lunes, julio 16

LOS ANGELES DE NESTOR K.




Luego de las últimas semanas plagadas de contradicciones y complicaciones por su famosa bolsa de papel, Felisa Miceli presentó su renuncia como ministra de economía. Su famosa sonrisa, que motivo un post mío hace más de un año "De que se rie Felisa Miceli", se borró de su cara tal como ella hubiera deseado que se borrasen las pruebas en su contra.
A pesar del esfuerzo por parte de Néstor de bancarla, no pudo evitar que uno de sus ángeles se fuera volando.
Pero todavía le quedan dos de los tres “Ángeles de Charlie” del subdesarrollo, quienes en este punto del planeta no pelean contra el delito, lo adoptan.

Sigamos con su segundo ángel, Romina Picolotti, la defensora del medio ambiente, quien llegó a la conclusión de que el mejor ambiente es el familiar, y así los incorporó a su secretaría para limpiar el presupuesto asignado a la misma, vía sueldos y gastos en cómodos viajes en aviones privados. Todavía no sabemos con certeza cuando se ira volando, pero podemos afirmar sin temor a equivocarnos que las alas ya le empezaron a crecer.

Por último nos queda la ministra de Defensa, Nilda Garré, de quien Néstor K, asumió que por ser ángel podría manejar con profesionalismo el grave problema de los radares. Aún no se pude saber cual es la situación del tráfico aéreo, solo sabemos que se siguen registrándose situaciones de riesgo con los aviones en vuelo. Claro que esto ya no es noticia para los diarios ya que los ángeles Felisa y Romina le roban los titulares.

Como vemos Néstor K. se encuentra en problemas para llegar a las próximas elecciones sin sobresaltos. Todos sabemos que en su gobierno nadie hace nada sin su consentimiento, y que los resultados de las últimas “misiones” de sus ángeles le van a quitar popularidad. ¿Será por eso que llamó a la Mujer Maravilla para que lo represente en las próximas elecciones?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos un hombre de palabra. Anoche dijiste que pensabas este post y lo hiciste. Los ángeles de Néstor no son ni tan lindos ni tan inteigentes como los de la película.
Juan

Mercedes dijo...

La caída del tercer ángel, justo el día en que se lanza la mujer maravilla.
Algo truchos estos ángeles que caen por su propios defectos, sin villanos de por medio.

Mer