lunes, julio 31

¿ADONDE HAN IDO TODOS LOS CRIMINALES?.....EN USA

Acabo de leer el libro Freakonomics de Steven D.Levitt y Stephen J.Dubner que analiza temas inusuales con herramientas de la ciencia económica.
El titulo que lleva este post corresponde al capítulo 4. El mismo es de actualidad para los argentinos ya que analizan cuales fueron las causas por las cuales se redujo el crimen en USA.
A continuación paso a resumir partes del mismo, y mostrar cual es la conclusión a la que llegaron.

A fines de 1989 el crimen en USA se encontraba en su pico más alto. El crecimiento que había experimentado en los últimos 15 años había sido del 80%. Pero a principios de los noventa empezó a descender en forma tan rápida que sorprendió a casi todos, ya que los pronósticos eran de lo más sombríos para el futuro americano en este tema.
Entonces surgió la pregunta: ¿A dónde han ido los criminales? Como respuesta se buscaron varias explicaciones, sobre las cuales los autores se ocuparon de analizar como causantes de la reducción del crimen. Veamos una por una.

1. La fortaleza de la economía
Si bien es cierto que la economía creció vertiginosamente desde los inicios de los ’90, y la criminalidad bajo, no es menos cierto que en el período en que había iniciado el crecimiento de la delincuencia en la década de los sesenta, la economía también crecía.
Por otro lado en los noventa la tasa de desempleo descendió en 2 puntos aproximadamente, mientras los delitos no violentos lo hicieron en un 40%.

2. Mayor confianza en el sistema carcelario
El incremento de la delincuencia en los sesenta fue acompañado por un sistema judicial más indulgente, lo cual generaba incentivos para cometer más crímenes. Luego de un gran debate, y volvieron las penas duras demostrando que actúan como disuasivas o como preventivas.
Así y todo solo se pudo justificar casi un tercio en la reducción de la criminalidad por esta causa.

3. Imposición de la pena de muerte
No termina siendo un gran disuasivo ya que de todos los condenados, solo se termina ejecutando un 2% anual de los condenados. Los cálculos efectuados sobre la misma, solo pueden justificar aproximadamente una vigésima quinta parte del descenso de los homicidios de la década de los ’90.

4. Estrategias policiales innovadoras, y mayor número de policías
En Nueva York fueron aplicadas técnicas y políticas especiales para reducir la criminalidad a través del jefe de policía William Bratton y del alcalde Rudolph Giuliani. Si bien es cierto que se redujo el crimen en dicha ciudad, también descendió en el resto del país sin la aplicación de dichas medidas.
En cuanto a la contratación de mayor número de policías, esto solo explica un 10% del descenso de la criminalidad de los noventa.

5. Control de armas y cambios en el mercado de drogas
El fácil acceso al control de armas es un factor que facilita la criminalidad. Esto ha sido demostrado en varias investigaciones. Tanto en Washington DC, como en Chicago se establecieron prohibiciones mucho antes que la delincuencia comenzará a descender en los noventa, pero en dichas ciudades la reducción fue a la cola del resto de la nación.

El crack era responsable de más del 15% del incremento del crimen en los ochenta. Un estudio descubrió que más del 25% de los homicidios cometidos en 1988 en Nueva York estaban relacionados con el crack.
Con el descenso de la rentabilidad de este negocio, también disminuyo como causante de crímenes al quebrar el mercado del mismo, pero esto explica solo un 15% del descenso del crimen.

6. El envejecimiento de la población
Esta causa esta referida a la teoría de que el carácter de la gente se suaviza a medida que ésta envejece, pero es un cambio demasiado lento y sutil como para buscar la explicación en la misma.

7. Legalización del aborto a nivel nacional
Este es al argumento más desafiante, urticante, polémico, llamativo, etc., etc., que han presentados los autores. Pero dejando de lado el punto de vista moral, y analizando solo la parte racional no deja de tener cierta lógica.

Quienes abortan en general o son madres solteras, o su matrimonio no funciona, o se consideran que su situación (pobreza, drogas, alcoholismo, educativa) no son aptas para cuidar a un hijo.
También según los autores, nacer en un ambiente como los señalados presenta mayores probabilidades de generar futuros delincuentes, ya que al no ser deseado por sus padres aumenta las posibilidades de un abandono en su educación.

Con todo esto asumen que el efecto más drástico de la legalización del aborto, y que tardaría años en salir a la luz, fue el impacto en la criminalidad. Al no haber potenciales delincuentes, no hay delincuencia.
Consideremos que la ley se aprobó a principios de 1973, y que la criminalidad comenzó a disminuir cuando estos chicos hubieran estado en edad de delinquir.

Ahora, ¿Cómo distinguir si la relación entre aborto y el crimen es un caso de causalidad en lugar de un simple correlato?
Entre 1988 y 1994, el crimen violento en los estados pioneros descendió un 13% comparado con el resto de los estados; entre 1994 y 1997, los índices de asesinatos descendieron un 23% más que los de los otros estados.
Además, antes de finales de los ochenta --cuando la primera generación afectada por la legalización del aborto alcanzaba la edad criminal—no existía ninguna relación entre el índice de abortos de un estado determinado y su índice de criminalidad.
Por otra parte, estudios procedentes de Australia y Canadá han establecido desde entonces una relación similar entre la legalización del aborto y el índice de criminalidad.

Hasta acá el estudio que surge del libro. ¿Pero que podemos sacar del mismo?

Creo que lo importante es que según su estudio salto a la luz que un hijo no deseado tiene mayor probabilidad de terminar siendo un criminal de que no. La legalización del aborto en USA solo puso de manifiesto esto. En el libro no hay un planteo a favor del mismo, y yo tampoco lo propongo, ya que como defensor de los derechos individuales primero debemos comenzar con el derecho a la vida (pero esto será tema de otro post).
Solo que por su legalización se pudo comprobar otra causal del crimen que antes no se había analizado.
¿Entonces?

Tenemos un buen punto de partida para seguir combatiendo el crimen (y no es el único).
Ocuparnos de los hijos no deseados.
Un camino es educar a la gente sobre la prevención sexual. No es facil, pero hay bastante por hacer en forma seria y programada.
Dos reforzar los programas de asistencia a los chicos no deseados; adopción, apoyo social etc.

Debemos ser concientes de que existe un potencial delincuente en un hijo no deseado, y que solo una buena integración a la sociedad y la generación de oportunidades podrán evitar que lo sean.

2 comentarios:

Gus dijo...

muy interesante el artículo. Más allá del tema específico relación aborto/ violencia. Es bueno que se aprenda de que en la mayoría de las veces las soluciones son facilistas porque quieren matar al síntoma y no la causa. Encerrar o matar ladrones no soluciona que la gente deje de afanar, lo que hacés es dejarle el puesto vacante a otro. Ahora que un político o empresario tome medidas para modificar la causa eso es realmente un cambio. Es como la ecología, uno puede reciclar pero si el resto del mundo tira 1000 veces más cosas, no podés revertirlo. La solución es educar. Lo que pasa que educar significa también hacer que la gente piense y discierna y eso es lo que los políticos no quieren...

Alejandro CD dijo...

Estimado Colo: Ante todo, te felicito por el blog. Qué bueno saber que hay un lugar donde se valora el pensar. Recarga las baterías.

Con relación al artículo, comparto la idea de que el factor "hijo no deseado" es muy importante para la formación de un individuo y su correspondiente correlato con la elección de su "actividad profesional". Sin embargo, dada la indiscutible complejidad del ser humano, creo que existen otros factores también muy importantes a la hora de "generar" un delincuente.
Quiero mencionar algunos que me parecen, sin ser taxativo: los "ejemplos" sociales (o la percepción de los mismos) y los usos, costumbres y escalas de valores prevalecientes en un determinado momento.
Lo antedicho vale para el "organismo social", sin entrar en consideraciones sobre el libre albedrío y la voluntad personal.

Nuevamente te felicito y no puedo esperar para leer el post sobre el derecho a la vida. Aguante Económicas!