccionado, contra EEUU por el caso Antonini, como lo hicieron los Kirchner, no será una nube de humo para tapar lo anterior?

¿Se viene una pelea Kirchner vs. Kirchner? Esperemos que no.
En una película que también se titulaba K vs. K (Kramer vs. Kramer), los únicos que terminaban sufriendo eran los hijos.

En una democracia paternalista (o maternalista) como la Argentina los únicos que pagan los platos rotos son los ciudadanos.

martes, diciembre 18

MANDEN AL PRÓFUGO


Sr. Ex Presidente Néstor Kirchner

Me dirijo a Ud. con el fin de transmitirle ciertas dudas que se me generaron a partir de su discurso del día de la fecha, Martes 18 de Diciembre de 2007, en un almuerzo de fin de año, organizado por la empresa estatal Aysa en Costa Salguero (al margen, ¿no es un lugar un poco caro para organizar un almuerzo con los recursos del pueblo?).
En el mismo hizo referencia al caso de la valija que el Sr. Antonini Wilson quiso introducir en la argentina, de contrabando, con u$ 800.000- aproximadamente, siendo dichos comentarios los que generaron las dudas que a continuación le transmito:

1. ¿Por qué reclama a gritos que el Sr. Wilson sea extraditado ahora, cuando se tuvo la oportunidad de encarcelarlo en el momento del hecho, y se lo dejo ir? (se acuerda, entro como venezolano por aeroparque, y salió como norteamericano hacia el Uruguay).

2. ¿Por qué no se avanza en la investigación interrogando a los argentinos que viajaron en el vuelo que trajo a Sr.Wilson, Claudio Uberti y al presidente de Enarsa Ezequiel Espinosa?

3. ¿Por qué no se le pide explicación, a través de su amigo el presidente Chavez, al hijo del vicepresidente de PDV SA, Daniel Uzcateguy Speech, quien trajo como acompañante al Sr.Wilson en dicho vuelo? Las explicaciones dadas hasta el momento no aclararon en nada el porqué del Sr.Wilson en ese vuelo.

4. ¿Por qué no se transparentan todos los gastos de la campaña de la actual presidente, su señora, y como fueron financiados dichos gastos, no para conformar a los norteamericanos, sino a los argentinos quienes tenemos de derecho a que nuestros gobernantes nos den explicación de sus actos?

5. ¿Por qué no aclara el negocio que se le permite hacer al gobierno del Sr.Chavez con los bonos argentinos que tan “generosamente” nos compra con descuento y sin subasta pública, y que luego los vende al empresariado bolivianos a un precio mayor para que puedan sacar divisas de Venezuela? (hay un artículo muy interesante que publicó Abel Viglione sobre este tema).


Desde ya agradezco su paciencia para leer esta carta, y espero ansiosamente que me pueda aclarar mis dudas.



Atentamente, un humilde ciudadano argentino de segunda

viernes, diciembre 14

CORTITO Y AL PIE: HISTORIAS ARGENTINAS

No llorar sobre la leche derramada

El conflicto lecheros tiene posturas irreconciliables con el estado de por medio. El flamante Ministro de Economía, Martín Lousteau, criticó desde un encuentro organizado por el Grupo Technit a los productores del sector lácteo por querer negociar con la industria sin su autorización. Por un lado, todo un signo desde donde efectuó el reclamo, como queriendo ratificar la antinomia campo/industria que solo nos recuerda lo antiguo de nuestra ideología.
Y por otro advirtiendo, que aunque parezca, en este país se hacen negocios en forma libre si el gobierno quiere. No nos vayamos a equivocar que existe la libertad económica.

Como vemos, más que aportar ideas, se quiere imponer políticas a riesgo de que en un país donde los chicos se siguen muriendo (literalmente) de hambre, se llegue al extremo de derramar la leche en los caminos, antes de venderla a las industrias, como ya se ha hecho en el pasado.


¿Quien?, ¿yo? ¡No!, el gran bonete

Los argentinos nos caracterizamos, en general, por echarles la culpa de todos nuestros males a los otros. Es muy común, por ejemplo, justificar que cuando a uno le iba mal en el colegio, la culpa era del profesor ya que o no enseñaba lo que después tomaba en las pruebas, o que se las agarraba con uno.

Esa cultura de asumir que la culpa es de otro, toma fuerza en la política. Así vemos como nuestra ex Ministra Felisa Miceli se defiende ante el juez, por la causa del dinero encontrado en su baño del ministerio, que todo fue armado para desalojarla de su cargo no solo sin mostrar pruebas, sino que tampoco pudo refutar las pruebas en su contra.

En esta línea nos desayunamos con que el valijero venezolano habría traído esos fondos para colaborar en la campaña a presidente de las pasadas elecciones, según declaraciones de los fiscales norteamericanos. Podemos decir mucho de los norteamericanos, pero la justicia no se deja influir tan fácil por el poder político, y menos si en el medio esta un país como argentina. Es por eso que resulta risueña la defensa encarada por nuestra presidenta sobre que esto es parte de un complot por nuestra relación con Venezuela, nuestra intención de profundizar el MERCOSUR, de querer crear el banco de Sur, o colaborar para la liberación de Ingrid Betancourt. Poco serio.

Cuanto bien se le haría al país en aclarar la verdad sobre el episodio de la valija con u$800.000, en vez de seguir buscando al gran bonete.


Cianuro

Héctor Febres, a cuatro días de que se conozca el fallo por el juicio que se le sigue por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, murió por causa de envenenamiento. Solo me caben algunas preguntas hasta que se aclare el tema, si es que algún día se aclara:

¿Cómo le llegó cianuro a sus manos (o boca mejor dicho)?
¿Se suicidó realmente?
Si no se suicido, ¿quién lo asesinó, y porqué?
¿Tenían miedo de que hablase?
¿Su familia no lo quería ver sufrir en la cárcel?
¿Alguna de las víctimas de Febres?
¿……?


Habemus Opossitio

En el post que lleva este nombre, comenté que Hugo Moyano iba a ser la verdadera oposición del Kirchnerismo. Y no me equivoqué, ya que presionó con pararse en la vereda de enfrente si no se le tenía en cuenta, y automáticamente se aprobó la modificación a la ley de ticket.

Pero, ¿que pasa además con Moyano? Primero asesinaron en Rosario al tesorero del gremio de los camioneros. Luego balearon a un chofer de camiones de una empresa de gaseosas. Y por último, un dirigente gremial del Sindicato de Recolección, Barrido y Limpieza de la ciudad de Rosario, sufrió un atentado, cuyos allegados acusaron a las huestes de Moyano.

Para la presidenta que debuta tener un opositor envuelto en una “guerra” de mafias no es bueno. Esperemos que sepa despegarse.


Made in Argentina

Es democrático, es legal, pero no es serio. Solo en la Argentina puede suceder que un presidente le traspase el bando presidencial a su mujer. Si tanto apoyo tiene, y por más que no creamos en las encuestas Néstor Kirchner supera ampliamente a cualquier otro político, ¿porqué no siguió el en vez de hacer uso del nepotismo, mal arraigo especialmente en el interior de nuestro país?

Esto no ilegitima a Cristina Kirchner, pero nos muestra una vez más como un país con una democracia utilitaria a favor de la casta política, y menos de la gente, y poco serio.
Pero como tampoco nos interesa pertenecer al resto del mundo, ya que nos creemos autosuficientes, y así nos ha ido, no vale la pena preocuparse.


domingo, diciembre 2

TENGO UNA VACA LECHERA, NO ES UNA VACA CUALQUIERA….


…me da leche merengada,
Hay que vaca tan salada.

Tolón, tolón!

Tolón, tolón!


¿Se acuerdan de esta canción infantil? En Argentina, en breve, habrá que modificarle la letra. La última semana, a modo de protesta, varios tamberos enviaron vacas lecheras al matadero. Resulta que con la presión de Moreno, que parece fue confirmado para seguir con Cristina, tienen que venderle la leche a los productores, algunos de ellos en bancarrota (Sancor, Mastellone), a un precio por debajo de su costo de producción. O sea a pérdida. Conclusión, les va a resultar más económico deshacerse de las vacas y pasarse al negocio de la soja. Ergo, el país de las vaquitas terminará importando leche.


En economía hay una máxima que dice más o menos así: “En economía se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias.” Esto es lo que nos esta pasando hoy en la argentina. Se ha destruido la brújula que guía a cualquier país, el sistema de precios. Un país sin precios toma decisiones equivocadas. Invierte donde no debe, y no invierte donde se necesita. Y todo por mantener un índice de inflación ficticio.


Todos sabemos, porque lo que hemos sufrido, cuales son los males que produce la inflación, especialmente en los segmentos más necesitados. Reconocer en argentina que hay inflación, con las heridas que tenemos, es desatar una corrida de aumentos de precios, salarios, dólar, que nos lleva indefectiblemente al caos. El gobierno lo sabe. Pero no sabe como resolverlo, por ende esconde el problema. Mientras tanto la gente es más pobre.
Repasemos un poco en que situación esta el barco a quien le escondieron la brújula.

Los precios de la energía y el combustible están atrasados. Eso lo sabe todo el país. Pero claro, como vamos a aumentar el precio a esas empresas capitalistas que se llevan toda la ganancia afuera. Por ende lo dejamos como está. Esto lleva a que el consumo siga creciendo, ya que el precio no lo frena. Se compran más aires acondicionados, más autos, etc. Claro, los que pueden.
Por otro lado, a este precio, y con este manejo arbitrario de precios, las empresas no invierten, no generan mayor oferta.
Mayor demanda y oferta constante…………BUMMM!!! (a comprar velas).


Por otro lado se manejan los precios de los alimentos. Sube la papa, se presiona para que se vendan papas a un precio fijado por Moreno. Claro, después hay que encontrar donde se ven, pero el Indec parece que las consiguen ya que eses es precio que toman. Sube el tomate, lo mismo. Claro todo esto para el que puede. Mientras tanto la plata no alcanza.

Otra forma que utiliza el gobierno para aplacar los aumentos es mediante subsidios. Las empresas mantienen los precios, la gente sigue consumiendo (o mejor dicho aumenta su consumo), pero la diferencia la pone el gobierno vía un subsidio a la empresa. En realidad el gobierno la pone de los impuestos que pagamos los argentinos.
No importa que se subsidie al transporte de pasajeros o los trenes de Cap.Fed. y Gran Bs As, pero que lo paguen todos. Los pobres del Chaco y Formosa felices. Total ellos toman colectivos todos los días.
Ah, me olvidaba. La mayor cantidad de votantes está en Cap.Fed. y el Gran Bs As. Coincidencias que le dicen.

El Titanic va derecho al isberg, pero como siempre los pobres viajan en tercera clase.