domingo, julio 16

LA VIRTUD DEL EGOISMO

Continuando con El Amor y El Egoísmo, me encuentro leyendo un libro de Ayn Rand, La virtud del egoísmo. A.Rand es la creadora de la corriente filosófica el objetivismo, y escritora de varias obras entre las que se encuentra la Rebelion de Atlas, libro altamente recomendable del cual me ocuparé uno de estos días.

Volviendo a La Virtud...., el cual recién estoy empezando, tiene una introducción de la cual voy a extraer algunos párrafos, ya que me ayuda a esclarecer mi punto de vista sobre el egoísmo (amor-y-egoismo).

"Sin embargo, el significado exacto de la palabra "egoísmo" y su definición de acuerdo con el diccionario (de la lengua inglesa) es: La preocupación por los intereses personales. Este concepto no incluye una calificación moral; no nos dice si la preocupación sobre lo que a uno le interesa es buena o mala, ni qué es lo que constituye los intereses reales del hombre. La respuesta a esa pregunta corresponde a la ética."

"El altruismo declara que toda acción realizada en beneficio de los demás es buena y toda acción realizada en beneficio propio es mala. Así resulta que el beneficiario de una acción es el único criterio de comparación del valor moral de ésta, y mientras el beneficiario sea cualquiera salvo uno mismo, todo está permitido."

"Observesé la indecencia de lo que hoy en día se considera juicio moral. A un industrial que amasa una fortuna y a un delincuente que asalta un banco se los considera igualmente inmorales, dado que ambos buscan obtener riqueza para su propio beneficio 'egoísta'."

"Existe una diferencia moral fundamental entre el hombre que halla su interés personal en la producción y aquel que lo encuentra en el robo. La maldad de un ladrón no consiste en el hecho de que persigue su interés personal, sino en lo que él considera que es su interés personal; no en el hecho de que persigue sus valores, sino en qué es lo que elige como valor; no en el hecho de que desea vivir, sino en el hecho de que desea vivir en un nivel subhumano."

"El primer paso es afirmar que el hombre tiene derecho a una existencia moral racional, es decir, reconocer su necesidad de un código moral que guíe el curso y la realización de su propia vida."

"Pero su derecho a actuar así deriva de su naturaleza de ser humano y de la función de los valores morales en la vida humana; en consecuencia, es aplicable únicamente en el contexto de un código de principios morales racional, demostrado y validado de manera objetiva, que defina y determine sus auténticos intereses personales. No es un permiso para "hacer lo que se le antoje", y no es aplicable a la imagen del altruismo de un bruto "egoísta", ni a cualquier hombre motivado por emociones, sentimientos, urgencias, deseos o caprichos irracionales".

"Aclaro esto como una advertencia sobre los "egoístas nietzscheanos" que, de hecho, son un producto de la moralidad altruista y representan la otra cara de la moneda altruista: los hombres que creen que toda acción, cualquiera sea su naturaleza, es buena siempre que tenga como objetivo el propio beneficio. Así como la satisfacción de los deseos irracionales de los demás no es un criterio de valor moral, tampoco lo es la satisfacción de los deseos irracionales de uno mismo. La moralidad no es una competencia de caprichos."

"Así como el hombre no puede sobrevivir por medios arbitrarios, sino que debe descubrir y practicar los principios que su supervivencia requiere, tampoco puede el interés personal del ser humano estar determinado por ciegos deseos o caprichos arbitrarios, sino que debe ser descubierto y logrado mediante la guía de principios racionales. ësta es la razón por la cual la ética objetivista es una moral de interés personal racional o de egoísmo racional."

3 comentarios:

carmengloria dijo...

esta buenisimo lo que escribiste.. estoy buscando el libro en internet, pero al parecer no esta..seguire buscando, Saludos.

Anónimo dijo...

Recomiendo el libro de James Rachels "Introducción a la filosofía moral" para que te des cuenta de que Ayn Rand confunde de cabo a rabo la categoría de egoísmo.
Ayn Rand no deja de ser una pésima filosofa cuya exaltación de la libertad está vacía de contenido.
Una triste pena.

Anónimo dijo...

Estoy buscando el libro me interesa mucho comprarlo pero no lo he podido conseguir, saben donde lo puedo encontrar.