lunes, junio 25

BALLOTAGE A LA INTOLERANCIA


Finalmente, luego de largos meses de campaña, la Ciudad de Buenos tiene nuevo Jefe de Gobierno. El acontecimiento democrático que debería haber finalizado con alegría por seguir madurando como país, resulta en una prueba más que todavía nos queda un largo camino por delante.

¿Porque comento esto? Resulta que desde distintos interlocutores, adversarios (y aclaro bien: no enemigos), comunicadores sociales, licenciados en filosofía, y otros, se nos está tratando de hacer ver que quienes votaron por Macri son fascistas, de derecha (muchachos la ideología en el mundo se esta muriendo; tema de un próximo blog), idiotas, que no piensan, racistas, etc., etc. No permiten aceptar que la gente decidió votar por una alternativa en vez de otra como nos permite la democracia.

Pero que pasa, ¿la democracia solo sirve cuando gana el que uno quiere, y ahí sí se vota pensando? ¿Porqué nos cuesta aceptar que el otro piense diferente? ¿Esto no es más fascista que votarlo a Macri? ¿Hasta cuando seremos intolerantes políticamente hablando?

Veamos dos ejemplos que clarifican lo que expuse.

1. Tras reconocer su derrota, Daniel Filmus dio una conferencia donde asume la responsabilidad de la misma, y agradece: ....."La gente de la cultura se jugó una patriada fuerte. Agradezco a todas las fuerzas que nos apoyaron, los movimientos sociales, ciudadanos, a los movimientos que representan a las minorías. Nos sentimos orgullosos que los docentes, científicos, intelectuales, que los que piensan, hayan estado de nuestro lado". Después quiso aclararlo pero era la segunda vez que lo decía. Poco para aclarar.

2. En el diario Página/12 escribió el Licenciado en Filosofía (no es lo mismo que filósofo: quien debería estar en la búsqueda de la verdad y no en imponerla) Jose Pablo Feinmann del cual extraje las siguientes líneas:
  • en referencia a Filmus y Telerman: "Ustedes se pelean y ahora nosotros lo tenemos que soportar a Macri, y tenemos, también, una sensación desagradable, casi una angustia que nos carcome nuestra carcomida alma: vamos a tener que andar con la cédula de identidad entre los dientes".

  • sobre una comparación del problema musulmán que invade París: "Vote a Macri y la negrada no invade Buenos Aires. Y para impedir eso hay que tener mano dura".

  • en relación a la mano dura que supuestamente piensa implementar Macri (devuelta confundimos autoridad con autoritarismo): "Pero, Macri, ojo, cuidado con el trabajo de limpieza que el rencor de la ciudad blanca y de los fachos irredentos le pide: un muerto, en Buenos Aires, es un muerto. Kirchner no tiene ni uno. Ni uno en cuatro años de Gobierno. Porque no reprimió, razón por las que también, él, pierde estas elecciones: porque el pueblo de la Atenas blanca no le tiene confianza para la represión. ¿O acaso reprimió a los piqueteros? Mejor –piensan los fachos del “que los maten a todos”– se portó Duhalde. Mejor se va a portar Macri. Cuidado, Macri: sus votantes le piden limpieza y mano dura. Le están pidiendo un muerto o más. En rigor, los que haga falta."

  • finalmente los tilda, o para ser justo lo insinúa, de golpistas: "El problema es: si Macri no les da el muerto o los muertos o los violentamente expulsados que le piden, ¿a quién van a empezar a llamar?"

Entendamos, la democracia funciona como un péndulo que oscila entre distintas posturas tratando de buscar un equilibrio de difícil obtención desde que el hombre es hombre.



Nota: dado que no tengo la verdad, y que tal vez parezcan tendenciosos las líneas extraídas de la nota de J.P.Feinmann, clickear en su nombre para acceder a la nota completa.


No hay comentarios.: