sábado, noviembre 17

QUE LEER EN VACACIONES

Se acerca el verano, y es cuando uno se pone más activo con la lectura. Dejando de lado un poco los acontecimientos políticos del país, he dedicado este post a recomendar tres libros que leído este año.

UN VIAJE A LA ESPERANZA: salir de la pobreza con trabajo y dignidad

Jesús María Silveyra

Madagascar es una isla entre Asia y África, asolada por problemas de toda clase que dejan a la mayoría de su población, 17 millones de habitantes, en una situación de pobreza crónica. Allí, el padre Pedro Opeka, argentino de origen esloveno, plantó un sueño de esperanza para quienes parecían no tener más opción que una vida de marginación, delincuencia, explotación y miseria. Edificó un pueblo donde antes existía un basural con la sola ayuda de quienes antes vivían en esa zona.

La riqueza de esta experiencia es impresionante, de cual solo puedo transmitirles algunas líneas:

“Cuando uno tiene fuerza, tiene que ser autosuficiente, vivir del propio trabajo y del esfuerzo. Si otros sudan en tu nombre, debería darte vergüenza….”.

“…..La respuesta la deben dar los dirigentes. Uno ve a los políticos que piden e imploran que los voten diciendo que le van a solucionar los problemas a la gente. Pegan afiches en las calles, anuncian sus nombres con megáfonos, van a las radios y a la televisión, pidiéndoles a la gente que los elijan para solucionarles los problemas….”.

A la hora de trabajar en el campo, Pedro sale a dar el ejemplo. “Les decía a los jóvenes que la única manera de no tener hambre es trabajando.” Entonces se metía en los arrozales, con el agua hasta la cintura y los pies hundidos en el fango, y participaba como uno más de la siembra o la cosecha. “Es que la gente, cuando está mal, aprende más del ejemplo que de las palabras.”

“El dinero sobra en el mundo, el asunto es que no se utiliza bien. Por esa razón cada vez son más los pobres que habitan el planeta. Pese al desarrollo económico, la pobreza no disminuye y es el gran fracaso de la humanidad….”.

“…..Cuando los recursos sociales los maneja el Estado, no llegan a donde deben llegar, van a parar a otro lado, generalmente a los bolsillos de los políticos. Sobre todo en los países subdesarrollados.”

También existen reglas de comportamiento, diecinueve, en cuya introducción figura: “Estas reglas nos ayudarán a poder vivir juntos y a controlar nuestros actos. No se han establecido para que la vida sea más difícil, sino todo lo contrario, para que exista más armonía en nuestra comunidad y podamos evitar los conflictos.”

“El verdadero revolucionario hoy casi no existe. Hasta suena mal la palabra, porque se la ha utilizado de una manera muy ligera, lo mismo que con la caridad. Al usar mal las palabras, les quitamos el peso y el contenido. Hoy en día, el revolucionario es el que grita por la justicia y mañana se llena los bolsillos con el dinero de los demás. A la palabra se la fue vaciando de sentido. Lo mismo ocurre con los que hablan de justicia pero utilizan la violencia. Dicen ‘yo soy un revolucionario’, cuando en realidad es otra cosa, jamás utiliza la violencia. Un revolucionario es alguien que es consecuente con lo que dice, que hace lo que dice, que persevera en la acción que está llevando a cabo, que da la vida por la misión, Cristo lo fue, porque quiso transformar el mundo y a la gente, cambiando los corazones.” “Dicen que las palabras conmueves y que los ejemplos arrastran.”

KIRCHNER & YO: por qué no soy Kirchnerista

Fernando Iglesias, escrito y periodista especializado en temas políticos, particularmente en la globalización y sus consecuencias.

El libro es obviamente antikirchnerista. Pero no proviene de un escritor que uno podría tildar de derecha. Por otra parte el análisis de la política aplicada por Kirchner, “un peronismo no peronista y un montonerismo no montonero”, nos muestra un punto de vista interesante sobre como uno puede aprovechar políticamente las coyunturas históricas, y sacar ventajas de ellas.

Sin embargo, desde mi punto de vista, lo más interesante de este libro es el capítulo 2, el cual nos muestra a través de una largar serie de gráficos una realidad que nos cuesta aceptar. Desde los militares hasta el presente, los mejores indicadores que muestran como prosperan los habitantes de un país, se dieron durante el primer gobierno de Menem. ¡Sí!, durante parte de la llamada “la nefasta década del ‘90”. Se podrá buscar todo tipo de justificación para querer desmentir esto, lo cual tampoco afirma que Menem haya sido el mejor, sino que alguna vez como sociedad, políticos incluidos, deberemos rescatar lo bueno de quienes nos precedieron, y mejor todo aquello que hicieron mal.

LA ECONOMÍA LONG TAIL: de los mercados de masas al triunfo de lo minoritario

Chris Anderson, editor jefe de la revista Wired.

Es cierto que internet ha cambiado el mundo de los negocios, pero en la economía long tail nos amplia el horizonte de ese cambio.

En los negocios que se ocupan del mercado minorista, la mayoría de los recursos se destinan a analizar aquellos productos que más se venden, dado el principio de la escasez (espacio, tiempo, costos, etc.). Las planillas de ventas se concentran en la Ley de Pareto (80x20), o sea el 20% de los productos que generan el 80% de las ventas. Al resto se les dedica un esfuerzo marginal, ya que los costos hacen que no sea económicamente viable prestarles mucha atención. Pero desde que apareció internet esto cambio.

Si uno va a buscar un CD o un libro a un local de un shopping, es común que encuentre solo aquellos que tienen más salida. No tiene sentido ocupar lugar con productos que tienen ventas ocasionales. Por eso habrá que recurrir a locales especializados para buscar un CD de Jazz no muy conocido, por ejemplo.

En cambio, en el mundo virtual, desaparecen esas barreras. Todo es accesible. Desde los bestsellers, hasta las reliquias escritas por alguien poco conocido.

Si imaginamos un cuadro con el número de ventas en el eje vertical, y los distintos productos en el eje horizontal, veremos una curva donde de demanda donde la mayor concentración esta del lado izquierdo, y donde luego la misma se va achatando contra el eje horizontal. Esta última parte de la curva es la que se denomina Long Tail (larga cola), y es la que esta siendo atendida gracias a la disponibilidad de internet. Esto ha permitido una explosión de los negocios de nichos, antes desechados por los grandes vendedores ya que ahora pasaron a ser rentables.

Realmente un libro imprescindible para entender y estar preparado para el futuro que se viene, o mejor dicho: que ya está entre nosotros.

No hay comentarios.: