miércoles, noviembre 21

HEBE DE BONAFINI

Hay temas que son políticamente incorrectos tratarlos en esta época de revisionismo histórico, ya que se nos puede englobar como pro-represores, o fascistas. Igualmente prefiero correr el riesgo, y arriesgarme a expresar mi pensamiento, planteando ciertas incoherencias detrás de la defensa de los derechos humanos.


Aunque en la cabeza me retumba la frase “no aclares que oscurece”, no puedo resistir en reforzar mi creencia de “no a la violencia” por ningún motivo. Aquel que defiende un “seudo” ideal utilizando a la violencia, invalida desde mi punto de vista el ideal que dice defender.


Hoy cuando se habla de derechos humanos nos referimos exclusivamente a aquellos que murieron, o fueron torturados, o desaparecieron, a manos de las fuerzas de seguridad durante la última dictadura. También se incluye en una segunda medida a los que delinquen, ya que su acción, se aclara, es producto de la exclusión, dejando flotar una “verdad” con tan poco consistencia como el aire de que todo excluido es delincuente.


Los derechos humanos tienen varias connotaciones que a veces es bueno aclarar para no confundir al común de los mortales, en los cuales me incluyo. Primero son para todos los seres humanos, grandes, chicos, nacidos y por nacer, y nadie tiene permiso para invadir el derecho del otro (se acuerdan de la famosa frase “los derechos de uno terminan donde empiezan los derechos del otro”).


Segundo todo derecho implica una obligación. Si yo quiero hacer uso de mis derechos, tengo la obligación de respetar el de los demás. Yo no puede exigir el derecho a la vida por un lado, y utilizar la violencia por el otro.


Tercero, no debemos confundir derechos con deseos. Sería glorioso que no existiese la pobreza en el mundo, pero eso es un deseo. No ser pobre no es un derecho, es un resultado de una suma (o resta) de factores. Obviamente que hay que luchar por reducir la pobreza, por eso dijo que es un deseo, pero no lo debemos hacer a costa de violar los derechos de otros. Tengamos en cuenta que desde que el hombre es hombre la vida no es justa, y que no podemos obligar a alguien a ser generoso con los demás. Obligarlo sería violar su derecho, por más injusto que nos parezca. Si empezamos violando un derecho abrimos una puerta de un interior desconocido y oscuro.


Cuarto, los derechos humanos no son de izquierda ni de derecha. Son de todos, y todos los tenemos que defender. En la historia mundial tenemos ejemplos de derechas e izquierdas que violaron los derechos humanos de la misma manera. Por eso que en los extremos, ambas se dan la mano.


A que viene todo este planteo se preguntarán. Resulta que ayer hubo dos hechos que la tuvieron como referente a Hebe de Bonafini. Por un lado se le entregó el predio del ESMA para convertirlo en un Espacio para la Memoria y la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, el cual incluye el Liceo Naval el cual se utilizará para formar nuevas generaciones de militantes sociales, según Hebe se ocupó de informar.

Por otro lado dio a conocer la contratación que hizo de lo servicios de Felisa Miceli (¿se acuerdan?) para que dirija el equipo de contadores y arquitectos que construyen casas, manejan la Universidad Popular y la radio de las Madres.


Hebe de Bonafini fue la que festejó los atentados a las torres gemelas. Nos guste o no EEUU y su política exterior, allí murió mucha gente inocente.

También en más de una declaración habló a favor de los que tomaron las armas en los ’70. Y por si fuera poco no duda en defender a la ETA y a Irán por la imputación que se le hace por el atentado contra la AMIA.

Con todo este historial, ¿de que derechos humanos nos habla? ¿Qué clase de militantes sociales quiere formar? ¿Alguna vez expresó alguna congoja por los inocentes (si, los hubo) que murieron a causa de la guerrilla?

Creo que desde mi punto de vista, más allá de que uno se considere de izquierda, centro, o derecha, no la veo a Hebe de Bonafini defendiendo los verdaderos derechos humanos.

Por otra parte, justo para que controle todos los recursos que recibe de nuestros bolsillos, a través del uso discrecional del estado (cuantas ONG desearían tener un porcentaje ínfimo de lo que ella recibe, para financiarse), serán “controlados” por quien no supo explicar de donde sacó los billetes encontrados en su baño personal del Ministerio, luego de ensayar varias mentiras.

Parece poco razonable, y hasta poco ético, que quien tenía la responsabilidad de girar los fondos de ayuda a Hebe de Bonafini, ahora sea quien controla que se los haya usado para los fines por los cuales se entregaron.

Esta claro cual es mi posición con respecto a Hebe de Bonafini, y hablo de ella y no del resto de las madres ni de las abuelas. Creo que ella es un mal para quienes quieren defender los reales derechos humanos.

No se que pecados históricos quieren lavar los Kirchner para dejar pasar todo esto. Mientras tanto el resto de los argentinos esperamos que alguna vez se levante al lado de la bandera argentina que flamea en la casa Rosada la bandera de los derechos humanos “….para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino; invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución para la Nación Argentina”.

Aclaración (25-Nov-07; 14:00hs)

Dado un intercambio de comentarios recibidos con respecto a este post, me veo en la obligación de ser más claro para explicar mi postura (me refiero al párrafo en que escribo sobre la pobreza, los derechos, y los deseos):

  1. considero que existe un derecho del ser humano de contar con las necesidades básicas (alimentación, vivienda, educación, etc.)
  2. la realidad nos lleva a que ese derecho sea violado, y por la tanto termino llamándolo deseo en mi post
  3. sin bien todos somos responsables para que todo esto cambie, el que tiene mas poder para llevarlo a cabo es el gobierno que nos toque en gracia (o desgracia).
  4. las políticas a aplicar deben considerar el largo plazo, y no meros instrumentos electoralistas. Las medidas populistas han demostrado el fracaso.
  5. la única manera que un país salga de la pobreza es con educación, la cual genera el conocimiento que conlleva a la creación de riqueza. La mera redistribución es un paliativo momentáneo que no ayuda a erradicar la pobreza de fondo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me sumo a tu opinión "políticamente incorrecta"
...si la historia la escriben los que "ganan" quiere decir que hay otra historia... (esto también aplicaría para este caso, no?)
Te felicito por tu artículo.
María

Celeste dijo...

Hebe de Bonafini representa lo más negro de la parte más negra de nuestra historia. Ha sido desde siempre, y lo seguirá siendo mientras gobierne el matrimonio K, una de las fuerzas de choque que utilizan para o bien neutralizar opositores o bien para cobijar a sus amigos. La nominación de la Micceli es una muestra de lo segundo. ¿Que juez se va a animar a imputarla por el caso de la "bolsa" sabiendo que enseguida saldrá esta "defensora" de los "derechos humanos" en su defensa acusándolo de represor?
Esta mujer que pesa en odio los mismo kilos que lleva, representa un escollo para la paz de los argentinos y el antimodelo para las futuras generaciones.No solo es políticamente incorrecta sino también es humanamente incorrecta.

Gloria Argentina dijo...

Coincido con lo dicho por Celeste. Hebe de Bonafini es un ser abobinable, llena de odio y resentimiento al darse cuenta que sus hijos(guerrilleros asesinos) murieron por nada y para nada, y eso no le permite lograr el consuelo que toda madre necesita al morir un hijo.
Ojala nuestro país encuentre la paz que necesita a pesar de Kirchner y su socia la Bonafini que solo destila odio y revancha.

Un tonto argentino dijo...

Deseo una Argentina alejada de Bonafini.

Schocklender dijo...

Morite Bonafini.

Anónimo dijo...

EAR, Te felicito por el artículo, con el coincido 100%.
Fijate la incoherencia de éste Gobierno de "ceder"(como si fueran dueños)la ESMA para los fines de "no perder la memoria". Cuando mas que memoria en éste país lo que hace falta es educación para ser realmente libres. Bien podrían haber destinado ese predio para una Universidad de excelencia con campo de deportes y residencia incluída. Mientras nos gobiernen "montoneros resentidos" nada podemos esperar, pero sí podemos reaccionar.

Hebe dijo...

Así la queria agarrar, hablando bien de mi... cordiales saludos marxistas