lunes, agosto 28

NO MATEN AL MENSAJERO


Hoy en día es tan común descalificar las ideas atacando a quien las comunica, que lo único que se logra es evitar ir a una discusión de fondo.
Esta actitud la vemos en los programas políticos en TV, o en entrevistas en la radio, o en artículos de los diferentes diarios.

A modo de ejemplo, y en relación con el acontecimiento que más esta generando discusión, esta la marcha que organiza Blumberg contra la inseguridad. Hay varios artÍculos que han salido en los diarios, pero se destaca uno en Página 12, (ver nota), donde se descalifica totalmente a Blumberg.

En dicha nota se mezclan conceptos. No hay duda que el hambre es lo más perverso que hay, como bien dice dicha nota, pero también acota y es cierto que se depende de la voluntad política. No se le puede culpar de esto a Blumberg.
Se podría objetar porque no organiza una marcha contra los que tienen hambre. Podría ser. Pero sobre este tema hay muchos que se ocupan, salvo el gobierno más allá de sus bombas de humo, como ser ONGs, asociaciones religiosas, particulares, etc.
Por eso la frase "Hoy la picana es la indiferencia ciudadana de un gran sector de la población frente al hambre" suena más a posición ideológica y desconocimiento de lo mucho que se hace, aunque insuficiente, que a una posición donde realmente se busca la solución. El resentimiento genera violencia, y la violencia ya sabemos a donde nos lleva.

En cuanto a la inseguridad hay poco que se hace, salvo ver de que forma se beneficia a los delincuentes. Las víctimas, que no son solos los de Agüero y Santa Fe como dice el artículo, sino también jubilados, gente de pocos recursos, etc., quienes hoy no tienen defensa. Por eso que el empuje que le da Blumberg al tema genera apoyo de todos los estratos sociales, aunque a muchos seudo progres no les guste.

También me parece muy pobre intelectualmente hablando, que porque uno tenga hambre, si o si este dispuesto a delinquir. Los valores existen en todas las clases sociales. Sino, no habría delincuentes entre los que tienen la panza llena, y todos sabemos que no es así.

Por último pensar que porque la gente pida seguridad es vitorear a un futuro nazismo, huele a reduccionismo ideológico donde solo se persigue matar al mensajero.

Es cierto que el silencio de la sociedad argentina ha sido cómplice de situaciones del pasado por el famoso "no te metas". Pero ahora, si se involucran, resulta que son asociaciones civiles y fundaciones pronazis....¡Muy fuerte!

Por que es tan fácil separar, y tan difícil unir. Tal vez si dejamos que el mensajero transmita su mensaje, encontraremos más puntos en común dentro de nuestra sociedad.