lunes, abril 24

VIOLENCIA I

Cuando se rompe la cañería de agua de la cocina lo primero que hacemos es evitar que se inunde la misma, o el resto de la casa. Lo primordial es evitar que se extienda. Luego veremos cual sera la causa que la originó. Si nos ocupamos de la causa, cuando la descubramos lo más probable es que tengamos que salir buceando.
La causa es importante, pero los efectos son urgentes.

Mucho se ha dicho sobre la violencia. Que si bajar la edad de la imputabilidad, si ser mas garantista, que primero hay que educar, que la pobreza............., etc. Todo teñido de una ideología, tanto de derecha como de izquierda, que lo único que logra es cegarnos en la búsqueda de la verdad.

Pero que es la violencia. Segun el dicciónario de la Real Academia Española uno de sus significados es "Acción violenta o contra el natural modo de proceder". También podemos decir que es un comportamiento deliberado que resulta de daños físicos o psicológicos a otros seres humanos. Generalmente se la asocia con agresión; acto contrario al derecho de otro.

Hoy la violencia en nuestro país está tan metida en la sociedad, que a veces solo la distingimos cuando hay una muerte, o cuando se enfrentan barras bravas.
También existe cierto grado de sorpresa, o hipocresía, cuando suceden actos que nos sorprenden como la aparición de centros de trabajo en niveles de esclavitud.

Por otra parte de a poco nos vamos adaptando a los nuevos niveles de violencia. Es como cuando se cocina una rana. Se la pone viva en una olla con agua, y a fuego muy bajo. Así se va acostumbrando, no se estresa, y cuando quiere darse cuenta ya esta lista para el plato.
Nosotros todavía nos podemos sorprender cuando nos damos cuenta del nivel de violencia alcanzado. La pobre rana no.

Como ya dije podemos armar un congreso sobre las causas de la violencia, que dure una semana, y no creo que nos terminemos de poner de acuerdo en las conclusiones. Pero lo que podemos asegurar es que la violencia está, que la violencia genera más violencia, y que termina tomando vida propia tornandose inmanejable.

Es por eso que hoy nos urge trabajar sobre los efectos. No descuidemos el análisis de las causas, pero el agua ya llegó al resto de la casa.

Nota: la foto que acompaña esta nota, es de la La Nacion del 18/06/06, en un piquete en el obelisco. Las que tienen los palos amenzadores son chicas adolescentes.

miércoles, abril 12

PAREJAS INSEPARABLES


Batman y Robin; el Gordo y el Flaco; Fresco y Batata; Tom y Jerry; Simon & Garfunkel; par e impar.........
Todas parejas inseparables, las dos caras de una misma moneda. Separadas no dicen nada, juntas dicen todo.

A que viene este revival. A rescatar otra pareja inseparable que hoy anda distanciada en la Argentina: derechos y obligaciones.

No son héroes. Ni personajes. Tampoco un postre, y mucho menos una caricatura. No saben cantar, ni de números.
Solo quieren hacernos la vida más fácil, más civilizada. Quieren venir de la mano, ayudarnos a ser y a hacer. A tener sin sacar. A reclamar sin molestar. A avanzar sin retroceder. A recibir pero también dar.

Son las dos caras de la moneda; si tengo derecho a la paz, tengo que dar paz. Si tengo derecho a trabajar, tengo que dejar trabajar. Si tengo derecho a estudiar, tengo que dejar estudiar. Si me quiero divertir, tengo que dejar que se diviertan. Si quiero derechos humanos, tengo que tener obligaciones humanas.

La Constitución Argentina es sabia, pero contiene un error. Habla de los derechos que tenemos como ciudadanos pero no de las obligaciones. Pero como hablamos de las dos caras de la misma moneda, y como todos somos iguales ante la ley, tenemos que tener en claro que si yo tengo derechos, también tengo la obligación de no violar los derechos de los demás.

En la constitución no hay un derecho por encima de otro. Obviar esto es no respetar la constitución. Entonces, ¿porque lo hacemos?

¿Tiene más derecho el que corta una calle por un reclamo justo, que quien quiere circular por ella?
¿Tiene más derecho quien para el subte por una huelga, que quien lo necesita usar para ir a trabajar?
¿Tiene más derecho quien ocupa un colegio, que quien quiere ir a estudiar?

De chico me enseñaron que mis derechos terminan donde empiezan el de los demás, y que no le haga al otro lo que no quiero que me hagan a mí. Esta es la base de la convivencia.
En la Argentina de hoy no se convive, se SOBREvive. O mejor dicho, se trata de sobrevivir.

Es difícil buscar macroacuerdos (tipo pacto de la Moncloa como muchos políticos hablan), sino logramos microacuerdos, es decir sino respetamos las normas mínimas de convivencia.

Cuando algunos creen tener derecho de usar de rehenes al resto de los mortales para la consecución de sus fines, se están olvidando de sus obligaciones. Con lo cual pierden esos derechos por los cuales reclaman.
Muchas veces dicen que esta es la única forma de conseguir que atiendan sus reclamos. No estoy de acuerdo. Solo creo que es el camino más fácil. Sugiero que sean creativos. Pero como la creatividad no está en la fuerza o en el poder, dudo mucho que me escuchen.

Por eso les escribo al resto. A aquellos que si quieren cambiar. Hagamos un esfuerzo por juntar a esta pareja nuevamente.
De ahora en más cuando nos hablen de derechos exijamos también las obligaciones.

martes, abril 11

QUE NUESTRA VIDA TAMPOCO SEA EN VANO

Cuesta aceptar lo que paso. Esta sociedad en que vivimos se llevó otro inocente. Cuan enferma puede estar una sociedad para que esto suceda.
Hoy cada uno maneja sus leyes, sus normas. Los victimarios pasan a ser victimas. No podemos estar siempre pensando que aplicar límites sea sinónimo de represión. Cuando se reclama tener memoria del golpe de hace 30 años, debería ser en pro de la vida, independientemente de la forma de pensar.
El matar tiene que ser condenado por todo ser humano. La vida es previa, y de una entidad superior a la ideología. No podemos subordinarla a una posición de derecha o de izquierda.

Debemos volver a ser una sociedad donde lo malo es malo, y lo bueno es bueno. No podemos aceptar el concepto de " es malo, pero.....".
Los atenuantes, cuando no esta claro que es el bien y el mal son siempre peligrosos, ya que los grises nos llevan a la ley de la selva, donde cada uno interpreta lo que le conviene.

Un grupo de personas pasa a ser una sociedad cuando acuerdan una serie de normas de convivencias y luego las cumplen. Y a los que las violan se los expulsa.
La importancia no está en la gravedad de las penas, sino en que se cumplan. Sin grises.

Para los excesos existe el derecho, para la anomia existe la muerte de la sociedad. Si respetamos, y hacemos respetar el derecho del otro, la convivencia será más fácil.
No es sano para una sociedad expresar su descontento o su reclamo, por más legítimo que sea, violando el derecho de los demás. Una vez cruzada esa línea estamos a pasos de casos extremos como la muerte de un adolescente.
No nos engañemos la violencia engendra violencia, y la misma se nos volverá en contra ya que toma vida propia, y no reconoce límites.

Pero, ¿que podemos hacer ante tan negro panorama....? Si encima, es claro, que mientras existan altos índices de indigencia y pobreza, la gente votará por quien les garantice comida en el corto plazo. Seguirán los actuales políticos, y nada de esto cambiará.

Pero a no desesperar porque no estamos solos. Hay muchos que quieren una argentina como nosotros, basada en el respeto a los demás. Solo es cuestión que nos unamos. Que formemos una gran red. Que nos demos a conocer. Que invadamos los medios con cartas y testimonios. Que demos a conocer cual es la argentina de hoy, y no la que aparece en los diarios. Que la queremos cambiar. Que el derecho no es de quien toma la calle, sino de aquellos que reclamamos respeto entre nosotros.

Si esta mayoría silenciosa empieza a darse a conocer. A mostrar que hay otra forma de vivir. Donde la muerte de un adolescente no sea absurda. Donde no nos vendan el diario de Yrigoyen.
Tal vez algo comience a cambiar, y podamos regalar un futuro mejor a nuestros hijos, aquel que Matías deseo y que no podrá disfrutar.

Que su muerte no sea en vano, dependerá, que nuestra vida tampoco sea en vano.

domingo, abril 9

ABSURDO: OTRA DEFINICION



Una vez planteado cual sería el objetivo de mi blog, tenía pensado empezar con otra idea. Pero los acontecimientos ocurren, nos afectan, y nos hacen pensar. Ahora mi prioridad es el absurdo.
¿Porque?

Según el diccionario de la real academia española, absurdo es: "contrario y opuesto a la razón; que no tiene sentido".

También hay otra definición más realista: "1:30hs Domingo 9 de Abril 2006. Una ida a un kiosco a comprar unas gaseosas... Y luego la intolerancia, la violencia, el patoterismo, y la agresión en la que vivimos, se nos llevó otra alma inocente. Dieciséis años de edad, lleno de juventud, una buena familia, un gran grupo de amigos, un futuro que recién comenzaba. Y ahora un vacío...."

Esta es la nueva definición de absurdo con que tenemos que convivir hoy en argentina. La vida no vale. La agresión se esconde en cada rincón. No es el primer caso. Tampoco el último.

¿Pero que hacer? ¿Como hacer para que el absurdo vuelva a ser solo una definición en el diccionario?

Pensar en lo que sucedió con Matias nos tiene que ayudar a buscar el camino.

Este es mi homenaje hacia vos Matias. Que Dios te bendiga a vos y a tu familia.

viernes, abril 7

CERO HORA bis

Me quede pensando en un punto que me hubiera gustado incluir en la entrada de mi presentación.
La realidad, para mi es única, pero cada uno la puede ver desde un punto de vista diferente, y de ahí que cada uno asuma la suya como la verdadera.

Esto me hizo recordar un cuento o fábula árabe sobre 3 cieguitos y un elefante. Cada uno asume que el elefante es una cosa diferente, ya que cada uno tocó solamente una parte de dicho animal. Para poder saber cual es la verdad del "elefante" hay que escucharlos a los tres. La verdad por eso debemos considerar que es incompleta.

Yo en mi blog mostraré la parte del elefante que toque. Me interesa que el resto de los cieguitos (lectores) me cuenten que parte tocaron, y entre todos encontrar al verdadero elefante.

lunes, abril 3

CERO HORA

Hoy se lanza oficialmente mi blog. Justo el día de mi cumpleaños n° 45. Es un proyecto que venía masajeando junto con el de escribir un par de libros que tengo en mente. Pero, parafraseando a un filósofo contemporáneo del fútbol argentino, iré "paso a paso" primero el blog y después los libros.

El porque de un blog

Me parece un práctico instrumento para escribir en voz alta. Es como desnudar el alma y la mente. Es compartir lo que une considera importante, o ideas que uno va haciendo madurar, para que otros las aprovechen, las potencien, o muestren otros puntos de vista.

También me va a permitir sacar lo que tengo adentro y que a veces lo discuto solo, conmigo mismo.

El porque de "STOP, gente pensando"

Porque eso es lo que quiero hacer, tomarme un alto en la vida diaria para pensar, y que todo aquel que entre a mi blog se tome su propio STOP.

Hoy más que nunca creo que tenemos que exponer nuestros pensamientos, discutirlos, buscar soluciones, ser creativos. Nuestro país está pasando por una etapa de desilusión donde año tras año siguen estando los mismos problemas, y donde no podemos despegar hacia una etapa más madura. Seguimos viviendo en la adolescencia, esperamos que el papá de turno nos solucione nuestros problemas, jamás vamos a asumir que somos dueños de nuestro destino, más allá de las barreras, propias y/o ajenas, que se levanten. El adolescente siempre trata de buscar la culpa en otro lado. El adulto la asume, y busca la solución.

Yo estoy pasando por una época negativa en cuanto al futuro del país. Creo que hay una barrera infranqueable para que todos triunfen. Hay sectores de poder que quieren mantener un status quo, más allá del discurso que den. Sino miren a su alrededor y verán que siempre están los mismos. Se queman, pero se regeneran (sería bueno averiguar de que están constituidos para desarrollar algún compuesto contra las quemaduras).

No veo salidas, ya que los que hoy tienen la responsabilidad de hacerlo, cuando las encuentran las tapan. Al resto de los mortales nos cuesta buscarlas, o porque no nos comprometemos o porque el sistema nos absorbe, o porque se nos lo impide.

Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, y por eso estoy acá escribiendo. Para juntar fuerzas, y salir a buscar salidas. O para que otros se motiven y busquen ellos la salida.
Y el primer paso es que explotemos al máximo el proceso de pensar, la herramienta básica para ser realmente libres como seres humanos, y podamos encontrar la salida.

Pero como pensar no es aburrido, trataré temas diversos, no solo de actualidad. También de historia, reflexión sobre artículos, música, vivencias, pesca (soy fanático de la pesca con mosca), lo cotidiano, la creatividad, etc. Pero siempre como disparadores para mover los músculos del pensamiento.

Espero que mi mujer, Lau, no sea la única que me lea. Trataré que mis hijos también lo hagan. Luego hermanos, familiares, amigos, y espero llegar al resto. Veremos que sale de esto. Entusiasmo tengo. Y para compartir mucho.

Por ahora este es el comienzo, es la cero hora.
Esto es porque lo quiero hacer, y ahora... me voy a apagar las 45 velitas.