jueves, septiembre 14

GRATIS

Muchas veces hay discusiones entre individuos las cuales no pueden profundizarse ya que la definición del concepto por el cual discuten difiere, entre ambos. Tampoco es fácil ponerse de acuerdo con la definición del concepto.
Veamos por ejemplo la palabra Gratis.
Esta palabra viene del latín, y significa "que no hay que pagar por el bien o servicio". O sea sin cargo.




Acá ya empezamos con un error conceptual. En realidad, es sin cargo para quien recibe el bien o el servicio. Si yo invito a comer a un restaurante a un amigo mío, y yo pago la cuenta, la comida a él le salió gratis. Pero yo pague su parte. Si yo hubiera tenido unos cupones de invitación, nos habría salido gratis a los dos, pero aquel que me ofreció los cupones se debería hacer cargo de la comida. Tal vez lo haga como promoción de algo, o tenga un arreglo de intercambio con el dueño del restaurante. Pero el costo de ese intercambio sigue siendo el pago por la comida.
Como vemos, en sí no existe el concepto gratis, más allá del beneficiario, pues al final alguien debe pagar.

Ahora bien, en el ámbito privado ofrecer algo gratis tiene como contrapartida infinidad de fines; ser solidario, agasajar a un amigo, marketing, etc. Y no debería preocuparnos, ya que quien lo ofrece, lo hace con su dinero.

Otra cosa es cuando el ofrecimiento de algo gratuito (o subsidios; otra forma de ofrecer algo gratis) se hace desde el ámbito público.
El estado no tiene fondos propios, los recauda de la gente, y los utiliza para intentar (o debería) mejorar la calidad de vida de todos. Ahora cuando ofrece algo gratis (o subsidios) esta beneficiando a algunos a costa de otros.
En términos generales todos pagamos impuestos directa o indirectamente (por ej. el IVA cuando compramos alimentos). Con lo cual los impuestos los pagan los ricos y los pobres (estos últimos en menor medida, pero pagan igual).
Ahora los ofrecimientos gratuitos (o subsidios) no los reciben los mismos que pagan los impuestos, o en la misma medida. Conclusión hay una obvia transferencia de fondos de unos a otros. Pero como también los fondos son finitos, los gobiernos cuando deciden dar algo gratis (o subsidios) dejan de dar otras cosas.
Por otra parte, se incrementa la demanda por ese bien o servicio gratuito, generando presiones sobre el gobierno para que dé más.

Pues bien, lo anterior, que se asume como el procedimiento normal en toda sociedad, dista mucho de ser equitativo, y eficiente. Veamos porqué en un ejemplo que grafica lo que quiero expresar.

La Universidad de Buenos Aires es gratuita. O sea la pagamos todos para que la usufructúen algunos. Ahora, ¿quien la usufructúa? El jubilado, salvo raras excepciones, no. El cartonero, tampoco. La gente que vive en barrios humildes, muy pocos. Entonces ¿quienes?
Principalmente clase media; muchos que fueron a colegios privados; y otros que la utilizan como un trampolín para la política. No parece ser una transferencia de fondos justa, y menos eficiente. Hay estudiantes que tardan más de 10 años en recibirse.

También se esta ofreciendo incentivos a ir a la universidad sin costo alguno. Aumenta la demanda de ese servicio, y por ende el mismo decae ya que los recursos se mantienen fijos.
La demanda de un bien gratis tiende a infinito, hasta que el mismo se agota. El único impedimento para no ir es o no tener ganas de ir (no es impedimento no querer estudiar), o no tener tiempo, o no tener los recursos mínimos como para poder ir (viaje, compra de apuntes, etc.). También un impedimento será la caída de la calidad del servicio, y ahí se equiparará oferta con demanda (¿será por eso que han aparecido tantas universidades privadas de buen nivel en los últimos años?).

Hay muchos que podrían pagar una cuota, otros que no pero que podrían ser becados. Acá nuevamente se confude ideología con favorecer a los que menos tienen.
Que tal si la Facultad se transformase en gratis para aquel que lo necesita, pero demuestra su esfuerzo através de un muy buen rendimiento académico. Acá la beca no sería darle algo gratis, ya que estaría "pagando" la facultad con su rendimiento.
O tal vez se podría otorgarle la beca, con el compromiso de que una vez que tenga un trabajo redituable, el la devolvería becando a alguien que también la necesite.
Como vemos habría una redistribución más justa, pero a cambio de algo.
Por otra parte todos los que pudiesen pagar, lo harían. Cuantos fondos se liberarían para que el gobierno los dedique a objetivos más urgentes e importantes.
Por otra parte no habría lugar en la facultad para el que no quiere estudiar, o el que necesita un espacio para hacer política.

Si esto lo aplicamos a todo lo que el gobierno dá gratis, o subsidia, cuanto más recursos tendría el país para destinar a aquellos que realmente lo necesitan.
La lista de ejemplos es interminable; el combustible subsidiado (en general los pobres no tienen auto); el gas (es más caro el de garrafa que usan los pobres, que el gas residencial).

No quiero seguir extendiéndome con ejemplos. No existe nada gratis. Alguien paga por eso. Y si es el estado el que ofrece algo gratis (o subsidios) le está restando recursos a otras necesidades.
Es obligación de todos nosotros cuestionar cada vez que el gobierno ofrezca algo gratis (o subsidios) más allá de que la causa sea justa. Hay que preguntar de donde salen los recursos, y si no hay otras necesidades mas urgentes o importantes que cubrir.
No permitamos la demagogia con recursos de todos, ricos y pobres, ya que esto "obsequios" que efectúa el gobierno de turno generalmente afecta más a los más pobres, ya que son los más necesitados.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Querido EAR

En realidad parecerìa ser que la gratuidad es, en ùltima instancia, una creencia porque siempre hay un costo asociado, aunque sea lejano. La afirmación "no hay nada gratis en la vida" que muchos intuyen pero pocos entienden, va en esa línea. Pero lo que parece que muchos menos entienden, es que la propia vida no nos fue dada gratis y la parábola de los talentos es elocuente.
Iré leyendo STOP hasta "catch up": los temas son atractivos, la motivación excelente y este primer pensamiento que leí muy bien planteado.
Bloggin out con felicitaciones.