miércoles, septiembre 6

EL GRITO


El 31 de Agosto pasado se recuperó el famoso cuadro del impresionista noruego Edvard Munch "El grito", el cual había sido robado el 22 de Agosto de 2004.
Según lo que pude averiguar, existen como 50 variantes de este cuadro, ya que el autor tenía por costumbre rehacer continuamente sus obras más famosas.
Sobre el origen del mismo, Munch relato que "iba por un largo camino con dos amigos cuando el sol se escondía. El cielo se tornó de golpe de un color rojo sangre, me detuve, y me apoyé sobre una valla muerto de cansancio. Sobre la ciudad se veía sangre y lenguas de fuego acechando el color azul del cielo. Mis amigos continuaban caminando, pero yo temblaba de miedo y sentía que un enorme infinito grito se perdía entre la naturaleza".

Según algunos críticos, este cuadro representa el gesto más expresivo del arte contemporáneo para significar el gran desaliento que el hombre moderno sentía a fin de siglo y la transición al siglo XX.
Para mí, la sensación que me causa el grito de la figura cadavérica del cuadro, es de una fuerza, que no solo afecta el contorno del mismo a través de las ondas con que esta pintado el paisaje y el cielo, sino también al ejecutor del grito que se tapa sus oídos ya que parece no soportar el grito que el mismo genera.

¿A que se debe este pequeño baño de cultura? Es que muchas veces vemos que el arte es atemporal. Hoy por hoy es tan aplicable el espíritu de El Grito, como en la época en que Munch lo pintó.
Y nunca más actual con la sensación que hoy tengo con la Argentina. Hoy me dan ganas de gritar porque estoy harto.

Harto de que siempre haya una sociedad dividida, y que todos colaboremos para que esto siga.
Harto de que la política sea un medio para el bien del gobierno de turno y sus amigos (dentro y fuera), y no para el bien de la sociedad.
Harto de una justicia que confunde la lógica. Hoy leí un fallo donde una mujer acusada de vender drogas a la salida de un colegio, tendrá prisión domiciliaría ya que hay que privilegiar el cuidado de sus hijos. ¿Y quien privilegia a aquellos chicos a quien esta buena señora le vendía drogas?
Harto de ver a grupos antinorteamericanos en nuestro país, que llegan al extremo de levantar banderas del Hezbollah, terroristas cuya participación en los atentados a argentinos en la embajada de Israel y en la AMIA no se descarta, para demostrar su odio con los aliados de USA.
Harto de que haya marchas por derechos humanos buenas y otras malas.
Harto de la mala información que se le hace llegar a la gente, para poder dominarla.
Harto de que en un país, con interminables riquezas, sigan muriendo chicos de hambre, y que los gobiernos no tomen las medidas para que esto no solo no suceda ahora, sino que tampoco en el futuro.
Harto de las presiones del gobierno, de los DÉlias, de las barras bravas, de los que piensan diferente.
Harto de la intransigencia, la intolerancia, y la falta de solidaridad bien entendida.
Harto de que la ideología nos tape el cerebro, y no podamos buscar el camino para un mejor país.
Harto de estar condenando nuestro futuro, por un pasado que no queremos superar.
Harto de ver como hay políticos que tienen un patrimonio, luego de haber estado toda su vida en la función pública/partidaria, muy difícil de alcanzar de haberse desarrollado en la función privada.
Harto de.........................

Y sigo harto.....pero "El Grito" me permite descargar la bronca, y ponerme a pensar por un futuro mejor.
No creo que esto llegue a quienes corresponda. No importa. Por lo menos se sobre lo que tendré que pensar. Me gustaría separarme más de la realidad de nuestro país al escribir en mi blog, y pensar en otras cosas. Lo intentaré, pero cada tanto permítanme que GRITE.

No hay comentarios.: