martes, octubre 17

¡GRANDE MUHAMMAD YUNUS!


Mucho se ha escrito estos días luego de que Muhammad Yunus y su emprendimiento Grameen, hayan sido galardonados con el premio Nobel de la Paz. También podría haber recibido el de economía ya que su modelo de banco para pobres, resalta las bondades de un capitalismo para todos. Solo me referiré a lo expuesto por él en su libro "Hacia un mundo sin pobreza" que leí hace unos años, y del cual extraje los siguientes párrafos:

"Nos cuesta ilustrar los objetivos sociales cruelmente abandonados: perspectivas económicas y sistema de salud para pobres, educación para los desprotegidos, bienestar para los ancianos y personas disminuidas físicamente. Sin embargo, el Estado, en su forma actual, por sus propias limitaciones, debería desentenderse casi por completo de estos temas (con excepción de la defensa nacional y la política exterior) y dejar actuar al sector privado, un sector privado organizado según el modelo Grameen; es decir, animado por una preocupación de bienestar social".

"No soy capitalista según la concepción simplista que divide al mundo en derecha/izquierda, pero creo en el poder del capital en el marco de una economía de mercado".

"Tengo la íntima convicción de que los subsidios de desempleo no constituyen una solución eficaz. Son más bien una manera de ignorar los problemas de la gente y dejarla librada a su suerte. Los pobres con buena salud no necesitan de la caridad. Los subsidios de desempleo sólo aumentan su desamparo; los privan de iniciativa y de dignidad".

"En cierto modo, hemos integrado la idea de que la codicia es el motor del capitalismo.....". "Podemos reprocharle no pocos errores al sector privado...." "A diferencia del gobierno, el sector privado está abierto para todos".

"La experiencia del Grameen me llevó a pensar que la codicia no es el único resorte del liberalismo. Puede dejar espacio para verdaderos objetivos sociales. Si lo hacemos bien, las empresas dirigidas con esta perspectiva pueden competir con las que sólo buscan ganancias, y podemos construir una sociedad mejor".

Y puedo seguir. Yunus no se define ni de derecha ni de izquierda. Con lo cual nadie se apropia de él para vender lo suyo; ambos sectores lo atacan en general por igual. El cree en lo social y en el mercado. Cree en la dignidad de la gente, y que esta puede salir de la pobreza trabajando. No da limosnas, por más que le duele.

También habló de nuestro país y condenó las políticas sociales (a pesar de lo que diga Daniel Arroyo, el viceministro de Desarrollo Social): "un país maravilloso...., pero con una política caótica". "Me sorprendió encontrar mucha gente muy pobre, pero también bastante gente muy rica, así que allí no es una cuestión de recursos, es un país que combate mal la pobreza. El tema de la pobreza nunca fue encarado de la debida manera".

Y como para terminar, cuando fue premiado dijo sobre los ricos: "No me importa si los ricos se hacen más ricos. No me molesta. Deben hacerse más ricos. Me molesta que los pobres se hagan más pobres y no más ricos".

Todo un revolucionario en la lucha contra la pobreza, ya que no busca la redistribución de la riqueza generada por otros, sólo quiere darle los medios através del microcrédito, para que los pobres generen su propia riqueza.

No hay comentarios.: