viernes, junio 29

¡OH!


Las contradicciones de nuestros políticos no dejan de asombrarme. Ahora en la Provincia de Buenos Aires el Senado bonarense acaba de aprobar modificaciones a la Ley de Tránsito que entre los puntos más importante incluye:


  • Se aplicará "tolerancia cero" al consumo de bebidas alcohólicas, por lo que quien haya bebido no podrá conducir vehículos.

  • En los controles de alcoholemia, cualquier resabio de alcohol en sangre de los automovilistas será causa de inhabilitación definitiva de los transgresores para conducir.

  • Los menores de entre 17 y 21 años deberán renovar la licencia de conductor anualmente; hoy lo hacen cada cinco años.

  • Se crearán juzgados de infracciones de tránsito provinciales.

  • Volverán los radares a las rutas, con el propósito de controlar si se cumplen o se infringen los límites de velocidad permitidos.

  • En caso de detectarse violaciones de las velocidades máximas fijadas, se aplicarán severas multas.

  • Las multas a los que conduzcan con alcohol en sangre aumentarán de 200 a 2000 pesos.

Ahora, ¿Por qué me asombro? No es que esté en contra de las medidas, si bien algunos puntos podrían ser discutibles. Lo que me asombra es como se tratan unos temas y como otros. Veamos:

  • Cuando se habla de tolerancia cero al delito, que solo es hacer cumplir la ley y mejorar la convivencia, y no “mano dura” ni “gatillo fácil”, saltan todos.

  • Cuando se habla de la droga, el Ministro del Interior habla sobre no perseguir a los “perejiles” que solo consumen. Pregunta, ¿Qué pasa si uno maneja drogado? ¿Les cae las generales de la ley de tránsito?

  • Cuando se habla del alcohol, ¿Qué se hace con los locales que siguen vendiendo bebidas a los menores? ¿Y los trencitos de las fiestas de egresados?


No estoy emitiendo juicio entre una posición y otra, solo estoy planteando la falta de coherencia entre las medidas que toman nuestros políticos.



No sé, a mi me siguen asombrando.



lunes, junio 25

BALLOTAGE A LA INTOLERANCIA


Finalmente, luego de largos meses de campaña, la Ciudad de Buenos tiene nuevo Jefe de Gobierno. El acontecimiento democrático que debería haber finalizado con alegría por seguir madurando como país, resulta en una prueba más que todavía nos queda un largo camino por delante.

¿Porque comento esto? Resulta que desde distintos interlocutores, adversarios (y aclaro bien: no enemigos), comunicadores sociales, licenciados en filosofía, y otros, se nos está tratando de hacer ver que quienes votaron por Macri son fascistas, de derecha (muchachos la ideología en el mundo se esta muriendo; tema de un próximo blog), idiotas, que no piensan, racistas, etc., etc. No permiten aceptar que la gente decidió votar por una alternativa en vez de otra como nos permite la democracia.

Pero que pasa, ¿la democracia solo sirve cuando gana el que uno quiere, y ahí sí se vota pensando? ¿Porqué nos cuesta aceptar que el otro piense diferente? ¿Esto no es más fascista que votarlo a Macri? ¿Hasta cuando seremos intolerantes políticamente hablando?

Veamos dos ejemplos que clarifican lo que expuse.

1. Tras reconocer su derrota, Daniel Filmus dio una conferencia donde asume la responsabilidad de la misma, y agradece: ....."La gente de la cultura se jugó una patriada fuerte. Agradezco a todas las fuerzas que nos apoyaron, los movimientos sociales, ciudadanos, a los movimientos que representan a las minorías. Nos sentimos orgullosos que los docentes, científicos, intelectuales, que los que piensan, hayan estado de nuestro lado". Después quiso aclararlo pero era la segunda vez que lo decía. Poco para aclarar.

2. En el diario Página/12 escribió el Licenciado en Filosofía (no es lo mismo que filósofo: quien debería estar en la búsqueda de la verdad y no en imponerla) Jose Pablo Feinmann del cual extraje las siguientes líneas:
  • en referencia a Filmus y Telerman: "Ustedes se pelean y ahora nosotros lo tenemos que soportar a Macri, y tenemos, también, una sensación desagradable, casi una angustia que nos carcome nuestra carcomida alma: vamos a tener que andar con la cédula de identidad entre los dientes".

  • sobre una comparación del problema musulmán que invade París: "Vote a Macri y la negrada no invade Buenos Aires. Y para impedir eso hay que tener mano dura".

  • en relación a la mano dura que supuestamente piensa implementar Macri (devuelta confundimos autoridad con autoritarismo): "Pero, Macri, ojo, cuidado con el trabajo de limpieza que el rencor de la ciudad blanca y de los fachos irredentos le pide: un muerto, en Buenos Aires, es un muerto. Kirchner no tiene ni uno. Ni uno en cuatro años de Gobierno. Porque no reprimió, razón por las que también, él, pierde estas elecciones: porque el pueblo de la Atenas blanca no le tiene confianza para la represión. ¿O acaso reprimió a los piqueteros? Mejor –piensan los fachos del “que los maten a todos”– se portó Duhalde. Mejor se va a portar Macri. Cuidado, Macri: sus votantes le piden limpieza y mano dura. Le están pidiendo un muerto o más. En rigor, los que haga falta."

  • finalmente los tilda, o para ser justo lo insinúa, de golpistas: "El problema es: si Macri no les da el muerto o los muertos o los violentamente expulsados que le piden, ¿a quién van a empezar a llamar?"

Entendamos, la democracia funciona como un péndulo que oscila entre distintas posturas tratando de buscar un equilibrio de difícil obtención desde que el hombre es hombre.



Nota: dado que no tengo la verdad, y que tal vez parezcan tendenciosos las líneas extraídas de la nota de J.P.Feinmann, clickear en su nombre para acceder a la nota completa.


lunes, junio 18

MENTIRAS PIADOSAS





A veces la verdad duele, y se la trata de posponer a través de pequeñas mentiras que eviten ese dolor. Por ejemplo la muerte de la mascota de un niño se disfraza diciendo que se escapó. No hay mala intención, pero a veces oculta la incapacidad de transmitir la verdad, aunque dolorosa, y la falta de capacidad para manejar una situación conflictiva. Determinar cuando la mentira piadosa busca el evitar un dolor, o cuando oculta una incapacidad, es producto de un análisis crítico de las mismas. Veamos algunos ejemplos actuales de la realidad argentina.

Si bien este año el tema de la inflación ocupó más la atención del público, con los "acuerdos" de precios, la presión del secretario Moreno, y la intervención del Indec, ya hace tiempo que la gente la sufre en su bolsillo. Hoy la obviedad se trata de ocultar, pero aquellos precios que publica el gobierno como "acordados", resultan ser sobre productos inexistentes al alcance de los mortales.

Otro ejemplo es relacionado a los sistemas de jubilación. Hoy tenemos dos sistemas, el estatal de reparto, y el privado de capitalización. También deberíamos incluir el propio, para el que puede, y que consiste en ahorrar para el futuro ya que los sistemas jubilatorios generan más dudas que certeza para el futuro.

En cuanto al sistema privado es criticado ya que se consideran que las AFJP cobran altas comisiones. Hoy en promedio están en un 2,5% sobre el salario, de los cuales 1,5% es por el seguro de vida. Del 1% restante sobre el salario, si se considera el patrimonio acumulado en cada cuenta, representa menos del 1% anual por administración de ese patrimonio. Hoy cualquier fondo de inversión cobra como mínimo 1% sobre el patrimonio que administra. Con lo cual hoy no parece tanto. Además no es menor la ventaja de tener una cuenta a nombre de uno, y si bien es cierto que han invertido mucho en bonos del gobierno, lo lógico es que estos fondos sirvan para financiar los proyectos "lógicos" del gobierno de turno. En un principio se pensó eso, el déficit generado por el cambio del sistema de reparto por el de capitalización se iba a cubrir con la emisión de bonos que iban a comprar las AFJP. Después el gobierno de Menem se excedió en la emisión y se complicó la cartera de las AFJP.

Por el lado de la jubilación estatal el aporte de los futuros jubilados va a una bolsa que se utiliza para financiar a los actuales, hayan aportado mucho, poco, o nada (amas de casa, jubilaciones de privilegio, etc.). Y sabemos perfectamente donde van las cajas en poder de los políticos.

Siguiendo con los ejemplos pasamos al frío de estos días, cuyo nivel generó la falta de gas y la suspensión de venta de GNS. Hace mucho que se viene hablando de la crisis energética. Siempre se desmintió. En estos días la realidad lo superó.
Pretender mantener los precios en niveles irreales, y que a la vez se mantenga el mismo nivel de inversión no existe como posible en ningún libro de economía. Con lo cual, luego de varios años de crecimiento (¿recuperación?), y sin inversión, el final era previsible.
Hoy la falta de recursos energéticos está entre nosotros, sino pregunten a los taxistas. Hoy con $30 de GNC se cubren los mismos kilómetros que con $100 de nafta. Con esa diferencia todos transformaron sus autos a GNC. El hecho de tener un precio bajo de GNC para no subir las tarifas de los taxis generó esa distorsión. Lo mismo paso con los colectivos, los trenes, y los subtes. Ahora sufriremos las consecuencias de encarar los temas solo mirando el corto plazo.

Como último ejemplo tenemos el endeudamiento público. Con bombos y platillos se anunció la reducción del mismo con el canje de deuda. En realidad se la pateo para adelante si se considera los bonos emitidos por las compensaciones. Además, si bien se ha venido emitiendo bonos para absorber la emisión de pesos para comprar dólares en orden de mantener su valor en los $ 3.08, y por ende se dice que parte de esas reservas servirán para pagar los bonos emitidos, la historia económica argentina nos dice que eso nunca se cumplió. O sea seguimos endeudando a las generaciones futuras, por más que digamos otra cosa.

Como vemos, hay varias "mentiras piadosas" que nos están diciendo sobre como está la argentina. Lamentablemente sería mejor tomar conciencia realmente sobre donde estamos parados, y poder actuar en consecuencia.
Como comenté al inicio, las mentiras piadosas, a veces, también se usan para esconder incapacidades. El lector tendrá que averiguar por si solo en que caso nos encontramos.